Comentario al cierre

 

Cerramos la edición de este número de ‘El Gran Fundamento’ cuando una asamblea de gobiernos y representantes en Copenhague no ha logrado un acuerdo sustancial sobre la crisis climática en el planeta. Un grupo de gobernantes, encabezado por el presidente de los Estados Unidos, Obama, en donde están, entre otros, China, India y, desgraciadamente, Brasil, se han coludido al margen de las instancias de esta cumbre para presentar un desesperado acuerdo que nada acuerda, a nada se compromete y reniega de la base que con esfuerzo se logró en Kioto.

Decimos: desgraciadamente Brasil, porque es Lula en persona quien participó en este paupérrimo y cínico documento. Podríamos agregar que no lo entendemos, pero sí lo entendemos: en esto son los intereses grandes y potentes aquellos que marcan las pautas, y no los gobiernos, menos los presidentes. Bastante se ha hablado del ‘gobierno mundial en las sombras’ o el ‘supra-gobierno’. Muchos calificaron esto como especulación. Nosotros sabemos de su existencia y manejo por Revelación de Quién Todo Lo Sabe y nada le es secreto, pero aquí queda en nueva evidencia: son estos demonios escondidos cuan quinta columna quienes en definitiva mueven los hilos de la política grande y definen desde su opulencia y poder los destinos de todos nosotros, de la humanidad. Estos señores arcontes se han burlado de la ONU no una vez, han mentido para justificar invasiones y guerras, han dejado hacer al terrorismo para que éste juegue a su favor, y han creado demonios como Osama Bin Laden, controlan el armamentismo y la acérrima industria de la guerra, tienen prisionero al mundo bajo el dominio del petróleo, financian experimentos que de saberse caería la estructura moral que sostiene la débil calidad humana de esta Generación. Y ahora, en esta cumbre inútil ha quedado claro, evidente y nítido que en realidad un Obama, un Lula no gobiernan en las decisiones trascendentales… y no hay diferencia entre el socialismo de China y el capitalismo de los Estados Unidos cuando se trata de favorecer el ‘progreso’ de los núcleos de mercaderes que se alimentan de la muerte y la destrucción.

Ahora bien, ya estamos avisados. Nadie puede decir que no sabía.

El Director

Diciembre 2009

1 comment for “Comentario al cierre

  1. Daniel Alexandre
    19/01/2010 at 10:14

    Este artículo revela una verdad que debería llegar a aquellos que dicen “defender y quieren lo mejor para este planeta y para sus habitantes”. Al final ocurre algo semejante a lo que decía Chaplin en alguno de sus fims: “Los dictadores son libres ellos pero esclavizan al mundo” o “con la promesa de la libertad las fieras alcanzaron el poder”. ¿Qué le queda a una África corroida y destruida por el hambre? ¿qué le queda a los millones de personas que viven sumidas en la pobreza? ¿Dónde hemos dejado olvidada la compasión y amor por estas personas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *