Tema central: Fuerte y Claro…

Se nos hace llegar una queja expresada en más de una manera y forma: ‘qué no somos claros en nuestra condición cristiana’ ‘que en los escritos, algunos muy largos – según nos dicen- se pierde aquello que pretendemos difundir’. Bien, nos hacemos cargo.  Pero también tenemos algo  que argumentar: esta es una Revista de opinión, doctrinaria, de temas de fondo, comentarios y Dossier de Noticias. Es la Revista Oficial de la Dispensación del tiempo de Vísperas del Advenimiento del Milenio de Paz. Y quizás debiéramos explicar primero el significado espiritual y concreto de una Dispensación: el acto ‘Dispensatorio’ lo realiza Dios, no los Hombres, ni un Hombre. Eso quiere decir que es un hecho bajo La Gracia y Poder del Reino del Creador Divino. Sucede bajo condiciones inducidas y decididas por un Orden Celestial, Espiritual, y en estas condiciones excepcionales Dios hace descender preceptos de Orden para el Hombre de Fe, pero además anuncia cambios en el Tiempo por el cual pasa la humanidad, y prepara a los Suyos para situaciones venideras trascendentes. Toda Dispensación real y verdadera, acompañada de señales tangibles y manifiesta en Poderes que descansan en la Potestad del Espíritu Santo, asienta la Ley de Dios y restaura aspectos que por lo general el Mundo y los Hombres han distorsionando en su andar histórico.

De acuerdo a esto, llevar a nuestra  Revista un universo inconmensurable de Sabiduría y Revelaciones emanadas del Cristo Dios es algo imposible, y eso podría explicar lo largo de nuestros artículos, lo variado de los temas en un solo tratamiento y la muchísima información que contiene un solo párrafo. Por lo mismo es que sugerimos que el lector ‘baje’, imprima, los textos y luego proceda a leer con calma, con espíritu, ojalá orando antes de la lectura, de a poco, reflexionando. Aseguramos, de este modo, que al leer Uds. también vivirán aquello que nos mueve y conmueve.

Lo sustancial de la Dispensación de Paz que el Cristo Vivo ha ordenado, y que este Sacerdocio aplica, puede concentrarse en los siguientes fundamentos:

  1. Que la Salvación de Cristo se produjo en los Tres Días en que el Cristo Dios desciende a los infiernos a combatir a las huestes tenebrosas (en los Tres Días después de la muerte física de Jesús) Que en esos Tres Días el Cristo Salvador arrebata las Llaves de la Muerte que poseía el Príncipe de las Tinieblas; vencido el Gran Manipulador, también Los Abismos, la Ley de eterno retorno, fueron tomados y cerrados por Mandato de Cristo Dios. Que abre las Instancias del Reino de los Cielos. Que ejecuta la primera gran Resurrección: la elevación de los Santos que yacían dormidos en el sueño de la espera. El Espíritu de Dios que yacía encarcelado y dormido en el Hombre es re-despertado y colocado como llave de Relación con Dios: ‘Uds. oren en Espíritu, porque el Padre es Espíritu’ (Cristo)
  2. Que el período de 40 días posterior a su Gran Victoria, el Cristo Vivo visitó a su ‘otro redil’, que son los Hijos de la generación Santa (de Abel y Set) que nunca los Cainitas conocieron ni sabían que existían; que abrió el Apostolado, el Discipulado, y el Sacerdocio en la Línea de Melquisedec – los Consagrados- (de los cuales luego se reconoce  Pablo), es decir: Sella el Nuevo Sacerdocio. Que anuncia, en su ascenso al Reino, la bajada del Espíritu Santo, cuyo poder es el Magisterio,  y cuya Persona Divina contiene los Poderes de Dios. Que define  la meta estratégica para todo Hombre desde La Salvación: ‘llegar, conocer y poner por Obra la Voluntad  del Padre’ y fija una conducción: ‘nadie llega al Padre sino por Mí’ –Cristo-  y ordena un Sello de Pertenencia que une a todo Ser a la Conducción de Cristo: El Bautismo.
  3. Que desde estos Hechos de Salvación: nadie nace en pecado, sino que el Hombre se hace al pecado en su andar por el Mundo (Pablo transmite este mensaje del Cristo Vivo); que el Pecado Original es derrotado y no tiene prevalencia alguna en el Hombre al nacer; que es La Gracia la Nueva Condición de Vida en el Hombre, y esta Gracia es concesión de Dios sin esperar mérito de los Hombres, y se hace Viva en el Acto de Fe que une espiritualmente al Hombre con Su Salvador: Cristo Dios. Que el Espíritu de Dios mora en todo Ser, y es por la Fe que el Hombre activa el Gobierno de su Espíritu: desde la Salvación el Espíritu tiene la fuerza y poder para abrir los umbrales que no son de este Mundo. Que el Alma es sustancia menor (psiquis) y debe ser Salva, Elevada y Unida al Espíritu; nadie se salva por el Alma, sino que todo Ser  debe salvar su Alma siguiendo al Gobierno del Espíritu. Que nadie conocerá a Dios por conocimiento e ilustración de este Mundo: sino Por y En Espíritu; que el Espíritu Santo actúa sobre el Espíritu que habita en el Hombre y entrega Sabiduría, y por los Sellos del Sacerdocio, que Cristo Unge,  la Madre Espíritu Santo consigna Poderes para Plan del Reino, y nunca para cosas del Mundo y menos para gloria del ego humano.
  4. Que La Salvación en los Tres Días y la Herencia de los 40 días posteriores es La Nueva Ley, la Buena Nueva, la Ley de Vida. Que los eventos anteriores a los Tres Días son preparatorios para los Días de Victoria;  y sus enseñanzas, contenidas en los evangelios, deben ser Discernidas con Espíritu para hacer de éstas una forma de Vida, y no solamente doctrina abstracta. Que el Bautismo de Cristo es un Sello entre el Hombre de Fe y su Dios Conductor, y no puede, no debe, ser nunca un modo de fijar membrecía institucional. Que el Nuevo Sacerdocio es en esencia una Mayordomía para guiar, orientar y enseñar, corregir, atar males y desatar deudas, en modo que toda persona logre La Relación Personal y Viva con Cristo; pero el Nuevo Sacerdocio en nada puede parecerse o emular al Antiguo, bajo la Ley  Anterior a la Salvación. Que todo Ser de Fe puede acceder a Cristo por Arrepentimiento y Perdón. Que desde el Bautismo el Consagrado no debe descansar en su transformación Por Espíritu hasta lograr ‘poner por Obra la Voluntad del Padre’.
  5. Que la muerte, desde La Salvación de los Tres Días, ya no se halla en manos Tenebrosas, y todo Ser obtendrá el fruto de sus actos, la cosecha de la propia siembra. Que el Consagrado no sufrirá la muerte, sino que pasará por ella. Que el Padre ha designado muchas instancias para la vida posterior a la muerte. Que el objetivo de Consagración es pasar de Cuerpo Carnal a Cuerpo Espiritual, y entrar así en la Instancia más Alta prometida por el Dios Salvador: La Eternidad. Que nadie entrará al Reino del Padre si no pone por Obra el Designio del Creador. Que la ley antigua de ‘eterno retorno’ cesó su vigencia con el cierre de los Abismos, y hoy es decisión de Cristo y Su Orden el retorno o no, el destino o menos, el lugar o el estado de cada Ser que entra al Reino de los Cielos.
  6. Que no todo mortal se va a los infiernos: a no ser que sea ‘Hijo de Perdición’, es decir, quienes hacen pacto con el Mal, practican brujería, sirven a espíritus bajos y adoran dioses falsos y del inframundo; así como quienes hacen mal en conciencia y obtienen goce del daño que provocan. Que los infiernos son Mundos reales dominados por el Príncipe de la Maldad. Que el Poder de Cristo y de la Fe en Dios es superior e infranqueable ante el Mal, y que los Consagrados luchan en contra del mal haciendo y viviendo  en el  Bien. Que los Hombres comunes, aún no creyentes, e incluso bajo una existencia de incredulidad y errores, no van a infierno alguno. Que el Mal y los demonios no tienen poder ni dominio sobre la Pertenencia a Cristo.
  7. Que desde la Salvación el Hombre de Fe no tiene, no puede tener enemigos, y la Paz debe ser su Espada, y la Bondad su carro. Lo central de la Vida de un Discípulo de Cristo es el Amor: un amor que debe ser discernido y vivido en Espíritu, no en los sentidos ni en la carne, sino en Espíritu.

De acuerdo a esto: el Camino Espiritual del Consagrado nada tiene que hacer con institucionalidades del mundo, religiones formales y apegos eclesiásticos de tipo sectario. El Camino desde Cristo al Padre es, indefectiblemente, ESPIRITUAL, Carismático y de Opción Sacramental.  El Hecho de la Salvación y sus implicancias deben convertirse en un Hecho Personal, y aquello que Cristo nos Ofrece en Gracia el Hombre lo debe interiorizar cuan Verdad Personal. De nada sirve la doctrina, el conocimiento y las lecturas asiduas de las Escrituras sin una Vivencia EN Cristo, introduciendo en la Persona a la Persona del Dios que nos Guía. En este Camino de Vida, Espiritual, la doctrina es una base para cimentar el andar, no  es el fin, es un medio, no la meta. Lo vital es la coherencia con la Vida Espiritual aplicada a la familia, las relaciones, el trabajo, justamente para que todo aspecto de la existencia no ate al Hombre al Mundo y lo Mundano, sino que se cumpla el precepto Cristico de :  ‘estar en el Mundo sin ser, pertenecer, (del)  al Mundo’ .

¿Qué calificación religiosa tiene esta vivencia y postura? Eso lo dejamos a otros, quienes se ocupan de clasificar y encasillar. Por nuestra parte consideramos que la obsesión por los ‘ismos’ y apellidos es una distorsión sectaria que hace parte del ideologismo político.

Sobre la ya manoseada argumentación que divide a los creyentes entre ‘bíblicos’ y no…estableciendo que ‘verdaderos’ son aquellos que se cubren de hojas y hablan en versículos… ya nada más tenemos que agregar, y de verdad nos cansa un tema expuesto con tal grado de fanatismo y rabia, casi cólera y prepotencia, que nos cuesta hallar en estos defensores de la pureza escrita un halo de amor y misericordia, y en mucho actúan cuan demonios defendiendo sus dominios.

Hemos comprobado que sin Sabiduría, es decir: sin Magisterio del Espíritu Santo, y sin Vivencia Espiritual, el Hombre se pierde, irremediablemente, y se ha extraviado, por los laberintos de su psiquis (Alma), endiosando los Sentidos;  o en su soberbia se ha enredado por las alambiques del intelecto llegando a constituir verdaderos tribunales sobre dios, en donde más de una vez el sometido a juicio ha sido el mismo Dios. La trampa de la religión como arte de la política ha conducido al Hombre muy lejos del Cristo Dios y del Padre Verdadero, y se han alzado potestades humanas que niegan y deforman la Potestad Santa de la Madre Sabiduría, el Espíritu Santo. Ante esto, con una masa culturalmente desposeída de toda libertad espiritual, sometida a pecados, culpas y cánones que reprimen toda manifestación del Espíritu, es tarea titánica proponer y llevar a cabo una Misión como aquella que Cristo hoy nos entrega y sella: ‘Consagrar creyentes’. Pero aquí vamos: a veces escribiendo largo y saturados de revelaciones, muchas veces errando, siempre combatiendo desde adentro, jamás abandonando el pendón de Paz, enfrentando lo humano y superándolo con Espíritu… pero amando al Cristo que Nos Habla, y que nunca, desde el día en que se presentó en Presencia Tangible y Gloriosa en la Montaña al interior del Valle del Aconcagua, nunca ha dejado de razonar con sus sacerdotes, corregirlos y acogerlos. Porque damos Testimonio del Cristo Vivo que conocemos y que nos ha instruido: no nos referimos a un libro, a una imagen, o a una creencia religiosa de tipo cultural. Hablamos de aquello que hemos visto, escuchado y que nos ha Llamado con Su Voz. Proponemos un Camino que garantiza, gradualmente, la Relación Viva y Directa con el Cristo Vivo.

Esperamos que ahora todo esté claro, y siendo fuertes en nuestra sinceridad y verdad, no nos jactamos de nada; sabemos, por Revelación del Cristo Vivo, que no es tiempo para convencer incrédulos, pues Él ya anuncia su Venida en Gloria Divina, no cuan Hombre, ni en la Carne, sino en su realidad de Dios que es, y para tal evento nos preparamos; y nadie puede estar en condiciones de ver y recibir un Hecho Espiritual si no ha sembrado en y con Su Espíritu, y si no ha sido Instruido en los Poderes del Espíritu Santo: por lo mismo es que el Sacerdocio de Cristo es hoy un estado de Consagración abierto para todo creyente, varón y mujer, y es éste un Sacerdocio de Poderes Espirituales para fomentar a la Generación del Milenio de Paz que ya está en cierne.

1 comment for “Tema central: Fuerte y Claro…

  1. Lissadv
    16/08/2009 at 08:28

    Pues, este artículo y las dudas de quienes nos leen y se tornan en detractores; confirman que el Sacramento del Bautismo que este Sacerdocio de Cristo entrega y Sella con Autoridad Espiritual emanada del mismo Cristo Dios, es fundamental para comprender en la vivencia la forma y contenido del Camino Espiritual.
    Quienes no han recibido el Don del Discernimiento, la Luz de la Verdad que entrega el Espíritu Santo, difícilmente comprenderán sólo con el intelecto lo que decimos, guiamos y que día a día vivimos cuan consagrados y consagradas. Y como el Reino de Dios es un Reino de Orden es pues lógico que el primer paso que debemos dar en este Camino ascendente es precisamente El Sacramento del Bautismo, pues es a través de esta purificación y entrega que Cristo el Sumo Sacerdote nos bendice imponiendo sobre quienes se consagran, el Don del Espíritu Santo de Sabiduría.
    Este paso personal, íntimo y de opción en la Fe y la Conciencia es vital, porque la realidad espiritual se vive desde el Espíritu y es desde ese punto de partida vital y valiente que comenzamos a ver y a comprender el sentido de todo.
    Esta Revista Oficial de la Dispensación del Cristo Dios es para remecer el espíritu de quienes creen en Dios y en un Reino Vivo y actuante; que no pertenecen a religión alguna, pero que en su íntimo ser espiritual que a todos sin distinción nos vive, cuan herencia del Dios Creador; buscan y añoran respuestas, verdades y coherencia. A estas personas, hombres y mujeres está dirigida esta Dispensación; a ellos buscamos por orden de CristoJesús.
    Siempre hemos declarado que no nos interesa litigar sobre la Verdad de este Camino u otros, eso es Juicio de Cristo y no nuestro. Hemos recibido esta Misión e intentamos cumplirla con la humildad de la obediencia y es a nuestro Sumo Sacerdote El Cristo, a quien rendimos cuentas, no a los hombres ni religiosos, ni ateos.
    En lugar de desgastar energías en el debate destructivo o en la descalificación odiosa que sólo exacerba la rabia y nos aleja de la Paz, ¿porqué mejor no orar y pedir revelación sobre este Camino?.. Tal vez se sorprenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *