Editorial 24

Edidion Enero/ Febrero 2011

BALANCES

Todo fin de año está cargado de balances: los financieros y bancarios, necesarios para reflejar la situación del patrimonio de cada entidad; los estadísticos que dan cuenta de la productividad o cumplimiento de metas; los  personales; los familiares; los temas de país; etc., todos ellos de cualquier rubro o naturaleza, destinados a la próxima toma de decisiones: ¿qué hacer?, ¿dónde mejorar?, ¿cómo invertir?

Si hoy viniera Cristo e hiciera un Balance de nuestro sistema y de los sucesos cuya responsabilidad son del Hombre ¿qué resultados tendríamos?, ¿vería en el Hombre la intención, el interés, la preocupación por mejorar verdaderamente, por dejar soberbia y egoísmo en aras de una cercanía a Su Voluntad? Los hechos hablan por sí solos… ¿Hay en el Hombre una disposición a la verdad, a la humildad para corregirse y dejarse conducir por lo divino, y no atribuirse potestades que no tiene y que Dios no le ha entregado? Las crisis moral y religiosa que hoy está ante nuestros ojos ya responden por sí mismas.

En lo personal siempre es necesario y constructivo hacer un balance. Es un medio eficaz para que la persona pueda constatar en aquellas áreas de su comportamiento y quehacer sus progresos o deficiencias, de lo pendiente o de lo que simplemente no se pudo concretar. El Ser espiritual tiene la práctica de examinarse permanentemente frente a Cristo con honestidad y verdad, para verificar errores y obtener la pureza que se requiere para ser un vaso receptivo de la Voluntad de Dios. Y si se concluye que se ha fallado, lo vital es comprometerse a superar y combatir de la mano de Cristo en la prueba… siempre arrepintiéndonos en la conciencia de dichos errores, reflexionando sobre las causas que nos llevaron a eso, para no repetir conductas y pidiendo perdón por nuestras incomprensiones y porfías. Así en lo individual y también en lo colectivo.

Compartimos en esta Edición una esencia de nuestro balance y le invitamos sinceramente a ponerse de frente a Cristo, de acuerdo a lo que usted es, lo que piensa, siente y hace, y proyectar así su cosecha en la nueva vida, porque el fruto que se recogerá será de acuerdo a lo que hayamos sembrado en esta vida, como ya lo anticipó nuestro Dios.

“Amado CristoJehová, Dios de la Victoria, de la Resurrección y de la Gracia. Al finalizar este año te damos gracias por cumplir un año más a tu servicio, por habernos permitido crecer espiritualmente y tener un Sacerdocio dispuesto, abnegado, que confía en Tus Planes y formas de hacer las cosas, que no siempre son comprendidas por el Hombre común, pero que nosotros entendemos porque te conocemos cuan Dios que eres, porque no eres un invento a nuestras necesidades emocionales o pasajeras, sino un Dios Vivo que se manifiesta y nos habla de mil maneras. Hemos crecido en fuerzas y medios, todo destinado a la gran Misión encomendada: “Difundir la Tercera Dispensación para el advenimiento del Milenio de Paz”. Se han consolidado los Cuerpos Sacerdotales, se han abierto y establecido las Misiones de Arica y La Paz (Bolivia), se preparan nuevas misiones dentro y fuera del país, las Cooperativas de sustento se han enriquecido de experiencia y nuevas ideas surgen para expandir nuestros servicios, hemos recibido Altos llamados y nos has honrado con Tierra Bendita.


Hemos tomado el peso de los hechos que inevitablemente se nos vienen y nos ocupan de sobre manera, por eso oramos con fuerza y fe: Ayúdanos Señor a remecer con la voz de nuestros espíritus a todos quienes son indiferentes e indolentes ante lo que pasa hoy en el mundo, justificando que siempre han habido terremotos o grandes manifestaciones de la fuerza de la naturaleza; a los que argumentan que las guerras siempre han existido y los miles de muertos son un número más en las estadísticas. Pero estamos conscientes Señor que hoy por los avances tecnológicos que Tú cuan Dios has propiciado TODO Y TODOS PODEMOS VER Y SABER LO QUE ESTÁ PASANDO A NUESTRO LADO Y A MILES DE KILÓMETROS. Sabemos que la siembra en este mundo que no es de Luz, es difícil, porque siendo territorio enemigo, este sopla en los oídos de los Hombres mentiras y conformidad, y así muchos dicen que si en el 2012 hay un cataclismo… de igual forma morirán.

Que Tu Mano Justa Señor destape los oídos de los sordos, para que escuchen Tu Voz que sentencia que este Tiempo se acaba y todos debemos prepararnos, porque para Ti YA NO BASTA CON CREER, y nos dices que ES NECESARIO CONSAGRARNOS. Gracias por lo que nos avisas con tanta antelación, gracias por tus promesas, las que nos mantienen en pie, fuertes y entregados, porque sabemos que hacemos parte de un Plan Maravilloso, que trasciende esta vida y esta Tierra, porque Tu Reino no es de este mundo, y para eso nos has llamado para hacer parte de tu Casa y brindarnos el escudo que protege y la espada que divide… No descansaremos hasta recoger a todos los que Tú llames y hagan parte del Plan del Padre… más, por tu Justicia y Amor, sabemos que todos quienes se consagren serán recibidos como dignos hijos de Tú Casa”.


Sacerdocio Consagrado Bajo la Ley de JesúsCristo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *