Exhortación de Fe

– RESTAURACION ESPIRITUAL de la FE EN CRISTO-

 

No la obra de Dios es la que se frustra, sino las obras de los Hombres.

No es Cristo quién cae al fallar en la fe: es quién cae de su coherencia de fe aquel-aquella que se aleja de Cristo y reniega de  su enseñanza y herencia.

No hay error o negligencia humana que pueda confundirse con pecado: porque el yerro en el humano es parte de su imperfección, pero el pecado es la voluntad de quebrar la fe desde adentro y encubrir la bazofia interna con mantos de hipocresía y engaños.

Arde el templo de piedra y madera: y lo material que se destruye puede ser reconstruido por el Hombre. Sin embargo, al incinerarse la verdad y la coherencia que destruye la fe- y confunde a los rediles por causa de sus perversos pastores-: ¿cómo hará el-la inocente para salvar su fe y desechar al (lo) malévolo?

Ha llegado la hora de asumir la fe en Cristo en propia persona, bajo responsabilidad personal, y comprometerse con la coherencia y la verdad venciéndose incluso a sí mismo.

Ya no más la fe de redil que obedece a otros Hombres: ahora es el tiempo clave para ascender a la fe comprometida con la propia congruencia y la verdad puesta en acción de vida.

Es la hora de la liberación de todo amarre formal, político y mundano de las religiones, y optar por la religiosidad de la Coherencia de Fe; y elegir vivir en concordancia y congruencia con la doctrina que se proclama. O somos aquello que es nuestra fey somos exactos según declaramos en nuestra fe–  o no somos dignos de decirnos cristianos, Cristicos, seguidores de CristoJesús o parte de  la honesta cristiandad que se construye en Cristo.

Han caído las denominaciones; ya nada significa declararse católico, ortodoxo, cristiano-bíblico o descender a particulares formas de entender la propia iglesia.

El Tiempo de Tribulación por el cual transitamos está desnudando verdades ocultas; y secretos antes nunca sabidos y menos imaginables han mostrado su descarnada realidad; las naciones están desorientadas y los vulgares gobiernan con sus antiguos cánticos de discriminación e injusticia en el vano nombre de la justicia y de  revoluciones que nunca traerán lo nuevo sino lo oscuro de lo más rancio del pasado.

Y el Hombre en su individualismo y egoísmo ya no postula a la comunidad en su sentido más colectivo y solidario, sino que ha tomado la peligrosa vía descendente de la violencia, la confrontación, las guerras y la separación sectaria con su nefasta mentalidad tribal y cavernaria.

En esta hora crucial el planeta avisa su propio dolor y enfermedad, y se alzan voces anunciando que de seguir por la senda autodestructiva al final toda la humanidad será afectada, dañada y posiblemente diezmada. Pese a la evidencia hay quienes desde el poder y la ambición siguen su obra de saturación e intoxicación global.

¿De qué sirve la fe si el Hombre no se compadece de su propia casa? ¿Qué Ser de inteligencia media y sensibilidad minina destrozaría su propio hogar para saciar su enfermizo  ego y codicia? ¿cómo entender la fe mezclada con la indiferencia ante los males que destruyen nuestro propio entorno?

La fe hoy llama a ser vivida en relación con la Vida: y luchar sin medios términos por (para) conservar la vida, y dar a ésta la connotación de paz y de espiritualidad que realmente posee.

Mucho dinero se reúne en horas y en pocos días ante el icono incinerado en una capital central de Europa: una catedral en llamas debiera llamar a reflexión sobre los pecados de las iglesias. Sin embargo, ante la pobreza de millones, de la infancia rota por la guerra y la emigración forzada, no hay fondos que reparen tal azote, ni hay potentados  raspando sus ollas de oro para entregarlos a una justa causa: porque en ésta no hay bulla publicitaria que les resalte cuan magnos filántropos del mundo; ante la miseria de millones de seres vulnerables no hay urgencia, no hay emergencia, no hay sentido común de simple humanidad. Si fundiéramos las riquezas de los palacios y catedrales, y juntáramos el diez por ciento de toda la riqueza extrema en el planeta, y redujésemos la industria de la guerra para invertir en ciencia de paz: tendríamos más que suficiente para eliminar el hambre, dar techo a los refugiados, normalizar la emigración, y dar salud y medicina a quienes la necesitan… y sobraría.

Cristo nos llama a la verdad: y nadie que ponga su fe en Cristo puede negar la evidencia y la realidad.

Cristo nos llama a cuidar la infancia y no hacer mal a los niños y niñas – ‘porque a mí lo hacen’ (dice Cristo)– y cualquier nivel de degradación, de abuso, de maldad y daño a la inocencia es una afrenta a Dios, una abierta negación de Cristo, y una burda y abierta traición a la fe. Nadie que abuse de la puericia y candor de un ser humano en la plenitud de su inocencia puede ser asumido como ‘persona de fe en Dios, en Cristo, y en lo Bueno’: porque el (la)pervertido(a) es un (a) hijo(a) del mal, un ser de maldad, una persona cuya fe está puesta en los infiernos y el pecado.  Y sobre este aspecto vital nadie puede equivocarse: no hay error en el crimen cometido hacia la santidad de la niñez: hay voluntad de hacer mal, hay bajo instinto movido por un alma tenebrosa, hay decisión de negar a Dios y a Cristo en su propio nombre… ¡blasfemia!

La Tribulación seguirá su inexorable marcha: el combate entre Bien y Mal se encuentra en su momento histórico más agudo y frontal. Los (las) tibios(as) y relativos(as) serán usados y utilizados por el Mal, y vomitados por Dios.

Ya no es hora de titubeos y parcialidades sectarias y utilitarias: hoy es el día en que los seres humanos tomamos partido. Estar con el Bien significa luchar por el Bien Común, la Justicia y la Paz, el progreso y la solidaridad…incluso sacrificando lo propio.

Nunca el Bien –en sentido espiritual– ha significado ‘sólo mi propio bienestar’. Siempre el Bien- para lo espiritual y desde la fe – ha sido el Bienestar de todo Ser Humano sin distinciones y sin discriminaciones.

El Bien rechaza y se aleja de toda violencia y de cualquier manifestación de intolerancia y sentido nefasto de posesión (de una persona sobre otra persona). El Bien se opondrá siempre a todo nivel de esclavitud, sujeción y carencia de libertad. El Bien no acepta la injusticia, la expoliación, y la explotación de seres humanos. El Bien cree en el dialogo, en la unidad en la diversidad, en la convivencia de los contrarios y en la unidad en base a causas comunes.

El Bien se rebela ante la pobreza material y se esmera por sacar de la pobreza espiritual a quienes vagan por el oscurantismo. El Bien siempre abrirá el Saber, la información y la educación a todos por igual pues considera que la Libertad está en la posibilidad de Optar: y nadie opta en la ignorancia.

El Bien es cuna y tierra fértil para la salvaguarda del planeta y la armonía en y con la naturaleza.

Las personas de fe somos seres de Bien; y la fe puesta en firme terreno del Bien exige coherencia, congruencia, verdad y transparencia.

Caída la falacia eclesiástica del sistema mundano: tenemos nuestra fe sin tapujos ante nuestro Dios, con el fin de que sea Dios nuestro Juez.

Quemados los símbolos del pasado y superados los poderes de la mentira y de la hipocresía: ahora somos libres de dependencias embaucadoras, y debemos hacernos responsables de nuestra fe: ahora es el momento de los compromisos de fe para poner por obra la verdad que nos vive.

Los Cristicos hemos vivenciado este proceso de liberación desde hace 28 años. Y sabemos que no es fácil vencer las costumbres religiosas que ensucian y enturbian la fe y no  permiten la coherencia que Cristo nos impele desde su Palabra y Enseñanza.

Hemos batallado y no siempre hemos sido victoriosos. Sin embargo, hemos persistido y no hemos dejado de combatir en la fe. Y desde nuestra experiencia básica- y con la humildad que Cristo mandata a Los (Las) – Suyos y Suyas – ponemos al servicio de toda persona cuya fe ha sido depositada en Cristo, (cualquiera sea su denominación u origen eclesiástico, o nunca haya pertenecido a religión alguna), y que necesite la RESTAURACIÓN ESPIRITUAL de la FE EN CRISTO: las jornadas de discernimiento de Fe para Restaurar Espiritualmente nuestra Relación con el Cristo Vivo.

Proponemos:  RETIROS de dos días (14 horas efectivas) /por ejemplo: entrada sábado antes de mediodía- salida domingo después de mediodía (tipo 14-15 hrs.)/ O Jornadas en Retiro de 8 horas: todo con el propósito de compartir ORACIÓN y MEDITACIÓN Cristicas, y recibir con amplitud de mente y buena disponibilidad de corazón la Doctrina del Plan de Salvación que nos abre nuevas avenidas para nuestra fe en el Cristo Vivo.

OFRECEMOS: reuniones y conferencias explicativas para concordar la asistencia programada a los Retiros.

¿Qué pedimos?: que las personas interesadas asistan con disposición de paz, con apertura de mente y buen corazón. Que sean personas con fe definida en Cristo. Que abandonen sus banderas eclesiásticas al momento de asistir (pudiendo recogerla después si así lo quieren, o no hacerlo si así lo deciden, y/o pasar por la propia cavilación y discernimiento libre, personal y espiritual todo cuanto escuchado y vivido) y se dispongan a  participar con Espíritu y con Espiritualidad.

¿Qué queremos?: compartir una vivencia de años que creemos será realmente luminosa para quienes buscan reforzar su lazo de fe con el Cristo Vivo.

¿Quiénes somos? Una Entidad Cristica, carismática, evangelista y con mirada universal que trabaja en Chile desde 1991. Inscrita en el registro legal (desde el 2001) con Personalidad Jurídica Rol n° 00068. Con sacerdocio debidamente reglamentado. Promotores desde el año 2012 del ‘Movimiento de Fe Cristico’ en cuyos Círculos son abiertos a toda persona de fe en Cristo. Con acción Misionera Territorial en  San Fernando; Santiago y zona Metropolitana; Aconcagua; La Serena-Coquimbo; Copiapó-Tierra Amarilla; Iquique; Arica; La Paz (Bolivia); con Acción de Socorro (Hermandad de socorredores y socorredoras) en Santiago, Valparaíso, La Serena-Coquimbo, e Iquique

Interesados-as: asistan a las reuniones y conferencias informativas previas.

Para información y para descarga ‘Manifiesto La Revolución de la Fe’ en: www.elgranfundamento.org

Por este portal se accede a ‘revista oficial del sacerdocio’ y diversos blogs del sacerdocio.

Para reuniones informativas dirigidas (grupos ya constituidos) o solicitar encuentros previos: Correo restauraciondelafeencristo@gmail.com

 

En, Con y Por Cristo, Dios Salvador

Sacerdocio bajo la Ley de Cristo

 

(Entidad Carisma, obra sacerdotal para consagración del creyente)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *