MANIFIESTO CRISTICO

 DESCARGA LA VERSIÓN IMPRIMIBLE AQUÍ

 

Ediciones El Gran Fundamento 

 

 

 

 

        MANIFIESTO CRISTICO

 

 

        LA REVOLUCIÓN DE LA FE 

 

                                                                        Cristo: la Revolución de la Fe

 

Introducción

Si el Ser Humano no Revoluciona sus paradigmas y puntos tradicionales, intelectuales y mentales, de prioridad y de visión de Si Mismo, nunca estará en grado de romper el limite de ‘Ser Carnal’; y así no logrará el propósito trascendente de asumirse, por, sobre todo: cuan Ser Espiritual.

Cristo es el Dios del Cambio. La Revolución de Cristo ha sido ocultada, tergiversada y apostatada.

Dios mora en el Hombre: el Espíritu que habita en La Persona es Dios viviendo en Uno Mismo. Por lo mismo es que la Voluntad y Designio del Creador divino se halla en el Espíritu que se aloja en el Hombre.

Camino Espiritual es el andar trascendente con el propósito de establecer el Gobierno del Espíritu en la propia persona.

Por Espíritu y por Espiritualidad veremos, constataremos, que Cristo es Dios, es Dios Vivo, y es Conducto Único en nuestro Camino de Retorno a la deidad perdida.

El Ser Humano debe REVOLUCIONARSE a Sí Mismo en la COHERENCIA de Fe y en su Camino Espiritual: esa es la Revolución Cristica a la somos llamados los Hombres en este Tiempo de Tribulación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

10 preceptos

1

Si el Ser Humano no hace uso de su capacidad de Discernimiento…  y la vida se empequeñece en el estrecho mundo del yo, y se renuncia a la capacidad de mirarse a Si Mismo en la historia de todos los Humanos, y niega  por opción toda posibilidad de aceptar su propia trascendencia, e insiste en la perversión de convertir lo fundamental del Espíritu en religión mundana… es porque ha elegido pasar por una ilusión llamada tiempo, encerrado en un cuerpo que enferma, envejece y muere; en un mundo que no le pertenece; creyendo en paraísos terrenales mientras abriga quizá la esperanza de brillar cuan estrella perenne; esperando por el dios que se someta a sus necesidades… o simplemente existir sin saber nunca quién realmente  ES.

2

Si la fe no sirve para alcanzar la Certeza que nace de Conocerse y Discernir al propio gobierno: entonces esa fe es un ramillete de esperanzas que mientras más se persigue más se aleja.

3

Un Ser Humano sin gobierno de Sí Mismo es una veleta al viento, un ente a merced de estados oscuros que subyacen en los subterráneos de lo desconocido en Uno Mismo.

4

Nadie realmente ‘decide’, si no ha resuelto el propio centro motor: si gobiernan los instintos; si dominan los sentidos; si comandan las emociones; si la mente artificial es reino; si la vanidad del cuerpo es tiranía; si las dependencias de lo material y del dinero son el corazón de ser y de existir; o si nada está resuelto, (y despojado de todo gobierno el Ser vaga por laberintos y remansos siempre cuan apéndice de circunstancias y siendo marioneta de otras voluntades). O bien se ha optado por los valores de la Fe vividas en Coherencia para hallar la íntima relación con Dios: cada elección de gobierno interior hace la gran diferencia.

Y quién no opta y no alza un centro preciso de mandato moral carece de personalidad definida: cuya existencia asemeja a veleta a merced de los vientos de las circunstancias… y momentos.

Hay Decisión y Opción cuando el Ser Discierne las cualidades de Su Persona sin excluir nada de Si Mismo: Cuerpo, Mente, Alma…y Espíritu. Esencialmente…ESPIRITU. Y una vez comprendido el ‘Sí Mismo’ en sus dimensiones e importancia, por fin se opta y elige al Gobierno del Espíritu. Porque el único centro que no excluye a ninguna otra parte del Ser es precisamente el Gobierno del Espíritu. Por el contrario: el absoluto gobierno del Alma apaga, inhibe y condiciona la fuerza real del Espíritu; el centro de la Mente suele postular al absolutismo intelectual y a descender por los laberintos de lo oscuro; el Cuerpo debe ser cuidado y mantenido en salud, pero jamás debiera convertirse en el sentido mayor de la propia existencia. En tanto, el Gobierno del Espíritu eleva y purifica el Alma; amplia la Mente hacia Lo Macro y Universal (Sabiduría); y armoniza el Cuerpo.

 

5

Porque antes que el Mundo, el qué hacer entre los otros, y cómo insertarse en la sociedad: primero debe estar La Persona. Y en la dualidad de Oscuridad y Luz el Hombre distingue en Si Mismo la esencia que vive en su interior. Ahí comienza la Opción. Si conoce su Oscuridad: y qué hará con ésta; si descubre su Luz: y cómo hará de ella una forma de vida.

6

Cuando el Ser Humano busca a Dios desde la ignorancia de Si Mismo, –  sin gobierno evidente, definido, resuelto en su Conciencia-, y desde la inopia pretende que sea el dios que quiere y necesita quién resuelva lo que por naturaleza debiera resolver por Sí Mismo…entonces germina la religión. Y la fe de la religión es una sombra de creencias que crece en tierra fangosa para ver nacer monstruosidades sectarias que sólo causan mal y buscan beber sangre de inocentes.

7

Si un dios pasa por entre los Hombres y marca su presencia…como lo hizo el Krisna, como fue con Buda, y como se manifestó el Gran Verbo y Elohim Mayor: el Cristo… y al retirarse éstos dejan su legado para elevación de los Hombres: entonces de seguro vienen los patriarcas cavernícolas y asientan su poder político haciéndose a propio modo como los auténticos y únicos representantes de esa divinidad. Entonces la liberación que heredan los dioses… merma, y culmina hasta transformarse en lo contrario y en lo diametralmente opuesto. Así, los esclavos ahora tienen a quién rezar…bajo estricta vigilancia de sus carceleros.

8

La Revolución en el Ser Humano exige mutar por completo los paradigmas y referencias que conforman la estructura histórica y tradicional que consideramos ‘normales’ y ‘seguras’. Porque nadie que quiera conservar aquello que lo encadena podrá jamás sentir la urgencia de Revolucionarse. Y el primer paradigma a quebrantar- para observarle desde ángulos diferentes y diversos – es el ‘Yo’. El siguiente, que de no superar y destronar no permitirá una verdadera Revolución en La Persona: es ‘el Mundo’.

9

El Ser Humano sin Revolución en Su Persona no está preparado para la verdad. Saber, por ejemplo: que el planeta en el cual habita no es todo lo que él puede saber y conocer de su mundo; Saber, por ejemplo, que el tiempo es una ilusión que enceguece al Hombre, no dejándole ver y sentir la realidad de otros tiempos que viven paralelos. Saber que este mundo no es ‘un mundo’, sino ‘varios mundos’. Saber que los Hombres son maquinas biológicas observadas bajo un Plan que ignoran. Saber que sin Espíritu de Dios viviendo en el ser Humano éste sería presa fácil de demonios y otros seres. Saber que es el Espíritu de Dios viviendo en los Hombres aquello que les permite la oportunidad maravillosa de vivir un tiempo para descubrir a dicho Espíritu y Optar por el Gobierno de éste. Saber que la muerte del cuerpo no es el fin. Saber y asumir entonces, en definitiva, que nunca se ha tratado de religión o de creencias: sino de VIDA. Y sin Discernir la Ley de la Vida que rige al Hombre: ¿cómo será libre y dueño de Sí Mismo?

 

10

La Verdad y la Vida para Cristo es exactamente lo mismo: sin Verdad no hay Vida. La Vida nos abre las puertas de la Verdad. Entonces, asumir al propio Espíritu y fomentar la Fe cuan fuerza propia para alcanzar la Verdad que Cristo ofrece al Hombre que quiere ser Libre… es la Revolución que nos hará entrar en la senda de La Nueva Realidad.

 

 

 

                   

 

Reflexión necesaria (10 aspectos)

‘Dios está en Ti’

1

¿Para qué la Fe? ¿Qué divinidad nos inventamos los Hombres y qué Dios existe realmente? ¿Tenemos algo, nosotros, los humanos, que nos abra el tragaluz que deje entrar a nuestras vidas esa existencia divina?

¿Qué es, qué entendemos, cómo concebimos el Camino Espiritual que nos acerca a Lo Trascendente?

No es asunto de dogmas ni de qué, o cuál, religión es perfecta, verdadera o contiene la verdad de Dios. No. Tampoco es asunto de razones teóricas y/o acuerdos políticos, y menos se trata de una guerrilla de opiniones o pareceres que concuerden o se distancien de las creencias de otros.

Nunca se ha tratado de formas y formulas esotéricas o de opciones geográficas determinadas, o de si habitamos en lugar concordante con las estrellas, o nos hallamos en medio de tierras históricas, o qué comemos, o a qué cofradía pertenecemos, o si somos ‘libre pensadores’ construyendo nuestro propio sueño.

No es política. No es asunto de este Mundo para cosas mundanas. No pone al dinero cuan centro de pertenencia y propósito final de la asociación. No mide la coherencia por formalidades y asistencia a rituales.

No se separa abruptamente de Lo Humano, sin embargo, sólo Lo Humano no es cabeza guía de este Camino. Nada niega Lo Humano: pero asume que la polaridad de Oscuridad y Luz, de Altura y Bajíos, de Bien y Mal, obligan al debido discernimiento para no malograr la libertad del Ser.

 

2

Lo Espiritual es el Camino del Espíritu que se manifiesta desde adentro de la persona: porque Dios está en el Ser. El Espíritu que habita en el Ser Humano es Dios viviendo en la persona.

La opción de libertad es aceptar o negar la existencia del Espíritu que igualmente habita en Uno, y es un dato objetivo que seguirá existiendo aún si lo ignoramos o refutamos.

Colocada la semilla de su Designio, en el Espíritu, el Hombre es libre- y debe ser libre para- (de) abrir la senda del Espíritu que Le Vive, y de esa manera iniciar su Relación con Dios.

Llamamos ‘Fe’ al acto de ASUMIR al Espíritu de Dios en Uno Mismo: porque no requerimos señales o comprobaciones previas o intelectuales para antes ‘entender’ de qué se trata, o a qué ‘peligros’ nos enfrentamos, o ‘cómo controlo’ aquello que podría suceder en mi vida al tomar el Camino Espiritual: simplemente aceptamos-por Fe- que Dios ha puesto su Voluntad en mi persona y es mi opción de libertad abrir el misterio que transformará mi Ser y mi existencia. Confío: tengo Fe.

Camino Espiritual es el andar en la experiencia y en la experimentación -en la vivencia- de la Relación con Dios mediante una guía, conducción y conducto divino cercano que permite no caer de la senda emprendida.

3

Cristo es divinidad unida al Origen (Padre); es el Dios de los Ángeles y de la Estirpe de los Adanes (Hombres); y es Dios de Luz para este mundo y para todo ser Humano en esta Tierra. Es el Elohim Mayor. Es el Dios de la Palabra (Verbo). Es el Salvador de los Caídos y es la Mano extendida en Misericordia para los trasgresores. Y vino en Jesús para cambiar la Ley de Vida que había sufrido un viraje peligroso hacia las Tinieblas. Y Victorioso cumplió con el Plan de Salvación por el cual hoy podemos aspirar alcanzar el designio del Origen (Padre) por La Gracia concedida.

Ahora, si el Ser Humano (varón y mujer por igual) pueden alcanzar al Reino de Dios por Fe y por Espíritu, y recorriendo el Camino Espiritual: ¿qué necesidad tiene de iglesias, instituciones del Mundo, curias y pastores por encima de la voluntad y la conciencia de su persona? ¿o para qué reemplazar lo institucional de la obsoleta tradición a cambio de la instauración de sectas pervertidas por el mismo yerro?

¿Tiene Cristo un orden y un piso de coherencia? ¿Hay una senda trazada cuyas barandas morales están ya definidas?

4

Si hay un Dios Creador es porque hay un Origen de Luz con Voluntad y capacidad infinita de Inteligencia. Si hay una divinidad que corrige, salva, eleva, conduce, restaura y Dispensa…entonces sí habrá un sólido suelo sobre el cual caminar y un orden concordante con la calidad y cualidad del poder que Gobierna desde Lo Alto.

Conocer a Cristo para Amarlo. Nadie puede amar a quién no conoce. Entonces los Evangelios son un medio, no un fin…un medio… para Conocer a Cristo. Pero sin Espíritu toda palabra yace muerta y sin vida. La Palabra Vive Con y En Espíritu. Por lo mismo es que Cristo ha enviado sobre la Fe y el Espíritu de los Seres que buscan a Dios un Magisterio magnifico y sagrado:  la Madre de Sabiduría que transmite con dulzura y autoridad la Vivencia y la Comprensión de lo divino en la persona; se conoce como Espíritu Santo.

 ‘Tú eres el Templo’

5

¿Por qué un ‘Camino’? Porque el Ser Humano debe recorrer su propia existencia para separar, desglosar, discernir y conocer desde su Conciencia aquello que proviene del Mundo y es materia pasajera; y eso otro que se origina en la psiquis y hace parte de lo Emocional (y la madre de los Sentidos: el Alma); y también aquello que es Conocimiento inoculado por el sistema del Mundo.

Es un Camino porque el Ser Humano debe conocer y reconocer la sombra que le acompaña, llamada Ego, y que es fuente de vanidad, egoísmo, individualismo, altanería y despotismo. Es un Camino porque el Ser Humano debe privilegiar un SOLO GOBIERNO en su Vida: un centro único de orientación Moral que nace cuan jurisprudencia de la Conciencia. Esto conlleva a poseer una base moral solida: pues sin establecer el centro motor de Si Mismo no hay un orden interior basado en la Conciencia, y eso provoca la inexistencia sustancial de un fundamento moral evidente y coherente.

El Gobierno del Espíritu es la opción de vida que coloca en la persona la prioridad sustancial e irrevocable de Dios y su Orden en la propia existencia, en todo su Ser y en su visión de futuro más allá de este mundo… trascendiendo el paso por este mundo y concibiéndose a Sí Mismo como Ser en tránsito por este cuerpo carnal:  el cual temporalmente nos sirve para viajar por esta franja de tiempo.

6

Cristo es Dios Vivo. El Reino de Dios es tangible, concreto y es Cósmico, y posee su Origen perenne en Lo Celestial y Macro Espiritual.

Para abrir las puertas del Reino el Ser Humano debe usar la Gran Llave de Su Espíritu. Por Espíritu los ojos verán, los oídos oirán y las manos tocarán, y los pies caminarán por el Reino de la Luz.

Valiente es el testigo que no oculta su verdad y enfrenta los odios del mundo y las burlas de los incrédulos. Humilde en su grandeza quién jamás niega a su Dios Vivo y enseña los caminos de la Luz. Justo es quién disciplina los Caminos del Espíritu e insta al Gobierno del Espíritu para que todo Ser de Buena Voluntad, y de Fe innegable, también alcance las puertas del Cielo.

Sembrador es quién trasvasija su experiencia en la Siembra de Su Dios: y Cristo Dios es el Señor de la Siembra. Mayordomo fiel es quién no posesiona para sí los medios y las vías divinas, sino que las muestra e instruye tal cual Su Dios Vivo se lo ha encomendado y mandatado. Misericordioso no es quién acepta que la Herencia Espiritual sea hollada y trasgredida, tergiversada y manipulada: sino que ejerce Justicia ante la maldad y aplica Rectitud en la rectificación, y apacienta ante las formas y tiempos de sus pares e iguales.

Aquello que unos ven y verán, oirán y oyen, palparán y tocan, sentirán bajo sus pies y olerán en el limpio aire… será testimonio para quienes aspiran a llegar y pasar bajo los Umbrales del Reino. Sin embargo, nadie llegará al corazón de Lo Sagrado por la vivencia de otro; y no hay bondad ni iluminación verdadera en quién – una vez lograda la Luz- pretendiera poner bajo sus pies y sujeción a quienes ahora ya no deberán buscar a Cristo ni llegar al Reino de Dios… sino conformarse con seguir a su persona con alma de esclavos.

7

Pero los Hombres de este Mundo quieren torcer los Caminos de Dios: usar para sí la fe de los creyentes; oprimir a los pobres de alma mediante engaños de ansiados milagros y ensoñaciones; alzando esperanzas que cuan arcoíris nunca alcanzan certeza; fomentando ignorancia indigna que desmerece la integridad e inteligencia que el Creador ha concedido.

Han levantado poderes palaciegos y se han asociado para delinquir desde gobiernos mundanos: en el nombre de Cristo, de Dios y de los poderes celestiales.

Los apostatas han reconstruido el valor del pecado por encima de la potestad y autoridad de Cristo: es falacia la repetición majadera que reza ‘todos somos pecadores’; y por el pecado justifican atrocidades. Desde Cristo los Hombres NO nacemos en pecado, sino que Nos Hacemos a éste…pero por Fe y Coherencia en nuestra unidad con Cristo SOMOS más que el pecado. Porque para Cristo el pecado es la trasgresión y traición de la Fe declarada, de pactos sancionados, convenios y sacramentos que el Hombre establece libremente por Fe- con Dios- y que luego abandona, tergiversa, desprecia y desconoce: incluso haciendo y poniendo por obra lo contrario, pasándose al servicio del enemigo y sirviendo a sus tenebrosos propósitos.

Pero también hay en el Ser Humano una rebelión oculta cuya raíz Cainita se ha hecho fuerte y a momentos imbatible: quiere ser su propio dios; pretende que Dios se someta a él: a sus necesidades, a sus deseos, a sus urgencias emocionales y carnales, materiales y mundanas. Pide y pide: y nunca alaba, jamás agradece de corazón, y menos pretende esmerarse y trabajar para llegar al Gobierno del Espíritu.

La superstición y la superchería sacerdotal de la apostasía ha repletado a la masa creyente de mandas, carnavales, parafernalia, desfiles, peregrinaciones, sacrificios y cofradías de corte pagano: inservible, inconducentes y falaces.

Se insiste en el ‘pastor’ y un redil no pensante, llamado ‘ovejas’ o ‘feligreses’ cuyo rol es llenar espacios y asegurar la estadística. Mientras la jerarquía y el mandamás usufructúa del privilegio del poder mundano que se auto confiere en el nombre de Dios.

Pero también entre quienes hoy han llegado a la comprensión de la verdad Espiritual, y a la aceptación de Cristo cuan Dios Vivo, hay rebeldía Cainita: por intelectualismo e impulso de control egotista; por aspiración de liderazgo individualista; por contradicción con la solidez moral que exige el Camino Espiritual; por pretensión de servirse de la sana doctrina con propósitos mesiánicos; o debido al estado de ira que se despierta en quienes no pueden aceptar a un Dios Vivo: que muestra vías para conocerle y para comprenderle,  y que con autoridad define la calidad y cualidad del camino en el Hombre. Quisieran la misma Verdad del Camino al Cielo…pero sin los resguardos que ejerce Cristo como Conductor. O se rebelan por simple y añeja flojera: que esconde el dominio del Ego que insta a la indisciplina, a la inconstancia, y a pretender manejar la propia forma de caminar al punto que Dios desaparezca y Cristo se vuelva a la cruz y quede petrificado nuevamente.

El Hombre: ¡He ahí el campo de batalla!

8

Ninguna Verdad, por evidente e irrefutable que sea, jamás se impondrá sin Voluntad y receptividad, apertura de mente y buen corazón. Y toda Verdad será trasgredida o deformada para amoldarla a espurios propósitos, o ajenos fines, si en el Hombre no hay inocencia, bondad y rectitud.

Y para quién honestamente busca la Fe, y llevar una existencia COHERENTE con su Fe: la verdad de Su Espíritu será suficiente para iniciar el Camino. Sin embrago, para quién no busca fe ni pretende vivir en la Coherencia de la Fe: no hay argumento, verdad espiritual o realidad divina que lo convenza. Y si desde la raíz el Hombre ha crecido doblado, distorsionado y deforme: no podrá entrar en el Reino de Dios si no Nace de Nuevo y desecha las profundas causas de sus malos efectos.

Cristo propone al Hombre un Camino de Salvación, de Redención y de Elevación. Es un PLAN: y la persona debe conocer dicho Plan de Consagración para aceptarlo en Conciencia y por Voluntad. En modo que si logra vencer en el Camino: será por mérito de su Fe y Coherencia; y si se es derrotado-a y abandona el Plan y renuncia al andar: será consecuencia de su propia opción. Nadie en el Camino Espiritual Cristico estará jamás a la fuerza, o en contradicción con el Plan que Cristo nos propone abiertamente.

Cristo mandata a que toda Luz lograda en el Espíritu y en la Relación con su divinidad: sea puesta cuan faro entre los demás, el prójimo, para que muchos y muchas vean que la Luz del Reino está entre los Hombres…y no todo está perdido.

9

Desde hace años ya nos hallamos en Tiempo de Tribulación, y aún por muchos años más veremos aumentar las graves contradicciones que existen entre los Hombres, y lo delicado de los equilibrios en el Mundo.

En el horizonte se avisa el descenso del Nuevo Tiempo: el Milenio de Paz, cuya apertura será evidente para quienes nos unimos a Cristo en Espíritu; porque Cristo ya no vendrá ante los Hombres en calidad humana, o en varón alguno, ni en la forma carnal: sino que aparecerá cuan ladrón de noche Siendo el Dios que Es: el Elohim, el Dios de los Ángeles y de los Hombres, el Verbo, el Victorioso, el Salvador, el que Guiará a los leales al Tiempo Nuevo que nos abrirá las compuertas del Reino de Dios para hacer y formar parte de su Creación en términos concretos, tangibles, y con Conciencia superior a la que hoy podemos lograr.

10

Porque la Fe en Cristo nos da la certeza que estando lealmente al servicio del Plan de Salvación y Redención que Él Guía y Conduce: nunca moriremos. Y fenecerá este cuerpo carnal, pero de la carne nacerá el nuevo Cuerpo Espiritual cuya Conciencia será superior, y obtendremos nueva sangre- el agua viva-; y en el Reino de los Cielos estaremos bajo una Ley distinta a la Ley de este mundo y de este tipo de existencia: por lo mismo mal podríamos inventar doctrinas extrañas que colocan las formas y leyes de este mundo en estados y realidades que no son de este mundo. Sólo por Espíritu y por Relación leal con Cristo nos haremos a la Verdad…y seremos Libres.

 

20 prefacios

Exordio de ‘Manifiesto Cristico’ (publicado el mes de septiembre del año 2017)

“Cierto: no hay árbol sano que dé fruto dañado, ni árbol dañado que dé frutos sanos. Cada árbol se conoce por su fruto: ¡no se cogen higos de las zarzas, ni se cosecha uva de los espinos! El bueno extrae el Bien de su corazón, y el malo de su maldad saca el Mal: porque aquello que rebosa en el interior del Hombre es lo que sale por su boca. ¿Por qué me invocan: ¡señor, señor! y luego no creen lo que digo…” (Lucas 6-43/46)

 

“El Camino Espiritual en general, y el Camino Cristico en particular, es una opción de Coherencia Personal que libremente se une a sus pares no para depender de otros sino para crecer JUNTO a otros. En eso consiste el Movimiento de Fe Cristico

 

1) Un Espíritu circunda La Tierra y en su vuelo irradia lluvia imperceptible de inquietud y desafío para el Hombre de este Mundo: exacerba la bondad del bueno y deja al desnudo la maldad del malo.

2) Una Dispensación de Paz colisiona con la voluntad de guerra que somete a esta generación. Una Dispensa de Paz que no es entendida, un llamado que no es escuchado, una luz que no se quiere ver.

3) Por siglos los Hombres de este Mundo se han confrontado en violencia inusitada que desmerece su calidad de seres inteligentes dotados de sensibilidad y de discernimiento. Nunca antes los actos contrarios a la Creación que el Hombre ha perpetrado son tan sabidos y conocidos como hoy lo son: ahora todos pueden ver y oír. Hoy la ignorancia es voluntaria. En este tiempo nadie puede alegar inocencia por carencia de información. Porque hoy es el día en que todos pueden ver, y quién quiera oír puede oír.

4) Los Seres buenos están en zozobra ante la obra del Destructor. Claman al Cielo por respuestas y muchos imploran por herramientas y formas que permitan contrarrestar la Tribulación galopante que pisotea y amenaza con arrasar las siembras de la buena humanidad.

5) Los Hombres de maldad han declarado con voz de trompeta su asalto al Poder absoluto que les alce -cuan pequeños dioses- a la más alta potestad dominante de esta Tierra.

6) Son Tiempos de Tribulación, y el combate Espiritual entre las fuerzas de la destrucción y las fuerzas de la Paz y de la Creación está declarada, y se halla en pleno movimiento.

7) Hoy los tibios empapados de relativismo y exacerbados de individualismo hacen parte consciente o inconsciente de la masa útil que el Mal y la maldad usa e instrumentaliza para sus tenebrosos propósitos.

 

8) Es ahora la hora y el día, el tiempo preciso, para que los Seres Libres que no ceden al Mal y la Maldad, a la violencia y a la injusticia, y que abominan de toda ignominiosa esclavitud y sujeción mundana: alcen su voz y eleven su compromiso con la COHERENCIA de la FE y seamos cada uno, todos juntos, un movimiento de personas comprometidas con los Valores y la PRACTICA Espirituales.

9) Un Espíritu Dispensario no deja de enviar su invisible mensaje a la Conciencia de los Hombres: les llama a zafarse de las libreas institucionales entretejidas por los Hombres del Mundo, y les insta a Discernir la mentira y falacia que por siglos ha atormentado, adormecido y engañado a las personas de Fe que buscaban y buscan la revelación del Cristo que Salva y Libera.

10) Un llamado a la Libertad inunda el Sentido de la Fe en el Ser Humano de bondad. Debe luchar en contra de los parapetos alzados en su enredador por dos mil años: la religión institucional y lo eclesiástico se han auto proclamado cuan únicos representantes de una divinidad que no requiere delegados, ni falsos reinados de varones actuando cuan dioses auto proclamados.

11) Cristo, el Liberador que Salva y Eleva, ha sido reducido a una anécdota de palabras sin Espíritu. En su nombre se han hecho guerras, se han alzado tribunales inquisidores, se han sometido a otros Hombres y pueblos, y con teorías y doctrinas convenientes se ha instrumentalizado la Fe de las buenas personas para asentar poderes políticos y económicos que siguen predominando y gobernando en la idea sustancial de la cristiandad tradicional.

12) Cristo, el Dios Vivo, ha sido empequeñecido a una figura humana de especial connotación en la persona de Jesús: negando y ocultando la verdad divina que el Verbo de Dios – el Elohim mayor, el Cristo de la Salvación y único Conducto a la Vida Superior- ha venido a transmitir y entregar a todo Ser Humano de Fe: la Gracia-que no exige merito previo sino decisión de cambio para nacer de nuevo – con el propósito de hacernos Nuevo Ser Espiritual en la certeza de la Resurrección.

13) Este Cristo, el Dios Vivo, el Conductor de los Hombres Buenos, no guía ni gobierna desde afuera del Hombre; no es ‘un señor foráneo’ que desde alturas imaginables e inexplicables está atento a cada ser humano que lo proclama en su necesidad. El Cristo Dios es un Conductor que actúa por ESPIRITU. Cristo Vive en el Espíritu del Hombre. Cristo NOS vive por la Coherencia de Fe y por la Practica Espiritual.

14) Cada Ser Humano posee un cuerpo carnal, una mente, un Alma (psiquis-emociones) y por y para Gracia de Dios ha sido favorecido con un ESPIRITU. Este Espíritu es una LEY INTRINSECA que contiene la VOLUNTAD del CREADOR en la persona. Por este Espíritu todo Ser que acepte su calidad de SER Espiritual antes que Carnal, puede Orar al Creador CON Espíritu y abrir la gran memoria de la Madre Sabiduría- llamada Espíritu Santo-: porque Dios ES Espíritu.

15) Cristo habita y actúa en nosotros y con nosotros Por y Con ESPÍRITU. El modo correcto de sostener el Encuentro con Cristo y conocerle y hacerlo Guía y Conductor de nuestra persona es mediante el Camino Espiritual, la Práctica de Fe y la COHERENCIA de VIDA.

16) No existe un dios externo con características humanas que piensa y acciona según necesidad y prioridades del Mundo y para las cosas de este Mundo. El Reino de Dios NO es de este Mundo. El Reino de Dios ya está en cada persona: en su Espíritu. Dios está en el Hombre cuan Ley Intrínseca. Cristo es el Conducto integrado que como chispa de fuego despierta por Fe, y fomenta la Espiritualidad en el Hombre: SU VERDAD INTERIOR.

17) El Orden Cristico es: nada de lo mundano y de lo humano exclusivamente, sesgado y separado de Lo Espiritual y de Lo Trascendente, tiene asidero real en Dios y su Reino de Vida. Todo factor humano y mundano necesario es añadidura y efecto natural derivado de una CAUSA Espiritual. Primero la Vida desde el Espíritu y la Coherencia de la Fe en ACCION de Vida, y luego, como consecuencia:   lo humano, emocional, tangible y material que la persona requiere para hallarse en armonía con su Ley Interior.

18) Un fantasma de hipocresía y falacia ha rodeado a la Tierra por dos milenios y ha confundido y enceguecido al Hombre: La Apostasía. Proclamar a Dios para negar lo de Dios. Alzar a Jesús para ocultar al Cristo Dios. Predicar palabras de escrituras nobles para concluir en mentiras y maldad secreta que se opone y degrada la letra y el sentido de esas mismas escrituras. Mentir y falsear para imponer supremacías institucionales y entrar en contubernios con los varones de la maldad del Mundo éste: tal ha sido la práctica y la sinrazón de La Apostasía que hoy queda al desnudo con su falacia, maldad, degeneración moral, y parafernalia de supersticiones y supercherías.

19) Sólo la Fe del Ser Humano (varón y mujer por igual) y su Camino Espiritual y su Coherencia de Vida – en íntima y abierta relación con el Dios Vivo: el Cristo que Salva, Eleva y Libera – puede cambiar el rumbo de la humanidad y transformar un mundo que está caminando ciego hacia el abismo de su propia destrucción. No cabe ya el relativismo, las medias verdades, las razones humanas y mundanas por encima de la Coherencia de Fe y el COMPROMISO por (para) SEMBRAR en esta existencia aquello que NOS VIVE en ESPIRITU. Existimos para postular a la RESURRECCION y no sufrir la muerte: sino pasar por la muerte y dejar este cuerpo carnal para lograr el Cuerpo Espiritual que nos prepare para recuperar nuestra divinidad perdida.

20) Dioses fuimos en nuestro origen: dioses podemos ser si Cristo nos presenta nuevamente ante la Patria Original, el Espíritu Creador, que fue llamado ‘Padre’ para que entendamos que somos todos hijos e hijas de un Solo Espíritu, y que parte de ese Gran Espíritu VIVE en nuestro ESPIRITU.

 

 

 

 

 

 

Las 50 instancias

1

De múltiples modos se ha degenerado, tergiversado, vaciado, banalizado y hasta contrariado el nombre -y su vital significado- de Cristo.

2

La corrupción de los sistemas eclesiásticos y la inmoralidad manifiesta de sus actos no ha impedido que la curia descompuesta prosiga usando, en su hipócrita lenguaje, el nombre de Dios y de Cristo Jesús.

3

La lucha de poder por espacios políticos – y para asentar la propia autoridad religiosa en las instituciones seculares del Estado -ha empecinado a las jerarquías del protestantismo: desdibujando por completo las eventuales diferencias que distinguían, o pudieron diferenciar, a éstas de la institucionalidad del catolicismo, y su bien conocido manejo político; de modo que hoy, en el siglo veintiuno, la concepción general de la cristiandad -en su rol y forma- no posee fondos distantes entre sí: siendo el efecto igual y el mismo para el creyente; a saber: que éste, en la insistente calificación de ‘ovejas’, sigue siendo un redil sin poder de critica que debe supeditarse a la omnisciencia indiscutible de sus pastores.

4

Por siglos se ha estrechamente ligado la idea de Cristo a la potestad eclesiástica. Y no pocas intenciones para separar la figura de Jesús de las fauces de la anquilosada tradición han derivado en interpretaciones a veces plenas de supersticiones, y especulaciones convenientes.

5

Hoy asistimos a la caída de los viejos esquemas y sus instituciones. La verdad que por siempre a subyacido en el vientre de lo palaciego ahora corre su velo para que todo quién quiera ver: por fin vea; y todo quién quiera saber: tenga información. En modo que nadie quede en la ignorancia. Y si antes pudimos alegar que ‘no sabíamos’, hoy ya no tenemos excusas ni justificación: todo quién quiera saber e informarse puede acceder a las fuentes de la historia y de los hechos.

6

Hoy el Hombre se vuelve al Hombre. Todo ser Humano hoy tiene ante Sí Mismo un camino por (para) recorrer que depende solamente de su propia opción, de la calidad de su fe, y de su libertad responsable.

 

 

7

Las respuestas nunca estuvieron afuera de Uno Mismo. Pero tampoco en cualquier lugar de Si Mismo.

8

Cristo en Dios: el Verbo (Dios de la Palabra), el Elohim Mayor (Dios de dioses), Hijo divino del Dios Origen (Padre), Dios de la Vida (eternidad).

9

Cristo-Dios encarnó en Jesús para cumplir con el Plan de Salvación; a saber:  rescatar a la estirpe adámica caída; elevar al Ser Humano por medio de la Gracia que concede a todo Hombre un grado vital del Espíritu Original (el Padre) (El Padre es Espíritu; el Espíritu que mora en el Hombre es Dios viviendo en el Hombre); vencer al señorío tenebroso en su potestad sobre la muerte y por ende su malévolo juego de ‘eterno retorno’ y ‘perenne deuda’ a la cual estábamos sujetos-antes de Cristo- los seres Humanos en este Mundo; abrir las Estancias superiores de la Vida Inmortal; ofrecer Vida eterna a los leales que pusieren por Obra el Designio del Dios Original (Padre); establecer la Ley de Resurrección que da libertad al Ser para que ‘coseche lo que siembra’ o ‘recoja el fruto de sus actos y opciones’; colocarse Él Mismo cuan Conducto y Conductor del Espíritu en el Ser Humano; y permitir que el Magisterio y Poder del Reino de Dios – llamado Espíritu Santo- tenga acceso al Espíritu en el Hombre, y éste, por Espiritualidad reciba toda enseñanza de Sabiduría que corra el velo de la ignorancia.

10

Estas concesiones salvadoras que elevan al Hombre han sido conferidas Por Gracia, es decir: sin que el Hombre tenga méritos previos para recibir tales dadivas. Pero se manifestarán en su potencia y profundidad solamente por LA FE y la Coherencia de Fe de la persona.

11

Sabemos que el pago por las atrocidades de la estirpe adámica caída fue el sacrificio de la Carne que Jesús ofrendó para pagar por los pecados de quienes rompieron con la lealtad a su Dios, y traicionaron los propósitos y objetivos del Plan del Reino al cual pertenecen. Doce días de martirio y tortura derramando la sangre oscura del hombre Jesús: para terminar con su muerte física en el nefasto instrumento de padecimiento del Poder del Mundo (imperio romano): la cruz. Pero bien sabemos que Cristo en su potestad divina desciende a Los Abismos y Revoluciona la Ley de Vida y abre nuevas condiciones para el Hombre. Y luego de esos Tres Días de Victoria anduvo entre los Hombres y abrió la Ley de Resurrección y visitó a Los Suyos: lejos del ojo mundano y al margen de la historia conocida del hombre de este Mundo.

12

Entendemos que para Cristo el ‘pecado’ no es una trasgresión cualquiera, humana, derivada de la imperfección humana: sino que es la condición anatema que deriva de una gran traición, de una evidente violación de los acuerdos pactados, de una renegación servil que se pone al servicio de fuerzas contrarias, de un rompimiento profundo y grave de un juramento y de un Convenio zanjado en libertad y en plena conciencia. Y los Adanes (varones y mujeres) fueron concebidos cuan dioses al servicio de la expansión de la Luz; y parte mayoritaria de esta Estirpe cayó al seguir a las huestes del Ángel Rebelde en su aventura macro cósmica por alzar un principado de maldad.

13

Rescatados muchos de los caídos, puso Dios a éstos en Mundos como la Tierra bajo un Plan de Redención que les purificara de su corrupción con el fin de que fuesen dignos de entrar, nuevamente, al Reino Original que los vio nacer. Y, sin embargo, asequibles a la tentación de lo oscuro como estaban: terminaron en su mayoría por caer nuevamente o trasgredir.

14

Y en Mundos como la Tierra ya habitaban otros seres, no adámicos, urdidos por el poder de Lo Oscuro: y los Hijos de Dios tomaron a las mujeres de este mundo que quisieron y se unieron a ellas, y nació la Estirpe de CAÍN. Mientras que varones y mujeres de la Estirpe adámica que trasgredieron, pero no cayeron del todo: se unieron entre sus iguales y nació la estirpe de ABEL. Y los cainitas persiguieron y asesinaron a los abelitas. Los Cainitas dominaron. Los abelitas fueron apartados por la Mano de Dios y crecieron fuera del alcance del hombre dominante.

15

Cristo encarnó en Jesús en medio del corazón de los cainitas: el pueblo de Judea. Y así conocemos la historia de los Hechos de Cristo en su pago por la redención de los Caídos.

16

Y una vez Resurreccionado, luego de los Tres Días de Victoria, ya no cuan Jesús sino en su calidad divina: el Cristo, visitó y alzó a su ‘otro pueblo’: los abelitas, esparcidos por el mundo, esencialmente en el Sur del planeta. Y abrió el Reino de Los Cielos para los santos dormidos; y desde estos Hechos magníficos y portentosos: el Hombre ya no nace con la mácula del pecado (como Dios lo entiende) sino que ahora el Hombre se hace al pecado por opción: pero si por opción de Fe se refugia en Cristo asumiéndolo como a su Dios Salvador: el pecado nunca será mayor que la autoridad de Cristo Dios.

17

Cristo cambió la Ley de Vida. Antes de Él estábamos como encarcelados y los Cielos yacían cerrados, y el poder tenebroso tenía las llaves del paso por la muerte.

18

Con su pago amargo y tremendo (12 días de martirio y muerte física en la cruz romana), y su Gran Victoria posterior en los Tres Días (Gran Victoria que cambia la Ley de Vida), y desde su Dispensación directa durante 40 días, (Tiempo de visita a su otra estirpe leal) … todos los Seres Humanos, sin distinción, al ser Concebidos por hombre y mujer, recibimos Espíritu de Dios; y por su Poder activado por la Fe: tenemos las puertas abiertas del Reino de los Cielos. Y por Ley de Resurrección obtendremos la exacta suma de nuestra coherencia, de nuestras acciones, de nuestras opciones. De modo que, desde Cristo, NOSOTROS somos nuestros propios administradores, y toda responsabilidad en el uso de la Libertad concedida es absolutamente nuestra; y recogeremos los Efectos de nuestras Causas.

19

Con Cristo y su Victoria el poder real del Mal ha sido mermado, pero no eliminado. Sin embargo, el Principado de Maldad nunca ha tenido, como enseña la superchería religiosa, alguna alianza o acuerdo de colaboración con el Reino de Dios. Por lo mismo es una falacia aquello que de algún modo señala que el demonio trabaja para Dios al ‘castigar’ a quienes se comportan mal.  O que el Dios de Amor que Cristo nos enseña esté siempre disponible para el castigo fácil, al punto de enviar a los suyos al infierno. Tal contradicción baladí y sin sentido no solamente es invención de Lo Oscuro, sino que hace parte de las doctrinas eclesiásticas de la cristiandad. Y esto sí es muy grave. La lealtad a nuestro Dios Vivo y la Coherencia de Fe son la coraza que nos distancia del Mal y vence toda maniobra de Lo Tenebroso. Cristo es un Dios de Victoria. Dios Padre es Dios de Amor y de Justicia.

20

Cristo Cambió la Ley de Vida: ahora no necesitamos esperar al ‘juicio final’ para ser redimidos: porque Cristo es la Vida y por Él todos obtenemos alguna estancia póstuma, según la suma de nuestras Causas. Y la rara idea de un paraíso ideal y hasta sublime, en donde la gente se reúne nuevamente como en otro planeta, para seguir viviendo como lo hacen en la Tierra: es una burda teoría que contraría toda la Doctrina de Cristo.

21

El Reino de Dios es Espiritual, sí, esencialmente. Pero además está compuesto por niveles de Vida en diversas formas y grados. El Reino de Dios es tangible, y también es Cósmico.

22

Todo Ser Humano que sepa Discernir a su Espíritu, y en Fe aliada a Cristo se disponga a poner por Obra (Ser y Hacer) aquello que ya está escrito y resumido en su Espíritu: entrará al Reino de Dios, y verá correr el velo de la ignorancia, y será habitante natural del Reino de Los Cielos.

23

No hablamos de ideas esotéricas y vuelos psicodélicos; no se trata de viajes místicos y búsquedas de grandeza para intentar brillar con Ego o para nutrir al pequeño yo. Tratamos aquí de VIVENCIA en Conciencia… con ampliación y reforzamiento de la cordura del Discernimiento: la cual nos abre la posibilidad de alcanzar el Gobierno de Sí Mismo. Porque Dios Nos Vive; y nosotros somos Espirituales antes que Carnales.

24

¿Para qué nos sirve entonces el pastoreo de becerros sin la libertad de Conocer al Espíritu que Nos habita? ¿Qué valor tiene seguir a otro Ser igualmente humano, aunque atractivo y carismático? ¿o integrarnos bajo un poder institucional?… ¡si todo aquello no nos hace libres, ni conscientes de nuestra espiritualidad …y por ende ignorantes de la Voluntad de Dios viviendo en nosotros… ni nos permite establecer nuestra Relación de Fe con el Cristo Vivo!

 

 

25

Cristo nos impele a que si obtenemos Luz no debemos guardarla debajo de la mesa para que nadie la vea: por el contrario, debemos mostrar la Luz obtenida para que otras personas también sientan el llamado a poseer propia luz en su ascenso al Cielo. Pero, si el que algo de Luz posee intentara apagar toda luminosidad en el otro para hacer depender a éste de su único foco… se convertiría en un déspota, y en contrario al Reino de la Luz.

26

La Maestría de Cristo consiste en que tres o más se unan para alcanzar cada uno la Luz de su Espiritualidad basados y aliados en torno a su Dios Vivo: y en común unidad (comunidad) vayan por sus entornos mostrando la Libertad de la Fe que sólo se hace real y manifiesta en Cristo por la VERDAD. A esto hemos llamado: La Coherencia de Fe.

27

Toda mentira, la falacia y el engaño, es contraria a Cristo. La verdad debe ser Sabiamente Administrada, sí, y eso es aconsejable; pero nunca la verdad podrá permanecer oculta por y para siempre: de otro modo la falsedad y la apostasía reinaría sin contrapeso; y la apostasía hoy amenaza con avasallar lo mejor del Ser Humano. La Verdad hace libre al que es Coherente con su Fe. Y por lo mismo es hora, hoy, de Revolucionar la Fe y liberarnos del peso del oscurantismo de las religiones decimonónicas.

28

Cristo es la Revolución de la Vida: sin Cristo no hay Cambio real que conduzca fuera de las fronteras de este Mundo.

29

Cristo es la Revolución de la Fe: porque supera toda esperanza, y afirma CERTEZAS; confirma Realidades, y asienta con fuerza la Verdad que nunca se verá con los ojos y el entendimiento del Mundo y de la simple carnalidad. Es urgente abrir los Ojos del Espíritu.

30

Cristo no necesita que se le avale desde instituciones de Hombres, y menos desde la justificación del pecado y de la corrupción.

31

Un ‘Jesús’ que no abre las compuertas a las Aguas Vivas del Cristo Elohim… es un modo de engaño que reduce a Dios a una mera figura humana levemente superior. No seguimos a Jesús sin la conciencia del Cristo Dios: Cristo, el Elohim, el Verbo, es nuestro Dios Conductor, Salvador y Único Camino para unirnos al Padre Creador.

 

 

 

32

Cristo Dios puede ser ‘enseñado’ ‘sembrado’, ‘mostrado’, ‘develado’, ‘manifestado por Testimonio’: pero solamente la Fe de cada persona puede establecer la calidad del Camino, la dificultad o la facilidad de su recorrido. Porque siendo las normas y las formas iguales para todos: será la Fe de cada uno el potencial que dará mayor o menor fuerza y carga al andar en cada persona.

33

Todos los Cristicos entendemos al mismo Cristo Dios y Oramos como Él nos enseña, y Meditamos para entrar a sus Instancias: pero en cada uno Cristo vivirá según la intensidad de nuestra Verdad.

34

Nos mandata nuestro Dios Justo: perdonar setenta veces siete; nos enseña nuestro Redentor: Arrepentirnos con verdad y conciencia para no volver a caer o pecar. Y no depender de ninguna otra adoración que no sea Dios: porque depender espiritualmente de Dios nos llama a CONFIAR y ENTREGARNOS, sabiendo con Certeza que la voluntad de nuestro Dios de Amor será siempre buena y según el designio para el cual se nos dio vida y conciencia.

35

Pertenecer al Reino de Dios por Cristo, con Cristo y En Cristo: es una Revolución de Vida que obliga al Hombre a REVOLUCIONARSE.

36

La Revolución de la Fe:  inicia con abandonar, superar, trascender toda vieja visión religiosa, dogmática, puramente intelectual y teórica, que postra a Dios a una calidad formal, seudo cultural, idealista, y siempre útil a las necesidades mundanas y materiales. Y asumir con fuerza y convicción que Dios VIVE en Mí, y es el Espíritu que me habita; el que tengo en mí porque Cristo revolucionó la Ley de Vida; y por su Gracia hoy obtengo la posibilidad real y concreta de No morir aun si este cuerpo fenecerá; y sembrar aquí y ahora aquello que cosecharé en Vida posterior por concesión de la Ley de Resurrección.

37

Me hago responsable de mi libertad. Asumo sobre mí persona la Fe que me Vive. Es mi opción romper la ignorancia y permitir el fomento de Mi Conciencia. Mis luchas son mi prueba. Mis victorias son lo que Yo Soy. Mis caídas y derrotas son mi aprendizaje. Colocarme de pie y seguir mi andar con Fe -aun caminando por los bordes de mis abismos- será mi discipulado. Enseñar a otros la Luz que obtengo sin apagar la Luz en ellos, e incentivando por mi fe la fe en otros: esa será mi herencia.

38

Seré HUMILDE en el aprendizaje. Y seré HUMILDE en la enseñanza. Seré discípulo de Humildad para lograr la maestría en Sabiduría.

 

 

39

Revolucionarse es renunciar al Ego y quemar tal muñeco en la fogata de lo raído e inservible.

40

Revolucionarse es sacrificar el intelecto de la Mente Artificial para conocer y asumir en pleno la Mente Natural que conduce a la inocencia y a la Sabiduría.

41

Revolucionarse es vomitar todo conocimiento anterior obtenido en las aulas mundanas, para purificar el Santo Grial de Uno mismo y recibir SABIDURIA: porque conocimiento es el saber del Hombre por medios artificiales y para propósitos en el Mundo; mientras que SABIDURIA es el saber de Dios por medios naturales y espirituales para propósitos que rompen las fronteras del Mundo.

42

En la Revolución Cristica no hay espacio para el fanatismo, para el mesianismo, para gurúes individualistas. Así como sobrepasamos a las religiones, así evitamos y rechazamos las sectas.

43

Un buen Discípulo de Cristo es un Sacerdote de Nuevo Tipo. El Nuevo Sacerdocio de Cristo es un Cuerpo de Consagración en el cual cada componente está sujeto a su Relación Personal con Cristo.

44

Entre hermanos y hermanas en la Fe hay- habrá- respeto por quién comparte con Sabiduría su caminar y experiencia: cada persona posee Testimonio y Dones, y en humildad coloca sus talentos e índole al servicio del crecimiento de sus pares. En modo que toda organicidad en la congregación necesaria sea una forma que nunca reemplace ni opaque los Contenidos Espirituales y Vivenciales de cada participante. Así como ninguna situación particular, por importante que sea, puede mermar y apagar- y menos sustituir- la Vivencia y el andar espiritual de quienes comparten la Fe en el Cristo Vivo.

45

Asumimos que es del todo natural que los primeros en Revolucionarse y recibir al Cristo Vivo, y que hoy nos orientan con sabiduría y humildad en esta senda, hayan experimentado o vivenciados hechos extraordinarios y portentosos: pero hemos aprendido por experiencia que tales hechos vitales sí nos deben dar fuerza y fortaleza; pero nunca podremos basar nuestro andar por la Coherencia de Fe solamente gravitando en aquellos episodios inaugurales. Porque si todo lo que somos solamente fuese aquello que nuestros pioneros vivieron: entonces nadie más que ellos y ellas lograrían la meta de esta gran carrera. Y así no debe ser. Y así no es.

 

 

 

46

Por respeto a los hechos que abrieron esta Revolución de la Fe: cada uno de quienes optamos por Revolucionarnos En Cristo  asumimos como nuestra la apertura manifiesta y tangible del Cristo Vivo ante quienes por primero recibieron esta Dispensa desde el Cielo; y sobre tal testimonio que nos une: también cada uno de nosotros y nosotras nos disponemos a vivenciar NO aquello que nuestros hermanos y hermanas ya vivieron: sino que nos atrevemos con coraje a pasar por la vivencia que debamos, y de la cual daremos testimonio en futuro sin esperar que otros crezcan bajo nuestra sombra: sino para que también ellos y ellas , los venideros, sepan que Cristo Vive y que todos tenemos nuestra Relación con Dios según la Voluntad que está escrita en el Espíritu que nos Vive.

47

Nuestro respeto por quienes primero se han Revolucionado va de la mano con nuestra plena receptividad por el Testimonio vivencial que de ellos y ellas recogemos como nutrición para nuestra fortaleza de Fe. Así se construye la Comunidad Espiritual más allá del Tiempo.

48

Del mismo modo nos unimos a nuestros ancestros: de los cuales recibimos testimonios y enseñanzas; pero ni pretendemos imitar lo que ellos han pasado y experimentado, ni nos quedamos sólo con la creencia en sus logros: más bien tomamos sobre nuestra persona lo que ellos y ellas nos heredan y nos nutrimos con sus ejemplos, y con amor y respeto nos unimos espiritualmente a ellos y ellas para hacernos Uno en la Comunidad Espiritual del Cristo Vivo.

49

Cristo es Dios de Salvación, de Redención, y de Conducción. Nuestro Espíritu es el medio por el cual todos podemos Ver y Escuchar al Cristo Vivo. Y la Fe en Coherencia y Verdad es nuestra nave firme y solida que nos llevará por los ríos de esta vida…hasta sobrepasar las fronteras del Tiempo y de este Mundo: porque dioses somos en nuestro Espíritu. Y sólo si vivimos, aun en la muerte: seremos los dioses que fuimos. Entonces el Retorno se habrá cumplido.

50

Revolucionamos nuestra vida en la carne y la materia…para Vivir en la Certeza de la Vida Eterna.

 

 

 

 

 

 

 

                                                                               

Los 10 puntos del SER CRISTICO (de ‘Manifiesto Cristico’ Pub. Septiembre año 2017)

 

“Quien quiera seguirme: que se niegue a sí mismo, cargue su cruz cada día y me siga: porque si uno quiere salvar esta vida, la perderá; en cambio quién entregue su existencia por Mi Causa, obtendrá nueva vida. A ver ¿de qué sirve a uno ganar este mundo entero si se malogra a sí mismo y se pierde él mismo?” (Lucas 9 23/26)

 

1.- Somos Cristicos por considerar que el conjunto de Lo Crístico es un Cuerpo indivisible que no puede ser asumido por partes convenientes sino que debe vivirse en COHERENCIA como un TODO… entre otros aspectos importantes, a saber:  que Cristo es Dios y Conducto que por Espíritu y Coherencia de Fe guía a la Persona hasta el Origen Creador(llamado ‘Padre’); que el Verbo Dios encarnó en Jesús para cerrar el Tiempo de la Caída e inaugurar la Nueva Ley del Meridiano de los Tiempos; que los Hechos de Salvación no se remiten solamente a la muerte física de Jesús en la cruz romana, y que tal Hecho es la culminación del PAGO del Elohim encarnado por la Caída de los Hombres Originales y el crimen de Caín: jamás clausurado con sentencia definitiva; pero que los Hechos de los Tres Días:  en donde el Cristo Victorioso cambia la Ley de Vida, abre los Cielos y establece la Ley de Resurrección, entre otro, es La Gracia que hoy nos permite enfrentar los nuevos desafíos enunciados por Cristo en Jesús, como:  poner por obra el designio del Creador para entrar al reino de la Luz; vencer sobre el pecado y liberarnos de la esclavitud mundana para no sufrir la muerte,  y trasformar este Cuerpo Carnal en  Cuerpo Espiritual. Y por Cristo los Hombres hemos recuperado el Espíritu de Dios EN Nosotros. Y por este Espíritu Cristico podemos unirnos al Magisterio de Sabiduría (llamado Espíritu Santo) para recibir enseñanza y ser instruidos sin las limitaciones de la Carne.

2.- Los Seres Humanos Cristicos creemos y profesamos nuestra Fe en Cristo cuan Divinidad Salvadora y Redentora que nos Guía y Conduce desde nuestro Ser Carnal hasta nuestro Ser Espiritual.

3.- Creemos que hay un Reino Original de Luz   llamado ‘Padre’ y que Es Espíritu de Vida; y que todo Ser de Fe puede llegar a su Verdad: Orando y Meditando EN y CON Espíritu.

 

4.- La Enseñanza de Cristo en Jesús, los preceptos básicos que caracterizan a un-a discípulo-a de Cristo, la obediencia en la aplicación de condiciones como  las descritas en el Sermón del Monte, son, entre otros, una GUIA para la ACCION y una LEY de Vida que la persona Cristica  hace suya en la práctica y en la Coherencia; y nunca consideramos lo de Cristo como un dogma que coarta la capacidad de Discernir y de Optar que todo Ser Humano posee por ( y para)  Gracia de Dios.

 

 

5.- Los seres Cristicos consideramos que lo Espiritual y la Práctica de Fe básica: Oración, Meditación y Discernimiento de los Evangelios… con el propósito de aplicar la enseñanza de Cristo a nuestras vidas… son prioritarias y se hallan a la cabeza de nuestras opciones y modos de entender la existencia. Por ende: lo material, lo emocional, lo del Mundo será siempre efecto y consecuencia de nuestra Coherencia de Fe y de nuestro SER CRISTICO.

6.- Aceptamos nuestra calidad humana integral: nuestra carnalidad corpórea, nuestra mente, nuestra Alma y su emocionalidad; aceptamos todo lo natural en nosotros sin el peso del pecado, del juicio, del castigo, o de la culpa. Nuestro propósito es que sea el ESPIRITU quién gobierne a nuestro cuerpo, mente y Alma.

7.- Al colocar Lo Espiritual ante que lo carnal, lo mental y lo emocional podemos DISCERNIR lo natural desde la Visión del Creador: lo natural en el Hombre se degenera y deforma solamente cuando domina la maldad, el Mal, y el Ser Humano abandona o desconoce Lo Espiritual y niega la Creación Divina en sus orígenes.

8.- Creemos en el Verbo Divino que nos Guía y Transforma desde Lo Espiritual para hacernos Seres Inmortales y Eternos. Y para tan alto propósito el Creador nos da y entrega la Gracia del Espíritu: que Es Dios Viviendo en Nosotros; y por este Espíritu que Nos Habita podemos lograr lo más noble de Lo Humano y lo más alto de Lo Espiritual.

9.- El Ser Cristico busca siempre la respuesta ESPIRITUAL a todo fenómeno de la naturaleza; y su búsqueda de respuestas Espirituales sobre su Persona son el corazón y sentido de su forma de pensar y de enfrentar la realidad.

10.- El Ser Cristico es Libre según lo es y sea LIBRE EN ESPIRITU, y sea SU ESPIRITU el que Gobierne a su persona y a su existencia.

 

 

 

                                                                                      

 

 

 

 

 

 

                                                                             

20 premisas

 

Extracto principal de ‘Premisa’ del ‘Manifiesto Cristico’ (publicado en septiembre- 2017)

 

“Nadie enciende su lámpara para luego taparlo con un manto o esconderle debajo de su cama; más bien pone la luz en un candelero para que aquellos que buscan vean la luz. Porque nada permanecerá oculto, ni habrá secreto que no deba saberse, y todo deberá hacerse público para que todos sepan. Por lo mismo: a ver cómo se entiende y se aprende: porque al que produzca y siembre se le dará, pero aquel que nada produce se le quitara hasta aquello que cree tener” (Lucas 8 -16/18)

 

(1) Quienes profesamos la Fe en Cristo,  y no nos sentimos representados por el sistema eclesiástico cristiano, y menos por su historia y rol histórico-  aún sin hacer de esto un motivo central de nuestra realidad-  tenemos ante nosotros una responsabilidad de Consciencia que se ve aumentada por los hechos y acontecimientos que se suceden en nuestro planeta: sin duda alguna nos hallamos en Tiempos de Tribulación cuya característica evidente es la crisis transversal de la institucionalidad y estructura que por siglos se nos presentó impermeable  de todo mal e imposibles de corromper.

(2) Hoy verificamos que la religión -concebida como institución y gobierno participes del sistema cainita- es otro modo de hacer política mundana: usando para sus espurios propósitos el nombre de Dios y utilizando para su mala acción la Fe de las personas. Pero las maquinaciones y fines son los mismos que han movido al Hombre de este Mundo desde que impuso su cultura de muerte y sujeción: el Poder… ideado cuan único modo de conservar sus prerrogativas de casta.

(3) Hoy constatamos que el planeta que nos cobija está reaccionando de manera drástica al envenenamiento y devastación por obra del Hombre del Mundo.  El Hombre del Mundo es un depredador movido sólo por su egoísmo desenfrenado y su alma destructora y auto destructora.

(4) Las guerras, la violencia, la injusticia, el individualismo y la imposición de modelos que discriminan y esclavizan hacen parte del mismo propósito voraz.

(5) Transitamos hoy por aquel día en que ‘todos lo sabrán porque todos lo verán y todos podrán oír’ que se nos advierte en los evangelios: los mismos hechos de siempre que los Hombres del Mundo han ocultado a los ojos y oídos de la gente: guerras, corrupción, inmoralidad, mentiras, estafas, usura, asociación para delinquir, contubernios políticos y secretos, privilegios construido sobre sufrimiento y abuso de muchas personas, esclavitud… hoy son evidentes, indesmentibles, e insostenibles en su justificación.

 

(6) Hoy ya sabemos o podemos enterarnos e informarnos sobre verdades históricas que permanecieron secretas por muchos años. Así como es nuestra voluntad entender hoy aquellos conflictos pasados y su real envergadura, y las razones de fondo que sometieron a pueblos y naciones a la agonía de la guerra, la tiranía, el oscurantismo y la muerte.

(7) La realidad y la verdad ya no dejan espacios para engaños: ni sociedades perfectas, ni ‘hombres nuevos’, ni raza superior, ni liberación del yugo, ni guerras justas, y mucho menos ‘guerras santas’: todo, siempre, ha sido y es la misma causa del Mal que pretende PODER para esclavizar y someter: y de paso destruir la libertad que todo Ser Humano tiene por Gracia de Dios.

(8) Hoy comprendemos por qué Cristo nos advierte en contra del Mundo: no nos habla del planeta, el que debemos cuidar y resguardar, sino del ‘sistema mundano’ impuesto por la Estirpe Cainita cuya característica es la guerra y la violencia (como alto punto de su política), el dinero y el mercantilismo (como centro neurálgico de esclavitud y manipulación), y el Poder político (como condición indispensable para dominar y ejercer superioridad).

(9) Podríamos, nosotros Los Cristicos, optar por la tentativa de abandonar un sistema mundano preparado y armado para que el Hombre no trascienda ni llegue a la Verdad de su Espíritu. Intentar un ‘escape’, una fuga de la realidad impuesta. Pero sólo llevaríamos a cabo lo que ya otros, en tiempos diversos, han pretendido: aislarse – solitarios o en acérrimas comunidades- en algún lugar lejano que al final no cambia la brutal realidad que nos somete porque no muestra Luz a muchos que buscan y necesitan vivir en coherencia con su Fe; equivaldría a hacer lo contrario de aquello que Cristo encomienda: ‘no esconder la luz debajo de la mesa’ porque así la luminosidad de la Coherencia de Fe de nada servirá…y de paso negaríamos la inducción de Cristo que nos llama ser agentes de paz y de libertad en  la Tierra;  más bien lo contrario: debemos estar en medio de este Mundo con la Luz de nuestra Coherencia de Fe para que revele a otros seres que no todo está perdido y que el reino de Bien está actuando entre los hombres y mujeres de buena voluntad .

(10) No alzaremos otras iglesias creyendo que las nuestras sí serán distintas y mejores. No aceptamos la versión manipulada de la traducción griega que endosa a Cristo en Jesús la orden de alzar ‘la iglesia’. Jesús hablando en arameo y bajo concepto judío jamás pudo decir ‘iglesia’: que es palabra griega que significa un tipo de asamblea. Y sabemos que Cristo en Jesús hablaba, y nos habla hoy, de alzar el Templo en el Hombre y hacer prevalecer su Tabernáculo: es decir: vivir En Espíritu y hacer de Dios EN Nosotros un reino para la Trascendencia y nunca para las cosas nimias de este Mundo.

(11) No queremos encerrarnos en la teoría y en la discusión doctrinaria sin una base constante de acción y de coherencia en la vida de cada uno. Sí nos interesa la Doctrina y la conversación sobre la realidad puesta ante nuestra Coherencia de Fe; y no tememos a la elaboración de la experiencia y del pensamiento desde la práctica Espiritual. Pero no postulamos a la palabra sin acción y menos a las ideas sin COHERENCIA Espiritual. Creemos que es la realidad, la acción, la experiencia y la Coherencia de Vida la fundamenta de toda buena enseñanza.

(12) Tampoco aceptamos al individualismo como un modo congruente con nuestra calidad Cristica: el egoísmo y el egocentrismo que arrima a su exclusivo interés- mezquino y subjetivo- lo de Dios, la Fe, el Camino Espiritual y la buena Doctrina de Paz: sólo empequeñece lo divino a una caricatura muy propia, y hace de la Fe una maraña de incoherencias, y tergiversa el Camino Espiritual transformando lo Macro de la Trascendencia a un microcosmos insignificante y siempre oscuro. Así toda Doctrina es convertida en pobre teoría interpretada según oportunidad y sórdido interés particular.

(13) La Fe para nosotros, personas Cristicas, es una CERTEZA INTERIOR que nos obliga a ver y asumir la realidad en su más cruda y objetiva manifestación, en sus causas y en sus efectos. La Fe de la Certeza nos insta a vivenciar Lo Espiritual mediante Prácticas Espirituales. Sin la ‘Práctica Espiritual’ no habrá jamás Verdad Interior y menos Coherencia. Porque ‘Hacemos y Somos’ aquello que nos dicta nuestra Conciencia nutrida por la Fe y por nuestro Camino Espiritual. Es esta condición profundamente Cristica, que desde siempre ha guiado a Santos y Sabios de toda época y lugar, la que no nos permite ser acorralados en rediles no pensantes cuya ‘seguridad de pertenencia’ es el escondrijo en la masividad. En cambio, nosotros creemos profundamente en la RESPONSABILIDAD y el COMPROMISO PERSONAL con la Fe que se pregona; y nos alegramos en la unidad y el orden que nos damos para aprender, nutrirnos, crecer y combatir juntos en Espíritu. Pero es ley de Coherencia entre nosotros NUNCA abandonar la Practica Espiritual Personal y el Camino Espiritual que nos enaltezca la Conciencia que, finalmente, nos elevará a lo más próximo del Origen de la Creación: que es de donde viene nuestro Espíritu y es adonde debe retornar.

(14) Somos Universales y no tenemos impedimentos para leer, investigar, indagar, conocer, escuchar y comparar nuestra CERTEZA en CRISTO con las herencias y propuestas – testimonios y tradición, relatos y posturas – que las personas, comunidades y pueblos han ido regando por la historia. Integramos a nuestra Practica Espiritual todo lo bueno y de luz de Santos y Sabios que luego comprobamos en nuestra practica Espiritual, y que en su manifestación y verificación se une y amalgama en armonía con nuestra Fe y Coherencia de Fe.

(15) Para nosotros, Los Cristicos, el Cristo Vivo es nuestro Conducto hacia las alturas espirituales del Creador Divino y de la Creación Original. Asumimos que el Espíritu que nos habita POR Gracia es nuestro vínculo directo con la divinidad y nuestros Orígenes. Y hemos comprobado que Cristo NOS VIVE una vez que despertamos en nosotros al Espíritu que nos habita, y comenzamos nuestro CAMINO ESPIRITUAL que nos va abriendo el gradual Encuentro con Cristo.

(16) Sabemos por vivencia comprobada que el Espíritu en nosotros unido al Cristo nos abre la Consciencia que nos conduce a identificar nuestra propia Verdad Interior: conocernos, amarnos y saber Gobernar nuestro Ser para que la Ley Intrínseca (llamada ‘Voluntad del Padre) se haga realidad en nuestro hoy temporal, nuestro aquí y ahora. Para alcanzar a Dios no hay tiempo especial o día escogido o años propicios, o edad ideal: cualquier día, toda hora, puede ser buena y apta para saltar a la Vida que no muere. Esencial es COMENZAR el CAMINO.

(17) Entendemos que debemos envejecer y morir: y que el tiempo en la Carne y este Mundo es para alcanzar – por Fe y por Conciencia – el máximo desarrollo de nuestro Espíritu, y transformarnos de personas carnales a- en- Personas Espirituales. Y así asumimos la Ley de Resurrección: sembramos en esta realidad aquello que cosecharemos en la realidad absoluta de la Vida sin Tiempo y sin leyes temporales.

(18) Y estando en este Mundo debemos amar, unirnos, formas familia, tener hijos, trabajar para el sustento…y para esto usamos los talentos y capacidades naturales con las cuales hemos sido agraciados.

(19) No por rechazar el imperio esclavista del dinero ahora viviremos en harapos y a la intemperie. No. Lo vital es ‘tener’ el dinero que requerimos, pero jamás depender de su centro, y menos caer en la ambición y la avaricia, o la especulación que nos perdería y alejaría de nuestra Coherencia de Fe.

(20) Y no por entender que:  la política ha sido convertida en la forma en que el Mundo entreteje las redes que someten y encarcelan a las personas simples, y favorece a los Hombres del Mundo cuyo propósito es ejercer Poder para prevalecer en privilegios por sobre la gran mayoría, entonces dejaremos, por eso, todo el campo del pensamiento y la acción política a los ‘señores del Poder’. No. Porque Cristo nos entrega una base sólida de principios sobre los cuales levantar nuestro pensamiento y hacer, también en este plano: la Libertad, La Justicia, el Amor, la Paz y el rechazo a la guerra y a la violencia, la denuncia en contra de la esclavitud, y el combate frontal en contra de la aberración que abusa de niños y niñas, y el derecho a la vida digna, y el deber del trabajador a tener su salario en dignidad, y nuestra oposición al mercantilismo, etc. Tenemos mucha enseñanza Cristica que nos permite pararnos ante el Mundo Cainita: con una forma política basada en la Coherencia de nuestra Fe que no nos banderiza a partido alguno: porque podemos pensar políticamente y defender principios:  pero nuestro ‘partido’ y nuestra regla fundamental es la Coherencia de Fe sin hipocresía ni apostasía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                          

 

 

Conclusión

Sabemos, porque Humanos Somos, que la inercia de las costumbres, la supuesta seguridad de las tradiciones, la norma establecida, el hacer social según parangones culturales, las necesidades que el Mundo impelen y manejan, y el temor natural al cambio debido al reflejo de defensa que nos alerta de aquello que nos es ‘desconocido’…y por sobre todo la fuerte acción a ejercer control como contraparte del miedo… nos hace esencialmente conservadores, y altamente desconfiados ante transformaciones que podemos considerar necesarias o urgentes pero que, de todos modos, intentamos conducir entre los márgenes y fronteras de ‘lo conocido’.

Justamente por esa condición humana es que cualquier aventura bajo vestes cósmicas, esotéricas o religiosa fundamentalistas ‘nos arranca los pies de la tierra’, y/o nos pone bajo subyugación de otra voluntad- ajena- y nos anula, o culmina generalmente en locura mística o en fanatismo religioso, o en sectarismo cavernario, o en formalismo eclesial, o en aversión traumática a todo lo que nos hable de Dios.

El Camino Espiritual y la Coherencia de Fe es la transformación CONCIENTE de la persona que en su Relación con el Dios Vivo nunca pierde su libertad y su capacidad de opción. Incluso la negación, refutación y hasta renegación del Camino Recorrido y de las Vivencias experimentadas hace parte de la libertad y de la opción. O bien la aceptación mayor y la entrega sin reservas de acuerdo a lo vivido: es la vía en ascenso que conduce al Reino de la Luz. Cada persona es responsable de sus Causas y de sus Efectos. Y cada medida y consecuencia está determinada por el grado de Conciencia -y qué tanto se ha roto la ignorancia –(de) quién ha tomado esta senda para la Revolución de Si Mismo.

Todo aquello se ha probado en estos dos milenios. También la Revolución Cristica ha existido desde Cristo Mismo. Y hoy, en Tiempos de Tribulación, ha llegado la inevitable Hora del Cambio: y ningún Cambio de esta envergadura se hará sin UN SALTO de FE.

Cristo nos propone una vía desde el interior de nosotros mismos, sin dependencias de otros que anulen nuestra propia gobernabilidad. Por lo mismo es que la herencia de Cristo se halla en las antípodas de la religión.

Quienes guían y orientan, ayudan y ejercen mayordomía en el Camino Cristico, no lo hacen desde el egoísmo y la pretensión mundana: sino desde el deber que mandata Cristo, en cuanto nadie que obtenga Luz puede guardarla debajo de un armario. Y es parte del Plan de Cristo que los Hombres se construyan en comunidad y reciprocidad.

A partir del Espíritu que ya nos habita, -y discerniendo nuestra condición Espiritual antes que Carnal-, compenetraremos en nuestra oscuridad para vencerla y dar luz a nuestros subterráneos; y conocer la Luz que Nos Vive para de ésta hacer nuestro carro de impulso a Lo Nuevo y Trascendente que SOMOS.

Cristo nos muestra un Camino de Libertad para alcanzar la Verdad: y eso nunca se alcanzará sino iniciamos el proceso desde Nosotros Mismos. Porque sólo si nos Vencemos a Sí Mismo podremos Conocernos, Amarnos y abrir las compuertas del Reino de Dios.

Y si somos Victoriosos en nuestra Verdad Interior, entonces seremos esa fuerza activa que siembre Luz entre los Hombres: para que muchos y muchas se unan al Cristo de la Victoria, de la Verdad y de la Vida.

 

 

Cristo: la Revolución de la Fe: es un compendio de ideas madres y bases sustanciales, para reforzar la labor y el crecimiento del MOVIMIENTO de FE CRISTICO; y orientar la labor entre los creyentes de los Lideres del Movimiento de Fe, y del Sacerdocio de Cristo en sus Misiones Territoriales, y en la Hermandad de Socorro.

Cumple con el propósito de aclarar al Creyente las fundamentas de la Fe y de la Practica que proponemos. Y coloca los cimientos de Coherencia que todo buen Líder y Sacerdote deben aplicar y vivenciar en Sí Mismo

 

Elaborado por el Sacerdocio bajo la Ley de Cristo (Orden de Melquisedec)

 

 

 

 

 

 

Ediciones El Gran Fundamento

Chile-2018

Portal:   www.elgranfundamento.org

Correo:  fundamento64@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *