Bolivia: una falaz y fatal ‘guerra religiosa’

-declaración  del Sacerdocio Cristico- 

22 de noviembre 2019-

La religión, como parte de la superestructura de una sociedad basada en el viejo modelo colonial aún predominante en países latinoamericanos, cumple un rol político y cultural que tanto gobiernos de sesgo derechista como también de características izquierdistas han usado y utilizado para dar consistencia a sus propósitos y propuestas.

Con Evo Morales la llamada ‘iglesia popular’ o ‘autentica religión popular’  asumió un rol central de identidad nacional; el chamanismo y sus caciques  sellaron en  Tiahuanaco  a su sumo protector en la persona del presidente.  En términos concretos esto significó un apoyo legal y financiero, y una calidad política de consejería ‘espiritual’, que por siglos ocupó la iglesia católica. Este desplazamiento de poder fue acompañado de una sistemática reducción de derechos  a todo el movimiento de iglesias  evangélicas, incluso impidiendo la instauración en Bolivia de nuevas misiones de otras religiones e instituciones bajo el argumento de carecer de un reglamento adecuado según  una Ley de Culto en revisión… que en 14 años nunca se resolvió ni hubo voluntad de sancionar.

No tratamos aquí de un asunto doctrinario, en cuanto no entramos en la vana discusión si  el cristianismo ortodoxo del catolicísimo boliviano, o el histrionismo pentecostal de los evangélicos, o si, por el contrario, el ceremonial de la Pachamama… es lo justo o la religión o cultura religiosa ‘verdadera’, etc. etc.

En un país democrático y libre pueden coexistir todas las religiones y formas de entender la espiritualidad. Y en un sistema moderno NINGUNA religión debiera contar con rasgos oficiales y de participación en el Estado. Retrogrado es tanto un sistema de ‘edecanes religiosos’ con grados de oficialidad en las FFAA (Chile), como ‘consejeros religiosos’ con grados políticos reservados insertos en todos los centros ministeriales (Bolivia).

La identificación de la ‘religión de la Pachamama’ (como habitualmente la llaman sus detractores) con la persona de Evo Morales y su gobierno, para bien o para mal, ha sido un hecho  connotado, publico y que no guarda secretos. Es así. Y que los actuales gobernantes de Bolivia usen los símbolos del cristianismo fundamentalista, y la policía rece a ‘Jesús’ y a ‘la virgen’ antes de salir a enfrentarse ‘con los herejes’, nos da luces sobre el daño y tergiversación que provoca la instrumentalización de las creencias religiosas para fines políticos…y peor aún: para justificar, empujar e incentivar guerras y confrontaciones.

De esta mezcla política- religión han nacido engendros atroces.

Como personas Cristicas, con presencia también en Bolivia, insistimos en el llamado a superar las cadenas de la vieja religión- que siempre es política- y entender y asumir nuestra Fe – y la fe en general- como UN DERECHO de toda PERSONA a ejercer su espiritualidad y creencia en forma LIBRE y sin tutelas ideológicas ajenas a la fe que se profesa. Así como afirmamos que la institucionalidad religiosa debe mantenerse al margen de cualquier coparticipación en las estructuras del Estado.  Así también, consideramos que este orden garantiza libertad y derechos que deben ser norma Constitucional.

El uso de símbolos religiosos en actos oficiales, como juramentaciones parlamentarias o presidenciales, o actos de ‘te deum’, y la inserción de estructuras religiosas en órganos del Estado es un residuo de la colonia española, la que se fundamentaba en el dominio religioso que asegurara la supremacía de la iglesia sobre amplios y vitales aspectos de la sociedad.

Nos duele y nos molesta que se siga usando el nombre de Jesucristo para todo tipo de aberración política y violencia social. Nos indigna que se hagan guerras y se llame al enfrentamiento en nombre de Dios. Nos causa repulsión que se use la fe de la gente para justificar acciones y decisiones políticas partidistas. Consideramos aberrante usar La Biblia como estandarte político para enfrentar hermanos y hermanas de una misma nación. Como desquiciante es atizar la lucha de religión sobre religión y la venganza religiosa.

Los Cristicos y Cristicas somos personas convencidas de que para fomentar y acrecentar la Fe que nos Vive NO necesitamos religiones estructuradas cuan poder político…menos entes  e instituciones en búsqueda de cuotas de poder  gubernamental; rechazamos el lujo y la búsqueda de cultos de riquezas (porque de ese modo se sirve al ‘sistema o reino del dinero’); y denunciamos todo llamado y uso de la violencia (en cualquier nivel u forma): tal manera de concebir la fe no puede ser  sana ni basada en una doctrina de paz, de amor e igualdad como Cristo, el Verbo, nos lo enseña en su Evangelio.  Y tampoco creemos que ‘evangelizar’ sea ‘imponer, subyugar, discriminar, enjuiciar exento de toda misericordia, castigar o prometer infiernos eternos… producto de un supuesto – inventado- dios tirano y perverso.

Cristo, en su Sabiduría, nos enseña que Dios Creador es Amor, que Él mismo, el Cristo, es divinidad de Salvación y de Paz. No hay nada en la herencia del Cristo Vivo que nos llame a la adoración de la muerte …sino de la Vida y la Resurrección… y menos nos insta a la guerra y el odio. Y nos enseña con evidencia que: a Dios los asuntos que conciernen a su Reino espiritual, y al Cesar (gobernante-política) lo que a la política y asuntos de Estado corresponde.  Así como no se puede servir a dos reinos, al del dinero y al de Dios, así no se puede servir a dos mayordomos o potestad: a la vida en la  Fe y a la lucha por el poder político.

Las personas Cristicas tenemos doctrina social, valores y principios Cristicos que nos dan la base para pensar políticamente: pero jamás pondremos nuestra Fe por debajo o al servicio de causas políticas contingentes o para alcanzar el poder político o tener participación en el Estado.  Esta convicción nuestra es profundamente democrática.

Oramos para que la Justicia y la Paz sean luz potente y reveladora entre los habitantes de Chile.

Oramos para que en Bolivia se imponga la sensatez de la democracia, la esencia de la libertad y la sabiduría del dialogo. Y llamamos a la cristiandad boliviana a no servir de peones en asuntos de política partidaria y en la lucha por el poder que usan la fe y los símbolos para propósitos espurios y mundanos. Y jamás favorecer la falaz y fatal ‘guerra religiosa’ en ninguna de sus formas.

 

Sacerdocio bajo la Ley de Cristo

-Movimiento de Fe Cristico en Chile y en Bolivia-

(Entidad persona jurídica rol 00068. Ley de Culto. República de Chile)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *