Cuerpo de Consagrados Santiago

DSC02437

¿Quiénes somos?

Este  Cuerpo de Consagrados de Santiago está compuesto por creyentes consagrados en el Baustismo,  quienes hemos optado por  Relacionarnos con Cristo,  a quien reconocemos como nuestro Dios Salvador.

La Consagración es un camino de compromiso espiritual que nos lleva a vivir una Relación Personal con el Cristo Vivo, siendo el Gobierno del Espíritu quien nos guía.

La puerta de entrada a este camino es el Bautismo que ha sido indicado por Cristo;  aquí el creyente debe “Nacer de Nuevo” a través del Sello de Agua, que significa purificación del Alma (psiquis, los sentidos, la sensualidad) y sepultación del pasado; y por Sello de Fuego, que es  permitir que sea el Espíritu quien nos gobierne en esta nueva vida.

Este Camino tiene como meta conocer la Voluntad del Padre puesta en nuestro Espíritu.

¿En que consiste?

Desde que optamos por este Camino de Consagración y Sabiduría, y nos bautizamos sellando nuestra Pertenencia a Cristo, nos comprometemos a conocer y alcanzar la Voluntad del Padre Celestial. 

Para organizarnos en este mundo y en esta tierra, siendo Consagrados,  está la Orgánica de nuestra Dispensación, la que es un medio, no un fín.  Los pasos iniciales en la Consagración, luego de 90 días, desde el Baustismo, se hacen en el Cuerpo de Ofrendantes. En esta fase vamos recibiendo todos los instrumentos y herramientas que el Reino ha entregado para tomar conciencia de nuestra Consagración. Es ésta una etapa para aquietarnos, disciplinarnos, transformarnos y purificarnos; para conocer nuestro Espíritu; para reconstruirnos paso a paso y ser Uno con el Cristo Dios.

CristoJesús, el Cristo Vivo, el Dios de los Hombres y de los Ángeles, nos enseña el camino: Oración, Meditación, Discernimiento, (estudio, investigación, etc.) Purificación a través de nuestra Séptima, ése es nuestro DEBER; y esta práctica constructiva se ve sellada con el Testimonio.

El Testimonio es la primera acción sacerdotal que realizamos los Consagrados, y a la vez, es la prueba que nos pone el Reino en la construcción hacia fuera, pero actuando principalmente en nosotros, porque es una forma efectiva de recibir y experimentar la acción del Espíritu Santo.

Debe incluir:

  • La Voluntad para hacerlo. Estar abiertos a toda oportunidad que se nos brinde;
  • hacer oración para recibir el Espíritu del Testimonio;
  • estar abiertos a los hechos sin cuestionar, sin prejuicios, ni expectativas;
  • estar dispuestos a entregar en todo momento;
  • preparación en los temas, con estudio para tener claridad, y con materiales de apoyo.
  • mantenernos centrados en los objetivos del Reino, sin dar prioridad a las formas, sino que vivenciando el contenido.

En la Séptima hacemos nuestra revisión para saber cómo estamos actuando ahora, en cada plano de nuestra vida, con relación al Bautismo y los Convenios que hicimos al recibir este Sello (Agua: no volver a ser y hacer según el muerto que fuimos; Fuego: permitir que sea el Espíritu quien gobierne nuestro Ser, y construirnos de acuerdo a la enseñanza emanada del Espíritu Santo, cuan Magisterio del Reino).

Es decir, para alcanzar esta purificación y ser merecedores de la promesa del Cristo,  debemos revisarnos respecto de los cinco principios morales del Consagrado, a saber: Arrepentimiento, Perdón, Pertenencia, Gobierno del Espíritu, y El Magisterio del Espíritu Santo. Estos nos permiten mantener la pureza cada día de nuestra vida.

¿Para qué ofrendar? ¿Qué ofrendamos?

La Ofrenda es inherente a nuestro Bautismo, es una condición natural que nos une a Cristo Dios y debe ser un estado permanente en nuestra Consagración. Cuando ofrendamos lo hacemos en un estado espiritual, tomando conciencia de nuestra Consagración y estableciendo mayordomía sobre todo lo que somos y tenemos, colocando todo lo nuestro bajo la Autoridad de Cristo. Es decir, debemos renunciar a ejercer el control egotista y subjetivo ( en lo material, en lo emocional y en toda forma de ocupar nuestra vida en este mundo) Es y debe ser Cristo quien decide-  bendición o caducidad-  según nuestra Índole (Espíritu que Nos Vive) y Sello de Pertenencia (Entrega).

 Reflexion y testimonios

Como Consagrados sabemos que todo cuanto poseemos, tanto en lo material como en lo afectivo, así como todo cuanto vivimos en la cotidianeidad,  no es azaroso, fruto de las casualidades, sino que responde a un designio previo que desde lo Atemporal desciende para nuestra prueba y elevación.
A causa de nuestra Fe y la Gracia del Creador hemos recibido un Sello que junto con sepultar toda aberración pasada y llamarnos a una nueva vida nos une para siempre a la más Poderosa y Santa Divinidad: JesúsCristo, Jehová, el Verbo….quien Personalmente, en forma gradual, se nos va revelando tal cual es, y no según nuestra idea o expectativa, y en la medida que sus enseñanzas e indicaciones son aceptadas con Humildad  y obedecidas por nosotros.
De su presencia tangible este sacerdocio ha recibido la autoridad y la misión de  guiar a otros seres de Fe al encuentro personal con Cristo, para que todos seamos alimentados de su mismísima mano y no dependamos ya de extrañas fuentes  externas,  que nunca calman el hambre y siempre terminan por extraviarnos. Porque Él es el Alfa y la Omega, de Él todo proviene y a Él todo ha de regresar.
También este Camino de Consagración y Sabiduría cuenta -entre otros- con los Sellos de los Oráculos, lo que nos permite mantener una relación viva y directa con los maestros de Sabiduría, los Ángeles de Paz –hombres y mujeres que como nosotros alguna vez estuvieron en la materia,  y que cumpliendo con la Voluntad de Dios Padre lograron trascender  y hacerse uno con Cristo – que desde los Cielos inmediatos nos orientan con Amor y Misericordia para que también nosotros seamos capaces de alcanzar la Libertad que ellos han alcanzado. Porque no hay ni habrá jamás verdadera Libertad si no está presente el Cristo: Él es la Libertad.
Con estas líneas queremos reflejar que sí tenemos las herramientas necesarias para  ofrecer a todo creyente un camino revolucionario, sin fines mundanos y pleno en Bendiciones y respuestas que, garantizamos,  funciona siempre y cuando la persona se esfuerce por vivir y aplicar en coherencia las claves que le serán entregadas.

Te invitamos a comentar y contactarnos. Ofrecemos nuestras Oraciones de Cuerpo y Testimonio para ayudar a tu Investigación sobre este Camino de Consagración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *