Editorial Nro 9: Este Mundo está cayendo…

apocalipsis

Toda persona sensible, que tenga el propósito de no pasar por  la vida cuan cometa individualista y egoísta, y por ende sienta la necesidad de informarse, ya se habrá dado cuenta que una secuela de calamidades climáticas azotan diversos puntos de nuestro estremecido planeta.  De la misma fuente sabemos del aumento de las confrontaciones bélicas en Afganistán, que se hallan muy lejos de mermar la acción del Talibán. Vemos y comprobamos como, a pesar de cuanto dicho, declarado en altas cumbres de Kioto y otros lares… sigue la matanza y la degradación de nuestra fauna y vida animal; la intoxicación del planeta ¡bien, gracias! ¿Qué hemos aprendido? ¿Cómo es posible que 54 mil familias en Guatemala estén muriendo de hambre en este preciso momento mientras los gobiernos gastan millones y millones en armas y otros fetiches mortales? Es un escándalo que el gobierno argentino desvíe miles de dólares para sostener las  alicaídas arcas del futbol  profesional de ese país mientras existen bolsones de pobreza  cuya población se alimenta en ollas comunes. No nos deja indiferente el hecho que un importante personero del gobierno Obama haya renunciado por presiones ‘influyentes’ debido a que, desde su alto cargo, sostiene que el 11 de Septiembre y los atentados del 2001 fueron una conspiración urdida bajo el gobierno de Busch y en la cual hay involucrados  altos mandos de la CIA y los señores de la guerra, amén de los desesperados clanes del petróleo. Tampoco pasa desapercibida la nota que nos da a conocer un plan de exterminio que Israel habría aplicado en su ofensiva militar en Gaza, y la denuncia de una ONG que declara que al menos 700 personas asesinadas eran civiles desarmados, muchos de ellos mujeres y niños, además de ancianos. Claro está que el ascenso de la escalada en contra de la libertad de expresión en Venezuela no nos deja indiferente, y aún no tomando parte de un bando u otros, en relación a ese particular proceso político, solamente defendemos un principio básico de humanidad: sin información o con una información sesgada los Hombres se tornan violentos en su ignorancia, sectarios en sus opciones y desesperados en sus actos. No es inteligente arrinconar a quién se nos opone: es sabio saber aquello que piensan y hacen, para contrarrestar las ideas en plena libertad. Quién cree en sus ideas, no teme.

Nos intranquiliza la situación de violencia en La Araucanía, en Chile. Años atrás, escrutando el Oráculo de Sabiduría, ya se nos avisaba que ese conflicto de raíces antiguas sería tomado con una ligereza que al final el país deberá lamentar. Hoy vemos que ese pronóstico se está verificando.  Nos sorprende la escaza información y el análisis serio sobre una realidad que nos llega casi  susurrante, quizás si se trata de otro continente, como si los chilenos nada tuviésemos de Araucanos o Mapuches,  y nos deja perplejos la actitud de un señor ministro displicente que en nada contribuye al fin del conflicto: parece un acto de teatro barato cuyo guión lo escribe el mismo pésimo interprete mientras  actúa.

Vamos a insistir, aunque sabemos que este grito, como cientos, son voces en el desierto: la violencia es estúpida, es necia, y es el resultado de la ira que se disfraza de ideología y ‘causa justa’. Todo ser violento es un sujeto por debajo de la condición de Persona. Y cuando la violencia es institucional, y política de Estado, estamos ante el mayor  descalabro humano. A la violencia de unos usureros de antaño, a unos estafadores de otrora, que compraron tierras por botellas de vino, no se puede oponer, ahora, a sus parientes o a quienes en forma posterior compraron legítimamente esos predios, la venganza y la sangre, el incendio y el asedio… en nombre de una justicia que debe prevalecer a la fuerza. Y aún si hubo fraude y abuso en la actualidad, y sus autores usufructúan de tierras y haberes ajenos: ¿dónde está la Justicia, la de los Tribunales,  que debiera  dirimir tales violaciones a lo más elemental de la convivencia y el buen criterio? Porque un Estado Democrático posee en el sentido mismo de su Ser y de su Derecho el mecanismo para corregir las injusticias y reponer el derecho que nos hace a todos iguales ante la ley. Cuando el Estado cae en la pereza y la negligencia, y se enreda en su propia burocracia, y sus dirigentes se ensimisman con el juego del Poder… entonces sucede aquello que hoy vemos. La violencia sí se puede prever, y las causas de conflictos si se pueden cortar en su génesis. No hacerlo, y dejar que pululen las rabias y enfrentamientos, que luego se aplacan con violencia represiva, es síntoma sospechoso que deja muchos interrogantes sobre la real voluntad para establecer La Paz.

Nadie puede engañarse: ni el aniversario de un golpe de Estado, ni otra fecha o pretexto justifica la estupidez de la violencia. Pero lo que debiera ocupar a los intelectuales e ilustres en el parlamento, el gobierno y los sectores de la política nacional, de derecha a izquierda, o viceversa, es analizar en base a la realidad del barrio, de la escuela, de la familia aquello que provoca la apatía, el individualismo y la omisión, que luego se hace cómplice de quienes delinquen y abusan; y cuáles son los factores de frustración que se agolpan en los jóvenes. Sabemos que de proceder en una investigación profunda, responsable e imparcial el diagnóstico sería lapidario para toda la clase dirigente de este país, incluyendo a las iglesias y su influencia sectaria y siempre sesgada. El asunto es muy serio: la raíz moral de Chile, al igual que otros países de América,  está en pleno proceso de putrefacción. Los conductores o transmisores del árbol cultural se hallan en degradación y decadencia. La esencia de la espiritualidad de la gente de este país, como en otros del Continente, se ha disgregado por la mundaneidad, la apariencia, el formalismo, la hipocresía y la defensa corporativa de la propia secta eclesiástica, grande o pequeña. Algo sucede con la información en nuestro país: noticieros televisivos hechos calcados y todos superficiales, banales y siempre resaltando lo malo, al delincuente y el amarillismo que se cree sube la audición. Escasos diarios, y un par que incentivan  el cretinismo y la morbosidad. ¿Casualidad? ¿Azar? ¿Destino?

Sin embargo sí tenemos una gran y buena noticia: en este rincón del planeta carcomido por la formalidad y la apariencia, el egoísmo y el individualismo, hubo un hecho que nos explica que es en esta tierra en donde está acaeciendo una denodada lucha entre el Reino del Bien y el principado tenebroso. Desde esta tierra el Cristo Vivo, el Cristo Dios, El Cristo Victorioso anuncia su Ley y avisa su Venida en Potestad Divina, no cuan hombre, sino en Gloria Santa. Sí. Desde el 21 de Diciembre del año 1991 se ha abierto fuera de los centros del Hombre del Mundo, y de los poderes que someten a los Hombres de buena voluntad, una Dispensación: una intervención directa y en Primera Persona del Cristo Vivo.

Sabemos la locura que esto parece, y es lógico que se nos tilde como ‘otra secta fanática y mesiánica’… Pero nada queremos de todo aquello que apetece la gula del mundano, ni a nadie pretendemos retener: no tenemos iglesias, ni alzamos una religión, ni pretendemos riquezas, y poseemos la revelación de Cristo para aunar a nuestras familias bajo La Consagración y el Sacerdocio; no renunciamos a nuestras profesiones y seguimos trabajando para nuestro sustento. El Cambio, el Salto, es espiritual, y por ser espiritual y provenir desde el interior, y permitir que Cristo Dios Nos Viva, y ya no vivir nosotros para lo del Mundo, es que podemos ‘estar en mundo sin ser del Mundo‘. Se nos ha dado en bendición un Sacerdocio real, portentoso, pero que no nos pertenece, pues es de Cristo y Él nos lo entrega cuan Mayordomía bajo Santa Administración. No, ni secta apartada de la sociedad en contradicción, ni religión inmersa en lo mundano y colocándose cuan intermediaria entre Dios y el Hombre de fe. Nada de aquello, sino: Siembra Espiritual para alzar al Hombre común a la calidad de Hombre Superior, es decir: un Ser en grado de entender y poner por Obra la Voluntad del Padre Dios.

 Pues si Ud. pudiese establecer Su Relación Personal con el Cristo Vivo sabría que no hay verdad en la intermediación eclesiástica y en el pastoreo que usufructúa de la asamblea de los creyentes. Ud. puede ver, escuchar y vivir su Relación con el Cristo Dios por medio de Su Espíritu y bajo Unción del Espíritu Santo. Este es un Camino para todo hombre y mujer de fe.

Cuando escribimos aquello que vemos, no estamos cayendo en el pesimismo y la derrota, sino que exponemos una realidad que verifica y justifica el por qué y el para qué de esta Intervención Dispensadora del Cristo Vivo.  No nos derrota la verdad del Mundo: nos hace fuerte en el combate espiritual, porque somos guerreros espirituales dispuestos a tomar parte de esta gran lucha entre Fuerzas que no son humanas pero que sí están confrontándose en y por el Hombre, sobre el Hombre, en el mundo tangible y por encima de este mundo. No nos aferramos a la esperanza: nos vive la certeza de lo vivido en Nuestra Relación con el Cristo Vivo.

No hay respuestas sociales, ni políticas, ni económicas, y tampoco religiosa-institucional… menos militares. La única respuesta está Viva y Esperando en Cristo, el Dios que se ha acercado al Hombre para anunciar un Cambio vital que está en cierne. Hablamos de Cristo el Dios que es Uno con el Padre Creador. No nos referimos al ‘cristo individual’ que cada uno en su creencia y conveniencia fomenta en su ilusión y necesidad; no hablamos del ‘cristo cósmico’ que otros han inventado para su propio engaño; no se trata del Jesús histórico que hoy algunos reconocen  como ‘un gran hombre’ y ‘el santo que se hizo hijo de Dios’; nos hacemos al Verbo, el Logos, el Dios que encarnó en Jesús y perduró cuan Dios luego de Jesús; no hablamos de la muerte, sino de la Vida que el Cristo Dios rescató para todos nosotros y nos la entrega cuán Gracia. Es decir, no seguimos en la culpa de la sangre, sino que nos redimimos en el Agua Viva de la libertad que Cristo el Dios de los Hombres y Ángeles, el Alfa y La Omega, nos ha dado y nos da cada día. Hablamos del Cristo Vivo, no  aquel que vendrá un día y en tanto las iglesias son su ‘magisterio y representación’: nos referimos al que desde Siempre ha gobernado al Hombre Espiritual, y sí intervendrá y vendrá, pero no que se haya ido, sino que se manifestará cuan Dios que Es para provocar un Cambio, un Salto… y para ese momento crucial nos preparamos.

Hablamos de Paz: la Paz que Cristo Es, y la Paz que solamente de Cristo proviene.  Y es esa Paz la realidad opuesta a este Mundo, la cual ya se haya preparada para descender sobre los Hombres de Buena Voluntad. Hablamos de cosas espirituales que deben ser discernidas en el Espíritu de la Fe.

Que nada nos sorprenda: este Mundo, no el planeta, sino este tipo de Mundo… está decayendo y su fin es inevitable. La Elevación al Nuevo Mundo solamente viene de la Mano del Cristo Dios.

El Director

2 comments for “Editorial Nro 9: Este Mundo está cayendo…

  1. Lidia
    23/09/2009 at 17:26

    Antes de conocer al Cristo que ES, me parecía tan fácil ir al hombre de esta tierra y decirle: «Cristo te llama» y… creía que el hombre iba a ir, lo reconocería en su espíritu, pues ya hace más de 2.000 años está su palabra (lo que queda) instigando nuestro espíritu; pero el espíritu del hombre está muy ligado al poder, dinero, lujuria, los deseos, que no deja lugar para que viva el espíritu que le «da vida». ¡Qué pena de sus vidas!, los llamo a todos a tomar conciencia, primero qué hacen con su propia vida y de quienes les rodean, y… ¿cómo se preparan para «la otra vida»?
    Me duelo en el dolor de Mi Señor, pero también me fortalezco en el Espíritu perteneciendo a este Camino que nos conducirá al Padre…

  2. Marisol Olivares F.
    29/09/2009 at 12:57

    Solo viviendo en espíritu al Cristo Victorioso, que fué, que es y que será Victorioso Siempre, podemos comprender estas palabras nacidas y venidas desde el Espíritu.
    Gracias una vez más por elevar nuestra conciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *