HAY UNA SALIDA VICTORIOSA de la cual puedes hacer parte

-Preguntas que toda persona de Fe debe hacerse-

¿En qué  tiempo estamos viviendo?

Crisis climática que convulsiona al planeta y evidente merma de las fuentes de agua dulce en el mundo; sequías prolongadas, inundaciones y aluviones;  incendios forestales en medio de los veranos más calientes de la historia conocida; aumento de la violencia cotidiana en las ciudades; encono, maltrato y asesinato de mujeres; abuso, abandono y esclavitud de los niños; estrés laboral y precariedad; falta de seguridad ante la delincuencia;  jubilaciones indignas y abusos del mercado; exceso de individualismo y mezquindad en las actitudes sociales; consumismo y arribismo que denigra la calidad moral y la dignidad de las personas; instituciones al desnudo en su corrupción y falacia; la droga y su mercado brutal que mata a miles de personas cada día en el mundo; religiones sin respuestas y parte  inserta en la crisis como parte del problema y no de las soluciones; guerras ‘religiosas y terrorismo; tensión de guerras altamente riesgosas para la humanidad entre las grandes potencias… ES EL TIEMPO DE LA TRIBULACIÓN.

¿Qué necesitamos en Tiempos de Tribulación?

Exactamente todo lo contrario al cuadro antes descrito. Sin embargo, ante el avasallador paso de los hechos que no podemos detener nos sentimos derrotados o bien optamos por ‘mirarnos el ombligo’, es decir: ocuparnos del ‘yo’ en extremo sin importarnos que el planeta se caiga a pedazos y esta generación humana se auto destruya… incluyéndonos y envolviendo en su decadencia a nuestros seres queridos. Tal actitud es inherente a la putrefacción que carcome el resto de dignidad que aún nos queda.

¿Qué hacer?

Tenemos nuestra FE. Pero si convertimos a esa Fe en algo relativo, amorfo, disponible a depositarla ante el mejor postor y usarla cuan moneda de negociación con Dios o ante quién se considere un poder que solucione ‘mis’ temas y ‘mis problemas’, entonces no nos queda nada. Precisamente la FE es aquello que debemos resguardar, potenciar, iluminar y convertirla en Poder para comenzar a combatir la realidad de La Tribulación.

¿Cómo transformar mi fe en la Fe que mueve montañas?

Existe una ley primordial en la Fe: ‘La Pertenencia’. La Fe nos pertenece y es nuestra responsabilidad. La Fe es NUESTRO COMPROMISO y por sobre todo debe ser nuestra COHERENCIA de VIDA. Pero esta Fe nuestra es depositada en algo o alguien Superior que NO es de este Mundo: es ESPIRITUAL y es DIVINO. Y la Fe es el vaso comunicante entre Lo Divino y mi calidad de Persona Humana. Debo entonces identificar con altura y definición MI LAZO de PERTENENCIA con aquella Fuerza Espiritual con la cual me uniré mediante mi Fe y mi Coherencia de Vida.

Cristo: un Camino de Vida que nos conduce a la victoria

Lo Cristico comprende todo lo referente al Valor Moral, Espiritual y Humano que encierra el mandato y la enseñanza de JesúsCristo. Lo Cristico asume a Cristo cuan Divinidad Conductora y esencialmente SALVADORA. Pero no son solamente los Hechos de Jesús aquello que nos Salva y Eleva, sino la calidad divina del Verbo, del Elohim Mayor y Dios que existe desde antes del Mundo y que encarnó en Jesús para cambiar las condiciones provocadas por la Caída de la estirpe de los Adanes que sometió al Hombre al sistema Cainita, y encarceló al Espíritu del Hombre y cerró los Cielo y nos alejó de Dios.

Pero Cristo es el Verbo y el Elohim Mayor y Dios de los Hombres y de los Ángeles, y sus enseñanzas y mandatos nutren, alimentan y hacen crecer nuestra FE; y la unidad con su Divinidad nos engrandece como Personas y nos hace merecedores de recibir Magisterio y Poder provenientes del Espíritu Santo. Y es Cristo y NUESTRA FE enlazada a su Poder y Gobierno aquello que nos abre el Camino al Padre Dios Creador. Cristo es nuestra Salvación, nuestra Redención y único Camino a la Vida real después de esta vida temporal, pasajera, transitoria en la que enfermamos, envejecemos y morimos. Pero con Cristo- nos enseña el apóstol Pablo- pasaremos de ‘cuerpo carnal a Cuerpo Espiritual’ y morir será ‘como pasar por una cortina’. Porque Cristo ha Vencido para imponer la Ley de Resurrección, y para que cada uno de nosotros recojamos los frutos de nuestras obras.

Aprende a COMBATIR y gana tu derecho a ser Guerrero De y En Cristo: el Dios Vivo.

Ante LA TRIBULACIÓN y la maldad TÚ PUEDES SER UN AGENTE del CAMBIO. La Fe es Poder si eliges y optas por Pertenecer a Cristo y seguirle cuan Dios y Gobernante. Y eso requiere saber usar las herramientas y armas de la Fe que Cristo nos ha heredado. Y aquello nos obliga a ser personas COHERENTES con nuestra Fe y LEALES a Cristo en todo. Y si Tú eres un Agente del Cambio, un Combatiente Cristico, un Guerrero o una Guerrera EN Cristo…puedes reunir a otras personas de Fe que buscan salir del torbellino de este Mundo y conformar así Núcleos de Combates Cristicos que con su FE VIVA moverán las montañas y avisarán a todo Ser en búsqueda de respuestas que NO ESTAMOS VENCIDOS;  y que la FE de la CERTEZA y la COHERENCIA de VIDA de quienes asumimos este reto y desafío trascendente es la representación tangible y poderosa del Nuevo Sacerdocio del Cristo Vivo.

¡¡UNETE A LOS CIRCULOS CRISTICOS y comienza tu aprendizaje para ser tú también un Agente del Cambio, y un Digno y una Digna Combatiente de la Fe con Cristo como nuestro Dios y Gobernante!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *