Objeción de Conciencia y Libertad de expresión

imagesLos dichos de una senadora electa…

Por muchos años en el mundo cientos y miles de personas han dado una lucha denodada y sacrificada por lograr la Libertad de Expresión como un Bien y Valor fundamentales de una sociedad moderna y democrática.

Especialmente en Europa, y particularmente en los EEUU durante la guerra de Vietnam, se ha dado una batalla libertaria fundamental que es hoy un Derecho Humano que no se puede soslayar: la Objeción de Conciencia.

Nadie puede ser castigado, perseguido o llevado ante tribunales por sus opiniones, posturas religiosas, defensa de sus valores morales o ponencias filosóficas; la Libertad de Expresión implica el ‘derecho a disentir’ y conlleva ‘el derecho a la crítica’. Y esto obliga a salvaguardar el lenguaje y la palabra, en modo de evitar la ofensa, el denigrar a otros, o herir o violentar el mismo derecho a Objetar y Expresarse que todos tenemos.

No se puede alegar atentado en contra de la libertad el hecho que uno que nunca fue Masón intente ingresar a un ritual interno de la masonería, y  obviamente no se le permita participar, por ejemplo. No se puede obligar a la imprenta de carabineros que acepte editar un panfleto anarquista. Imposible imponer a un enfermo una bendición en la cual no cree. Y nadie puede obligar a un sacerdote a que case a una pareja del mismo sexo. Porque no se quita la libertad de creer sino que se pide que ejerza su creencia en el lugar  idóneo; no se niega al anarquista su derecho a expresión, pero debe buscar los medios que le sean adecuados; no se abandona al que sufre simplemente porque no acepta una bendición de la religión de su familia…se le debe respeto. Y no se puede obligar al sacerdote a que quebrante sus Valores y Doctrina en aras de una mal entendida libertad que viola todo derecho humano fundamental.

Hay religiones que enseñan que sus miembros no deben hacerse transfusión de sangre…hay doctrinas que se oponen a servir en las armas…. ¿Puede obligarse a un médico a practicar un aborto de feto sano si éste es contrario a matar a un ser humano en sana gestación? ¿Puede obligarse a servir en las armas a un pacifista impedido por su conciencia? La Objeción de Conciencia es la oposición a un acto, aunque sea legal, incluso obligatorio, que viola los Valores y Principios que sustentan moralmente al sujeto. El Objetor no llama a ‘oponerse a una ley’ sino que ‘objeta para sí la práctica de dicha ley’. Y en uso de su Libertad de Expresión debe y puede manifestar públicamente su Objeción y razones de su acto.

Opinar, en esta democracia nuestra, que es lesivo para la Fe del cristiano cualquier alteración del Principio de Familia cuya base esté constituida por un varón y una mujer… parece hoy un atentado a la  sensibilidad de las así llamadas ‘minorías sexuales’. ¿Por qué? Y se hace un escándalo porque una senadora electa expresa que la adopción de infantes por parejas del mismo sexo es inconveniente, desaconsejable y permisiva para los derechos del niño.

movilh-A1

Lo hemos escrito en esta misma revista: creemos que hay un asunto pendiente que la ciencia debe ayudar a dirimir… ¿Se nace homosexual? Porque si ‘se nace’… es deber de los legisladores resguardarlos derechos de quienes no eligen ser lo que son, y que por nacimiento son inocentes de su naturaleza. Y Cristo zanjó tal asunto: «Los discípulos le dijeron: “Si ésa es la condición del hombre que tiene mujer, es mejor no casarse.”  Jesús les contestó: “No todos pueden captar lo que acaban de decir, sino aquellos que han recibido este don. Hay hombres que han nacido eunucos. Hay otros que fueron mutilados por los hombres. Hay otros todavía, que se hicieron tales por el Reino de los Cielos. ¡Entienda el que pueda!” » (Mt 19, 10-12) ‘hay quienes nacen eunucos…para Gracia de Dios’. Entonces sí se nace con alma de mujer siendo varón, y con alma de varón siendo mujer: pero para la persona de FE, que tiene a Cristo por Señor, tal nacimiento es señal de Gracia y equivale a un Llamado espiritual que debe discernir y asumir. Y para quienes no poseen Fe ni creen en Cristo: entonces la ley del Hombre debe enfrentar su situación con alturas y sin traumas.

Esta realidad pendiente nada tiene que ver con histerias de seudo- minorías que han elegido un tipo de sexualidad que desean imponer para obtener privilegios que de alguna manera las sobre valore hasta crear la tiranía de sus postulados y provocaciones.

Asumir la propia homosexualidad se puede hacer con calma, con serenidad, con independencia, con valentía. No es necesario el grito histriónico, el escándalo en marchas de parafernalia que provoca a quienes no coinciden con sus manifestaciones. Es legítimo que se organicen, que batallen por derechos, que abran debate ante su realidad. Es parte de la Libertad de Expresión que todos tenemos y todos debemos cuidar. Es buena una ley como la ley anti-discriminación, y es abominable cualquier tipo de persecución, discriminación o injusticia hacia personas homosexuales simplemente por su condición.

Pero lo que no se puede aceptar es que una supuesta minoría imponga una tiranía que se granjea para sí todos los derechos y deja a los demás solo los deberes. Porque opinar que una pareja del mismo sexo no pueda, no deba, adoptar niños… no es un delito, ni es atentado a libertad alguna…ni discriminación…es UNA OPINION ejercida en la autentica LIBERTAD que todos tenemos en este país. Pero aquí se está fijando un precedente grave: que cualquier opinión contraria a los planes de las organizaciones homosexuales se ha convertido en sedición y complots en contra de los más elementales derechos… Y los dirigentes de estas verdaderas cofradías sectarias actúan con sesgos tiránicos y profundamente anti democráticos: perseguir y descalificar a quienes no les apoyan y les critican.

La necedad infantil de algunos voceros de la comunidad homosexual debe rápidamente madurar, crecer y cambiar hacia la capacidad del debate, de la defensa argumentada de sus posturas, y la aceptación básica de que en democracia se puede discrepar, disentir, Objetar, y opinar sin que nadie termine en tribunales ni sea perseguido por sus ideas.

Por nuestra parte, tenemos diferencias con otros hermanos de Fe sobre este asunto, y coincidencias: como el Valor de la Familia constituida en la relación varón y mujer. Pero nunca hemos sido discriminados por nuestras diferencias. Así como nos reservamos el derecho a Objetar si se nos impusiera un acto u obligación que atentara en contra de nuestros Principios y Valores. Sería Inmoral hacer algo en contra de la propia Conciencia y Fe. 

 

-Ediciones El Gran Fundamento-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *