La espiritualidad humana: “Creando dioses”

El diario Le Monde publica el resultado de un estudio que ‘determina la espiritualidad humana’. El artículo fue retomado por el periódico The Independent y ha dado la vuelta al mundo.  Los científicos  a cargo de la investigación destinada a saber el lugar del cerebro que ‘crea a Dios’ dieron a conocer sus conclusiones en la prestigiosa revista Proceeding of the National Academy, el 9 de marzo del año en curso.

‘Creemos que hemos localizado la zona del cerebro que controla la fe… religiosa’ Y luego agregan estos ilustres de este mundo: ‘la creencia  en un ser superior, celestial, es un activo de la evolución que ayuda a la sobrevivencia del ser humano. Esta creencia está anclada profundamente en el cerebro, el cual va programando las experiencias de la religiosidad’. El profesor Jordan Grafman, del National Institute of Neurological Disorders and Stroke de Veteas, del Estado de Washington, afirma que: ‘la fe y el comportamiento religioso son trazos de la vida humana que vamos hallando en todas las culturas y que no tienen equivalente en el reino animal. Nuestros resultados demuestran que los constituyentes específicos de la creencia religiosa tienen que ver  con circuitos… ahora conocidos en el cerebro’.

En el escrito de estos científicos se dice, además, que no existe solamente ‘un área de la fe’, sino que son un entremezclado  conjunto de zonas las que conforman las ‘fundaciones biológicas que dan origen a la fe’.  Según el artículo de Le Monde, los teóricos de la evolución darviniana han puesto el acento sobre la capacidad de sobrevivencia de los individuos que desarrollan la fe, la que sería más alta que el común de las personas. Esta ‘sensibilidad’ se desarrolla en el cerebro gracias a un fenómeno ‘intrínseco’ que hace del ser humano poseedor  de un sistema cerebral ‘brillante’ y ‘adaptable’.

Este ‘descubrimiento’ de científicos que lapidan fondos apreciables que bien podrían dedicar a causas más nobles y realmente útiles, nos recuerda una enseñanza ilustrativa: ‘El hombre murió en un horrible accidente y aún no asumía que ya no era parte de este mundo. Al ver a Dios se dijo a sí mismo, ‘esta es una idea de mi mente, luego pasará y despertaré…’ Entonces el Señor le dijo: ‘mira tu cuerpo’ Y el hombre vio su cabeza separada del tronco y su cuerpo deshecho. ‘¿Y entonces como sigo pensando, oyendo, viendo…’? A lo que Dios respondió: ¿Qué fue primero, el cerebro o tu Espíritu? Y el varón contestó: ‘es mi cerebro el que crea o niega, acepta o rechaza, pues es la mente y la actividad de mi pensamiento el que crea y me sostiene, y si espíritu hay… es creación de mi imaginación’. Entonces Dios le mostró: primero eras espíritu… y no sabías lo que eras; luego fuiste espíritu en la conciencia, es decir… persona; solamente más tarde este espíritu inteligente tomó la Carne como a su vehículo, y dio vida y energía al cerebro, y lo repletó de información, mucha en estado latente para que fuera despertando de acuerdo a la experiencia. Y desde que el hombre, es decir… tú, se vio a sí mismo, creyó que todo iniciaba con su saber y conocer, y mientras más sabía y conocía, el hombre creyó ser el principio y el fin.  Pues bien, esa ilustre creencia es ignorancia y orgullo: porque donde tú ves causas hay en realidad efectos. Si el Espíritu se retira del cuerpo, el cerebro es una masa inservible, y sin embargo no se anula el pensamiento, ni la visión, y mucho menos la inteligencia… Porque la verdad es simple: la Causa es el Espíritu, y todo lo demás en el hombre es Efecto. La libertad consiste en asumir aquello que nace y viene con y del Espíritu, o rebelarse desde el ego y el mundo a esta verdad de vida… y convertirse  a sí mismo en un dios de carne, hueso y cerebro. Lo primero es perenne y nunca muere con el cuerpo;  lo segundo es temporal y fenece con el cuerpo, y con el cerebro  al cual has llegado  a idolatrar. Ahora que sabes esto, hombre… puedes morir de verdad.’

1 comment for “La espiritualidad humana: “Creando dioses”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *