Editorial Nro 6: Quien esté libre… que lance la primera piedra

Una editorial fija la línea general del medio, de esta Revista digital, en este caso,  y no puede convertirse en ‘la columna del director’; sin embargo, esta vez debemos comenzar por un episodio que toca al director de ‘El Gran Fundamento’. El día 18 de Mayo este Sacerdote fue detenido por la Policía de Investigaciones en el Aeropuerto de Santiago debido a una vieja orden judicial de l987, relacionada con el atentado en contra del entonces Presidente militar, don Augusto Pinochet. Al día siguiente el Sr. Solís, Ministro de la Corte de San Miguel, decretó libertad incondicional por falta de mérito. Para mayores detalles ver www.soyandariego.wordpress.com

Todos quienes actualmente somos Consagrados bajo la Ley de JesúsCristo tenemos, como cualquier ser humano, un pasado que en su día, en preparación para recibir el Sello Bautismal, pusimos ante Dios y su Juicio, y  lo declaramos ante el Cristo Vivo para recibir el Perdón, perdonando, y para Arrepentirnos y ser perdonados.

Desde el día de nuestro Sello Bautismal, que nos liga estrechamente al Cristo Vivo, y no a un poder de Hombres, hemos Nacido de Nuevo por Agua y por Fuego: por Agua porque hemos entregado ante Dios la vieja vida y las ataduras del Alma oscura que nos hacían personas aberrantes; y por Fuego porque estuvimos dispuesto a recibir Espíritu Santo, y hemos declarado ante Dios nuestro propósito de ser transformados por y en  Espíritu.

Aquello que una persona vive sin Sello de Pertenencia al Dios Vivo, es la vida muerta que  ilusiona y extravía; y no estando sujeto a Pacto o Convenio con Dios, puede el Hombre creer en lo que quiera y hacer según su instintos, ideas, moda, o voluntad ligada a las cosas del Mundo. Pero una vez que dicha persona se liga al Dios Que ES y abandona la quimera de la ‘libertad mundana’ para hallar la vía hacia La Voluntad del Padre, nada de aquello que fue en la oscuridad y la ignorancia  puede serle  imputado en su nueva condición de Consagrado. Porque lo que fue e hizo murió cuando su cuerpo fue sepultado en Agua, y por Sello de Espíritu Santo fue declarado ‘Hijo de Dios’ en la Vida Real… aquella que tiene a Dios por Verdad.

Aceptamos, bajo el Sello Bautismal, la Ley de JesúsCristo, y nos proponemos acatar sus valores morales, colocándolos en práctica en todo el arco y profundidad de nuestra vida. La Paz es un valor Cristico que debemos vivir los Consagrados, y eso significa un rechazo hondo e indiscutible a la violencia, desde la más sutil y manipulativa, hasta la más salvaje y abyecta. La Ley emanada del Cristo Vivo nos llama a no participar ni compartir con el mundo de las armas, de las altas finanzas y de la política partidaria. La misma Ley rechaza todo tipo de injusticia, de explotación, de tortura, de fraude… llamándonos a practicar la justicia y La Paz en toda labor y tarea.

Pudimos ser esclavos de los eventos de la historia, y en nuestra libertad de muerte abrazar causas violentas en contra de otros modos violentos de ejercer poder: pero saliendo de ese laberinto que se alimenta a sí mismo de oprobio y odiosidades, una vez que la altura de los años nos permiten una visión que antes no podíamos obtener, el buen Hombre, la persona inteligente, mal podría continuar sosteniendo  su miope mirada de los acontecimientos, y es natural, loable, que revise su propio rol y posición, y tenga entonces una resolución crítica que le impulse a no caer en lo pasado y lo postule a nuevas vías de desarrollo y formas. Eso es sabio. Lo contrario es necedad: es la obcecación nefasta y soberbia que añora la sangre en sus manos y el estallido de la bomba en la calle, la tensión permanente y la restricción de los derechos cuan modo de imponer un sistema, o el terror como manera de contrarrestar al terror.

La Consagración nos eleva lejos de esta sutil línea, en la cual ambas partes aún conviven muy de cerca y cada cierto tiempo se confunden y suelen caer en lo obsoleto: nos ubica en el plano de La Paz en forma radical, definitiva y sin medias tintas.

Pocos días después del episodio al que hacemos referencia, se conoce el caso del supuesto autor de los disparos en contra del cantante Víctor Jara. Cuando este asesinato deleznable ocurrió, 1973,   el ahora imputado tenía entre 18 y 19 años, y era un simple conscripto recibiendo órdenes de un oficial que a su vez había recibido órdenes de alguien que a su vez obedecía un mandato superior. Pero abstrayéndose de todo contexto, tanto histórico como personal, se levanta hoy una polvareda en torno a la hebra más débil, queriendo llegar por esta víctima hasta el primero que dio la orden de matar. 36 años han pasado. Y es nuestra convicción que toda justicia basada en la retaliación y la venganza es una pantomima y no es justicia… Y esto lo decimos basados en nuestra convicción de Paz, siguiendo las Enseñanzas de Nuestro Maestro y Señor, JesúsCristo, y aplicando a esta realidad aquello que La Sabiduría nos indica,  y orienta.

También en estos días se desprende ante nuestros ojos de ciudadanos una lamentable polémica en torno a ciertas comparaciones que la Señora Presidenta de Chile realizó sobre episodios propios de su detención, después del golpe de Estado, en relación a la vivencia de la niña judía,  Ana Frank. Tanto ese extraño e incomprensible, e innecesario, parangón, como la respuesta del Sr. Larraín, presidente de uno de los partidos de oposición,  nos condujeron a esos corroídos pasadizos,  lúgubres y malolientes, del pasado más oscuro de nuestra historia, y de la cual TODOS somos responsables, y  removieron los rincones de viejos chupasangres que se deleitan con estas cosas que de nada sirven, a ningún lado conducen y solamente nos hunden en el pantano que ya debimos dejar atrás hace muchos años.

Y casi como una sincronía movida por una mano superior que nos quiere mostrar un mensaje: un muchacho anarquista vuela en pedazos por la bomba que transportaba en su mochila, y que tenía por objetivo la Escuela de Gendarmes. Debido a este sangriento episodio los medios exponen una realidad  que la mayoría de la gente, quizás muy ocupada con su pequeño vivir diario, no conoce, y constituye un asunto que no se haya entre sus temas de interés.  Hay un no despreciable porcentaje de jóvenes que sobreviven bajo una sub-cultura contestataria, y que han ido confluyendo en estamentos anárquicos violentos. No es un fenómeno  de raíz nacional, es un efecto que ya es ampliamente conocido en España, por ejemplo, pero  sí hay causas en nuestra sociedad que empujan a que no pocos jóvenes acojan la violencia como modo de respuesta a la crisis que siempre nace en la familia y luego se amplía bajo un sistema educacional  atrasado, tardío y por mucho obsoleto, y se justifica ante un cuadro político amañado, poco participativo, caduco e hipócrita. Es decir, TODOS somos parte de la causa que conlleva a la violencia juvenil.  También la escaza respuesta de las iglesias e instituciones religiosas ayuda a que los jóvenes no se sientan llamados por vías diversas que rechacen la violencia. En nuestra experiencia hemos comprobado que una vez que la persona, y los jóvenes,  obtiene herramientas espirituales que pueden y debe aprender a manejar por sí mismo, como la Meditación, La Oración, El Discernimiento, se produce un salto personal que abre nuevas  ideas y cambia la visión de la realidad social, del entorno y de la propia vida. También hemos verificado que todo Ser, joven o no, que se apega a sus demonios y formas de concebir la realidad creará resistencia a los modos espirituales, y finalmente los abandonará. Pero es comprobado que una vez que la persona vive a Dios en forma tangible en su vida, el cambio inicia su marcha inexorable. Y es esta constatación aquella que nos induce a asegurar que:  sí existe una salida, y sí es posible abrir la transformación en el Hombre; nadie que esté enceguecido en el Mundo es del todo ‘culpable’, sino que victima de la ignorancia, incluso ilustre; y de verdad la mutación nunca será por masividad, por asamblea, por pertenencia a institucionalidad religiosa, sino que por Pertenencia al Cristo que sí Cambia y Transforma, por Opción Personal, por Disciplina Espiritual, por Fe puesta en Acción… Por SABIDURÍA.

Todos fuimos haciéndonos al pecado en la medida que caminábamos y optábamos. Nadie está libre de tirar piedras y enjuiciar, sino que debe ver la propia viga en su ojo, y no creer que una opción de profesión, de buen hacer en el Mundo, liberará al Hombre de errores y aberraciones, pues los mayores pesos y pesares siempre se hallan en el interior de la persona. Y del pecado nos desatamos Consagrándonos en Cristo, sabiendo que ‘pecado’ es una mancha interior que nos aleja de Dios, y desde la Salvación de Cristo no es mácula perenne, ni predominio incontrarrestable, sino condición de la ignorancia de Dios. Porque desde Cristo nadie nace en el pecado, sino que en nuestro andar nos hacemos al pecado, mas, Cristo Dios es superior al pecado y es redención para alcanzar la Voluntad del Padre.

También nosotros fuimos del Mundo y arrastrábamos cadáveres y roperos con apegos, y creímos en causas del Mundo, justificamos lo injustificable y participamos en los yerros que son hoy parte de nuestra historia: pero hemos sido alzados y tomados por el Cristo Victorioso, y fuimos conducidos hacia Él de la mano de La Sabiduría y sus instrumentos; y desde esta vivencia damos testimonio a quienes vagan por aquellos laberintos que también, y tan bien, conocimos: hay una salida, es personal, requiere un primer esfuerzo, pero de verdad cambiará tu vida… ¿Quieres entrar bajo el umbral de esta Consagración?

El Director

 

Conformar los Círculos Crísticos

  • 1) La propuesta es simple: toda persona que se sienta llamada por los principios Crísticos, y concuerde con los contenidos expresados en esta revista, y quiera participar en Oraciones, Estudios y Enseñanza, además de otras iniciativas, puede integrarse enviando su nombre y país en un e-mail, que funcionará como medio de contacto.
  • 2) Los miembros de un mismo país serán puestos en contacto entre ellos, en modo que propongan temas concernientes a su realidad, y concuerden Jornadas de Oración por situaciones concretas en cada nación.
  • 3) A cada postulante se le enviará un ‘Protocolo de Rectitud’ que nos permitirá funcionar entre los límites del respeto y con altura.
  • 4) Desde la revista El gran Fundamento se activará un núcleo de Sacerdotes y/o Consagrados que harán la función de Coordinadores de los Círculos Crísticos.

Los detalles de funciones y modos de trabajo se harían llegar una vez constituido el Círculo, el cual se activa con un mínimo de Tres Personas.

¡No temas! Si Dios está con nosotros… ¿quién podrá en contra de nosotros?

Contacto directo:  ichingandree@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *