La muerte a dos grados de nuestro mundo

Las altas instancias de la ONU han lanzado un llamado casi desesperado a los potentados reunidos bajo la sigla ‘G.20’. Es URGENTE acordar bajar las emisiones de gas y partículas nocivas ahora, pues bajo las condiciones actuales es inevitable que el calentamiento global ascienda de dos grados, y con eso la hecatombe es inevitable, inexorable. No permitir que esos dos grados se instalen… a eso debían llegar los ‘grandes’ en su cumbre.

Culminada la reunión no hubo acuerdo: los dos grados que marcarán el fin del planeta están libres de seguir aumentando su carga de muerte. Principalmente los Estados Unidos hicieron de todo para vetar un acuerdo para salvar nuestras vidas. China e India, junto con los EEUU son los tres focos de mayor contaminación del planeta.

Asumamos: los gobiernos y políticos de esta generación, en los países nominados, y en los grandes bajo la sigla ‘G.20’ han tenido en sus manos impedir que la avaricia y el egoísmo de una economía que es capaz de destruir el propio mundo con tal de lograr riquezas y poder que nunca se llevarán a la muerte y nos conducirá a todos a  la muerte… no han tenido la voluntad de cambiar la situación, y hoy marchamos al aumento de dos grados que convertirá en caos a nuestro hermoso planeta. ¡Qué Dios tenga mucha misericordia con la soberbia del Hombre!

Todo creyente debe Consagrarse; todo Ser de Bien debe pedir a Dios Sabiduría para tener la vista y oído que el Hombre Común no puede adquirir por propio saber. Nadie que tenga consciencia del estado de muerte en el cual nos hallamos puede quedar impávido e inerte: es urgente OPTAR  y colocarse de Cara ante Dios, con humildad, y proponerse: ‘Hacer la Voluntad del Padre en Nosotros’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *