Declaración de Fe del Sacerdocio bajo La Ley de JesúsCristo

Declaración de Fe del Sacerdocio bajo la Ley de JesúsCristo

 

1.- Creemos y vivimos la Fe en Dios Padre, Creador y Luz Eterna de Vida; en JesúsCristo, Dios Salvador y único Camino al Padre; en el Espíritu Santo, Magisterio de Sabiduría y de Revelación.

 

2.- Por Fe y por Sabiduría del Espíritu Santo, sabemos, creemos y enseñamos, y hacemos nuestro el Plan de Salvación del Reino de Dios, a saber:

a) Que los Elohím vinieron a la Tierra cuando ésta era un mundo telestial, y los seres que la habitaban eran criaturas urdidas por los demonios, entre éstos, un tipo de hombre inferior.

b) Que los núcleos Adámicos (Cuatro) fueron colocados en franjas celestiales abiertas en este mundo, llamadas «Paraíso», «Jardín» o «Edén» para habitar, elevar y transformar lo bajo y oscuro, en Creación armoniosa con el Plan de Creación del Padre Dios.

c) Que los Adanes vieron que las mujeres de los hombres eran bellas y se unieron a ellas, y ante esta Caída, también las Evas indujeron a los Adanes que no fueron con las mujeres oscuras, para unirse y ser Mortales, Trasgrediendo de esta forma la condición original; y desde estas uniones las franjas celestiales fueron cerradas, y los hijos de Elohím se convirtieron en mortales, y tuvieron conocimiento del Bien y del Mal. Y la descendencia de varones Adanes Caídos y mujeres terrenales, al igual que la descendencia de la unión entre Evas y Adanes trasgresores, fueron divididos en dos estirpes: una de Caín y otra de Abel.

d) Que la predominancia de la estirpe de Caín, en guerra de exterminio contra la estirpe de Abel, dio inicio al dominio del ser humano «caído» y de Alma perversa, con Espíritu encarcelado y subyugado bajo dominio de Lo Oscuro.

 e) Que todos los Adanes tenían Espíritu de Dios viviendo en ellos, y poseían un tipo de Alma completamente sumisa al Fuego del Espíritu, divinizada, pura; y adquirieron de este mundo la posibilidad de dividir ambas sustancias: a esto se llamó «razón» y «sentido». Esta sustancia, el Alma, en su expresión oscura, gobernaba a los hombres urdidos por los demonios: un Alma gobernante, instigadora del Deseo, madre del «conocimiento»: era todo lo espiritual que poseían los seres urdidos por los demonios. Por ende, el Alma, siendo «sustancia espiritual» tiene dos matrices: la oscura y espíritu de demonios, y la de Luz, que está bajo el Gobierno del Espíritu.

f) Que la «Caída» inicia su «Tiempo» o «Generación» con la pérdida del Gobierno del Espíritu de Dios y el dominio del Alma Oscura: El Gobierno del Alma de los Deseos. Esta Generación: con Espíritu encarcelado y Alma de Deseos en pleno Gobierno, constituye la estirpe inferior, o «Caída», también identificada como «Hijos de Caín». Paralelamente, la «Trasgresión» inicia su «Tiempo» o «Generación de Abel» al unísono: el pleno Gobierno del Espíritu de Dios viene desplazado para colocarse en paridad con el Alma, que no siendo el Alma oscura de los demonios, igualmente provocó la división del Hombre entre «razón» y Fe; entre «conocimiento» y Sabiduría; entre los Sentidos ligados a lo terreno, y los llamados del Espíritu Original. De esta manera, todos los Hombres, caídos y trasgresores, no sólo quedan en grado de discernir Bien y Mal, sino, esencialmente, viven y mueren sujetos a la lucha entre Dos Fuerzas, debiendo optar por el Gobierno de una y el sometimiento de la otra: evento que trasgredió el Plan Original de los Elohím, y conllevó al encarcelamiento de la Luz de Dios en el Hombre, y favoreció el avance de la oscuridad de las Tinieblas. En el caso de la Estirpe de Caín el Alma Oscura no tenía oposición, pues la Luz yacía encarcelada y sometida; en la estirpe de Abel la lucha entre dos opciones era tangible, siendo el Alma susceptible de recibir las influencias que reinaban en el Mundo bajo el principado luciférico, y por lo mismo, la Estirpe de Abel disminuía, mientras los Hijos de Caín avanzaban y crecían.

g) Que el exterminio sistemático de la estirpe de Abel – (y la separación de las Evas, lejos de la predominancia de la estirpe de Caín, cuyas mujeres oscuras fueron sus esposas y concubinas, madres de la raza humana predominante) – conllevó a que el Reino instaurara el «Plan de Salvación» en dos dimensiones: una para vencer las Potestades Tenebrosas en sus propios predios de Poder (Abismos y Muerte) y Restaurar la inducción de la Luz en todo Hombre; y otro para Rescatar a los santos que al morir ‘dormían el sueño de la espera’, alzarlos a los Cielos y hacerlos partícipes del Plan de Dios.

 

3.- Por Revelación y Sabiduría del Magisterio del Espíritu Santo, creemos y profesamos la Verdad que Dios nos muestra, a saber:

a) Que las Evas no provocaron la caída del hombre adámico, sino que fue el principado tenebroso por medio de la estirpe de Liliht, mujeres de este mundo, sacerdotes del Mal, cuya cabeza era llamada Zohar o Zoe, quienes tentaron a la mayoría de Adanes con la vanidad del «saber» y la lujuria;

b) Que ante este hecho, las Evas se unieron a los Adanes no caídos, y «trasgredieron» la ordenanza de Dios, y así todos se hicieron Mortales.

c) Desde la «Caída» las criaturas nacidas de la unión entre adanes y mujeres de este mundo (Cainita) tenían, desde su engendro, la mácula del pecado: el Gobierno del Alma Oscura, y por dios tenían al demonio. Éstos, al morir o eran tomados por los infiernos o entraban en Los Abismos para retornar con la misma deuda a la Carne;

d) Desde la «Trasgresión» la estirpe nacida de unión de mujeres y hombres Adámicos, (de Abel) nacía dividida: por un lado Los Sentidos tendían a unirse a la Estirpe Cainita y el Espíritu inducía a la búsqueda de la Luz perdida, debiendo optar así, bajo condiciones que el Mundo estaba bajo el Principado Oscuro y los Cielos yacían cerrados, y la muerte estaba en manos de Lucifer… soportando condiciones opuestas… por mantenerse leales a Dios. En condiciones adversas morirían sin entrar a Los Cielos, sino que dormirían el sueño de los santos en espera de ser Liberados por el Verbo Dios.

 

4.- Sabemos y creemos que El Mundo era, antes de Cristo en Jesús, un «principado de Belcebú»:

a) la muerte estaba en manos de los infiernos;

b) los Cielos yacían cerrados;

c) los Abismos estaban abiertos;

d) el Alma, cuan sustancia menor, predominaba en los seres (en unos era el Gobierno de los Deseos y el «conocimiento», en otros era la contradicción y la lucha de contrarios que debían resolver, en medio de una realidad alejada de Dios y predominada por el Mal) y el Espíritu Original estaba encarcelado, en todos ellos: en unos dormido y acallado, muerto; en otros, conviviendo en lucha de contrarios, sumido por la cárcel de hallarse en un mundo bajo gobierno infernal;

e) y al morir el cuerpo del Hombre las Almas Oscuras eran tomadas por los infiernos, o caían por los Abismos para retornar a la Carne con la misma deuda y los mismos deudores, mas, los santos, aquellos que siendo «trasgresores» no habían renunciado al Espíritu de Luz, y no habían caído en la tentación de la Caída: no eran tomados por los infiernos, ni caían en los Abismos: dormían el sueño de los santos en espera de la Resurrección del Dios Salvador.

 

5.- Estamos ciertos en la Fe, y creemos que Cristo Dios es el Dios de los Hombres y de los Ángeles, y es el Único Dios Manifiesto: a) que habló a los Padres Adámicos; b) que elevó a Enoc, y otros imperios de Paz que los Adanes leales lograron instaurar en medio del acoso del Mal; c) el mismo que habló a Abrahán y a otros patriarcas Adámicos; d) el mismo que habló a Noé y a otros como él para salvarlos de la purificación del diluvio; e) el mismo que habló y guió a Moisés y a otros como él que instauraron la Ley de Dios entre los Hombre caídos. f) Cristo, el Verbo, Creador junto al Padre, ha sido y es el Dios que ha guiado y gobernado, desde El Principio, toda criatura con Espíritu de Luz; g) Cristo es Dios, como el Padre es Dios, y lo que es engendrado por Dios Padre es Uno con Él, y es Él.; h) Cristo es Jehová, Yahvé, y es el Dios que habla y razona con los Sabios y Santos de todo el Orbe, en todo tiempo y espacio. i) Es el Alfa y la Omega.

 

6.- Creemos firmemente en que vino Cristo, el Verbo, Dios Uno con El Padre, a este mundo, y se hizo Hombre por embrión perfecto, de Adán Original, colocado por los Elohím en el cuerpo de una Eva, María: Apartada por Mano de Dios Padre. JesúsCristo es Dios Encarnado.

Por lo tanto asumimos que La Salvación está en directa relación con los Hechos de la Caída. Que siendo JesúsCristo Dios Encarnado, la Salvación que Él trae a los Hombres no puede subyacer en las torturas, martirio y muerte física de Jesús en la cruz. Esa doctrina es instigación oscura, y es base de apostasía. Y creemos que la creencia en Jesús, el Hombre: el hombre profeta, el hombre santo, el maestro humano o el mesías político… que omite y niega la condición y calidad divina del Verbo encarnado, es apostasía.

 

7.- Creemos fervientemente en que JesúsCristo, Dios Encarnado, el Verbo en la Tierra, el Padre en Él… Supremo de los Elohím: Profeta, Santo, Maestro y Mesías porque Dios, y no porque Hombre, mas, Dios Salvador por sobre todo… entró, en los Tres Días, a la muerte en donde Lucifer era el Príncipe Gobernante:

a) arrebató de sus garras las Llaves de la muerte y

b) expulsó los infiernos de la potestad sobre el designio de los Hombres;

c) tomando para sí, y las Legiones Angelicales, el dominio de la muerte y la justicia sobre la vida de los Hombres;

d) con su Autoridad cerró los Abismos,

e) eliminando la Ley de Retorno Permanente;

f) siendo Dios, abrió Los Cielos y

g) abrió las muchas instancias del Padre para que los Hombres las habiten según sus siembras;

h) despertó a los Santos que dormían en espera de la Resurrección,

i) y los elevó a Su Derecha;

j) instauró un Orden Celestial bajo su Gobierno por encima del mundo Material y Temporal;

k) cambió el eje terráqueo en un temblor, para que el centro de la Roca Fundamental sobre la cual se ha formado y sostiene este mundo estuviese en armonía y coordinación con los Mundos de Paz y los Poderes Celestiales (parte fundamental para la preparación de su Segunda Venida).

 

8- Es corazón de nuestra Fe, y creemos plenamente, que estos Hechos los realizó Cristo-Dios en los Tres Días de su paso por la muerte y los infiernos:

a) al tercer día tomó la vida y regresó para presentarse a los suyos y también ante sus «otras ovejas«,

b) que siendo Núcleos Adámicos, eran de la estirpe de Israel, conocidas como las «tribus pérdidas», y a los otros núcleos adámicos no-israelitas;

c) y por cuarenta días estuvo Cristo restaurando el Orden de Salvación entre todos los Núcleos Adámicos de la Tierra;

d) Cristo Dios al retornar a su lugar Unido al Padre: concede el Espíritu de Sabiduría, Revelación y Purificación; el Magisterio de Dios y Autoridad de Poderes, el Espíritu Santo, y descendió éste sobre la Fe de los Hombres, y actúa desde ese día por medio del Espíritu que habita en el Ser,

e) en modo que los Hombres no sean engañados por el soberbio conocimiento del Gran Mentiroso,

f) y en las cosas de Dios los Hombres de Fe tengan Discernimiento Espiritual y sean libres de la tentación que los induce «al saber humano» y subjetivo sobre la Verdad de Dios.

 

9.- Creemos y Trabajamos bajo la Fe de que La Segunda Venida del Cristo Vivo no será como «hombre» sino que en su Potestad Celestial:

a) siendo Dios no ha encarnado sino en Jesús;

b) después de Cristo en Jesús no hubo, no hay mesías ni cristos encarnados que sean del Reino… sino del Manipulador que reina en la confusión y el engaño.

 

10.- Constatamos que desde el Hecho de Cristo, en los Tres Días, y los Actos de Gracia emanados del Plan del Padre… Hasta la Segunda Venida de Cristo, ya no como hombre sino que en Potestad Celestial, Tangible y Portentosa… ha corrido sangre, confusión, sectarismo, guerras, hogueras, libros e inventos escritos, dogmas, reinados, estados religiosos, teorías, tiranías, reformas eclesiásticas, luchas en nombre de las religiones… y también algunos santos conocidos, y muchos no reconocidos, y muchos más aún desconocidos. Pero creemos que en todo este Tiempo de Transición y Amnistía, bajo esta Generación del Meridiano de los Tiempos, el Reino de Dios ha levantado, lejos de los ojos del mundo y sus centros de poder, el germen de su Mundo Venidero, la Generación de Paz: Santos y Sabios que gobernarán, no cuan gobierno mundano, sino cuan Legisladores de Sabiduría, durante el Milenio de Paz que está en cierne. Y en ese Plan, lejos del alcance de los centros mundanos, Dios ha hecho descender la Dispensación de las Vísperas del Advenimiento del Milenio de Paz cuya misión es Consagrar creyentes para conformar los Núcleos de Hombres que serán ‘Apartados’ por Mano de Cristo Dios en su Venida próxima.

 

11.- Por todo lo declarado, creemos que no hay Fe en la simple creencia cultural, o en la buena intención del Hombre; hoy, la Fe requiere Consagrarse a los objetivos del Plan de Dios, a saber: el Advenimiento del Milenio de Paz, La Segunda Venida de Cristo.

Es ésta nuestra Doctrina de Fe: estamos aquí para cumplir con estos legados; ésta es la única misión real que se nos pide: ser Agente del Reino Vivo para Preparar la Senda a Nuestro Señor y Dios, JesúsCristo.

Y por lo mismo la columna vertebral de la Doctrina de Fe que nos da consistencia se basa en:

a) la Salvación real en los Tres Días, y los Hechos de Cristo,

b) La Consagración cuan Acto de Fe,

c) la trascendencia que solamente puede alcanzarse al Sellar Pertenencia con El Padre,

d) la preparación transformadora que nos permita convertirnos en Agentes del Plan de Dios, cuya misión inmediata es avisar, preparar y enderezar los Caminos del CristoDios que está por Venir para inaugurar el Milenio de Paz.

 

12.- Este Sacerdocio, el cual pertenece al Cristo Vivo y no conforma institucionalidad para cosas del mundo, nos alista y eleva cuan Agentes del Reino Vivo, cuyo Templo no es un edificado, sino aquel que Cristo alzó en los Tres Días. Y es labor central de esta Consagración: avisar, declarar, enseñar y preparar al creyente para la inminente Venida del Día en que el Cielo se tornará rojo, y la Tierra temblará, y la Tribulación reinará, y desde la nube descenderá la Potestad del Cristo Juez, Gobernante y Dios. Esta Doctrina de Fe, por ende, nos insta a no alzar otras o nuevas iglesias, ni convertir la Consagración en una religión del mundo: somos llamados a servir al Reino Vivo de Dios, y trabajar por los Hechos que Dios está implementando y que aplicará, para que Cristo descienda y el Milenio de Paz sea tan tangible como palpable, cuan JesúsCristo lo Es.

Es parte vital de nuestra Doctrina de Fe no discriminar ni juzgar los cultos y mayordomías que otros creyentes se han dado. Se nos ha instruido para respetar a los creyentes que ya se encuentran bajo alguna mayordomía, y aunar a los creyentes que carecen de ésta. No es nuestra tarea convencer incrédulos: es nuestra misión congregar Consagrados bajo la Ley de JesúsCristo.

 

 

 

13.- Concebimos el Anti-Cristo como una fuerte influencia que ha conducido a la peste de La Apostasía, y la Negación. Y sí creemos que hoy está predominando en el mundo, como lo ha hecho durante siglos. Como también sabemos que esta influencia, en su día, será una persona malévola que intentará imponer su tiranía mundial, mas, que ya lo ha hecho, en parte, y que su espíritu ejerce una fuerte presión sobre las autoridades religiosas y políticas del planeta. Y es nuestra convicción más sólida aquella que anunciara el Apóstol Pablo: que los combates se liberan entre «reinados» fuera de este mundo, entre Fuerzas espirituales – y cósmicas- que los Hombres comunes no perciben, pero que sí manejan Tiempo y Condición del Hombre. Por esto toda Doctrina de Fe debe ser un Camino de Fe: para que cese el concepto (y la práctica) deformante y apóstata de: «ovejas» y «pastores humanos» (caldo de cultivo para las malas dependencias, el fariseísmo, la hipocresía, el usufructo, la ignorancia espiritual y la invención de leyes temporales en nombre de un dios inventado) y nos atrevamos a ser Agentes del Reino Vivo al servicio del Plan del Padre, teniendo por Gobernante, Sumo Sacerdote y Dios a JesúsCristo, quien Vive… y está por Venir.

 

  Dispensación de las Vísperas del Advenimiento del Milenio de Paz. 

Doctrina de Fe, en su totalidad, es un compendio Doctrinario Guía basado en la Ley de JesúsCristo, por lo mismo, es La Ley de JesúsCristo la fuente genuina y completa de toda formación y revelación.
 
 
– Sacerdocio bajo la Ley de JesúsCristo –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *