Agenda de noticias: El Papa ordena inspeccionar a los Legionarios de Cristo

maciel-253x190en la foto: Marcial Maciel (c), fundador del movimiento ultraconservador católico Los Legionarios de Cristo, oficia una misa en Roma

La Legión de Cristo fue fundada en México en 1941 por Maciel, cuando sólo tenía 20 años. Hoy, 68 años después, cuenta con casi 900 sacerdotes y 3.000 seminaristas y está establecida en dieciocho países. También tiene 70.000 miembros de la Asociación Regnum Christi (los legionarios laicos).

Entre sus centros, destacan el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum en Roma, así como los seminarios internacionales “Mater Ecclesiae”, uno en Roma y el otro en Sao Paulo (Brasil).

La ‘visita apostólica’ a la congregación se produce dos meses después de conocerse que su fundador tuvo una hija con su amante

El sucesor de Marcial Maciel pide perdón a quienes se hayan sentido lastimados por las acciones de éste

Benedicto XVI ha ordenado una inspección a la Legión de Cristo, la congregación fundada por el fallecido sacerdote mexicano Marcial Maciel, investigado por abusos sexuales durante décadas contra seminaristas y del que recientemente se supo que tuvo una hija con una amante.

La inspección, ‘visita apostólica’ en el argot de la Iglesia católica, ha sido confirmada por los Legionarios, quienes han precisado que el Vaticano les ha avisado de la misma en una carta del cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone, con fecha 10 de marzo, al actual líder de la Legión de Cristo, el sacerdote mexicano Álvaro Corcuera.

El ‘número dos’ del Vaticano ha informado a Corcuera, quien sucedió a Maciel en 2005, que la inspección la realizará “un equipo de prelados” y afectará a todas las instituciones de la congregación. Bertone ha precisado que la inspección es “de fundamental importancia” y hay que verla “con amplitud de miras y limpio corazón”. “El Santo Padre, consciente de los altos ideales que os animan y de la entereza y espíritu de oración con que están afrontando las actuales vicisitudes, os alienta a seguir buscando el bien de la Iglesia y de la sociedad, mediante las iniciativas e instituciones que les son propias”, ha agregado Bertone en su misiva.

Bertone ha asegurado a Corcuera que los Legionarios “siempre” podrán contar con la ayuda de la Santa Sede “para que, a través de la verdad y la transparencia y en un clima de diálogo fraterno y constructivo, superen las dificultades existentes”. De momento se desconoce la fecha de la inspección, pero, según los Legionarios, será probablemente después de Pascua y durará varios meses.

 

La doble vida de Maciel

La inspección a las instituciones de la poderosa congregación se ha anunciado dos meses después de que los Legionarios de Cristo confirmaran que Maciel -fallecido en 2008 a los 87 años de edad- tuvo una amante con la que concibió un hijo, al parecer una hija, y después de que en 2006 Benedicto XVI le castigara por abusos sexuales contra seminaristas. La doble vida del sacerdote Maciel “sorprendió, entristeció y desconcertó” a los Legionarios, según reconocieron en declaraciones en Roma, donde tiene la sede central.

Tras la misiva de Bertone, el 29 de marzo Corcuera escribió una carta a todos los legionarios, donde les comunicó la iniciativa ordenada por Benedicto XVI. “He agradecido cordialmente al Pontífice esta ulterior ayuda que nos ofrece para afrontar las actuales vicisitudes relacionadas con los hechos graves en la vida de nuestro padre fundador, que ya fueron objeto de las investigaciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe concluida en 2006 y los que han salido a la luz recientemente”, escribió el mexicano Corcuera. El sucesor de Maciel agregó que están “profundamente apenados” y piden perdón a quienes se hayan sentido lastimados por las acciones del fundador.

Las investigaciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe a las que se refirió Corcuera se realizaron cuando su prefecto era el cardenal Joseph Ratzinger, el actual Papa. Tras numerosas indagaciones, el 19 de mayo de 2006 Ratzinger, ya Benedicto XVI, exigió a Maciel -investigado por abusos sexuales durante décadas contra seminaristas- que renunciara “a todo ministerio público” de su actividad sacerdotal y llevara una vida retirada de rezos y penitencias.

La decisión del Obispo de Roma cayó como un mazazo en la congregación y esa fecha quedará marcada en la biografía de Maciel como el día en el que el Papa Ratzinger le retiró su confianza y le impuso un severo castigo. Ese día los Legionarios vieron cómo su fundador, que gozó del afecto de Juan Pablo II y de numerosos cardenales, caía en desgracia. Aunque no sería lo último que sabrían de Maciel. Con ese castigo, Benedicto XVI subrayó la línea de “tolerancia cero” para casos como ése y otros contrarios a la moral de la Iglesia. La medida supuso un giro de 180 grados respecto a lo que se venía haciendo hasta entonces, donde se imponía el silencio o el simple alejamiento, incluso en los casos en que se verificaba que hubo abuso.

 

Los Legionarios de Cristo: la ultra derecha católica y sus escándalos sexuales

macielEn la Iglesia está por estallar otro gran escándalo, que puede a llegar a ser devastador como el de los ultramontanos lefebvrianos que tanto han deteriorado ya el prestigio del Papa y su pontificado.

Esta vez no se trata de ideologías reaccionarias rebeldes ni de obispos pronazis, sino de una historia de sexo, pedofilia y otros temas especialmente “non sanctos”, que llevará tras 40 años de denuncias y polémicas a la intervención de una de las órdenes más importantes de la Iglesia: los Legionarios de Cristo, de origen mexicano, cuyo carismático padre fundador, Marcial Maciel, muerto hace poco más de un año, ha sumergido en el caos con su biografía plena de “indignidades sacerdotales”.

El Vaticano estudia intervenir la orden con el nombramiento de un Visitador Apostólico a fin de salvar a los Legionarios de un final estrepitoso o de una disolución a mano de la Santa Sede.

Los Legionarios de Cristo, orden fundada en 1941 por Maciel en México, es una de las congregaciones más ultraconservadoras de la Iglesia. Su brazo laico cuenta con 800 sacerdotes, 400 mil adherentes (50 mil son miembros orgánicos) y es activo en 22 países, entre ellos la Argentina. Cuenta con 125 casas religiosas y 200 centros educativos, más otros 600 empeñados en la formación y el empeño apostólico de los laicos de la Legión. En América Latina la red de escuelas “Mano Amiga” es frecuentada por 16 mil alumnos. Son tantos los hombres y mujeres ricos y riquísimos que contribuyen a la prosperidad de la orden conservadora, que en España, México y en América Latina en general, los llaman “los Millonarios de Cristo”. Su principal benefactor es Carlos Slim, mexicano, uno de los hombres más ricos del mundo. El presupuesto global de la red de instituciones llega a los US$ 650 millones anuales.

La doble y terrible vida del fundador de los Legionarios de Cristo significará el estallido de una virtual bomba atómica en la Iglesia, si un Legado Papal o Visitador Apostólico investiga a fondo, visitando las sedes en todo el mundo de la orden. Nuevos escándalos inevitablemente se harán públicos al levarse los velos de la cultura del secreto que cultivaba la congregación y que le permitieron a Maciel vivir una vida de doble fondo.

Las historias del padre Maciel se remontan a cuatro décadas atrás, cuando llovieron las primeras acusaciones en México en su contra por pedofilia y abusos sexuales en jóvenes curas y seminaristas. Sus secuaces y las cumbres vaticanas, comenzando por el Papa Juan Pablo II, lo defendieron siempre. La blanca sotana de Benedicto XVI está también salpicada por las andanzas de Maciel ya que entonces debió seguir la corriente que le imponían el Papa y su secretario de Estado, el cardenal Angelo Sodano, otro gran defensor de los Legionarios de Cristo, y como el cardenal argentino Eduardo Pironio.

Cuando aún era el cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (que tiene a su cargo la defensa de la pureza doctrinaria pero también la disciplina interna de la Iglesia, incluso en el área de las violaciones que en materia sexual cometen los sacerdotes y religiosos), las continuas denuncias contra los abusos de Marcial Maciel fueron rigurosamente cajoneadas en el Palacio del Santo Oficio, la ex Inquisición, del Vaticano.

Desde que fue elegido, en abril de 2005, Benedicto XVI se propuso terminar con esta terrible mancha para evitar que estallara el escándalo de las coberturas eclesiásticas concedidas al fundador de los Legionarios. En 2006, el Papa encontró una solución salomónica: el Vaticano renunció a la acción canónica contra el anciano líder religioso de 86 años, que iba a terminar sin vueltas en una excomunión, pero Benedicto XVI “invitó” al padre Maciel a despedirse de toda vida pública, no hacer más declaraciones ni oficiar misa en público, ni asistir a las asambleas multitudinarias. Los “legionarios”, con un sucesor que el es padre Alvaro Corcuera, también mexicano, guardaron silencio.

Pero a principios de febrero saltó el escándalo definitivo. El New York Times publicó que Maciel tenía “al menos” una hija de 22 años, nacida de una larga relación con una amante, y que mantenía financieramente a ambas en España. El 10 de febrero, en la revista norteamericana First Things, el teólogo católico conservador George Wiegel, jugó todo su prestigio en la propuesta en favor de una intervención del Vaticano “inmediata” para “salvar la Legión de Cristo y “Regnum Christi”, el movimiento laical de los legionarios. Wiegel escribió que la gigantesca orden “corre hacia el abismo como un tren a toda marcha”, mientras los blogs en Internet y publicaciones en varios países “dan nuevas noticias convincentes sobre la vida de escándalos sexuales y financieros que el padre Maciel ha vivido, probablemente por decenios“. En un mes y medio, la defensa blindada en torno al padre Maciel y a la orden se está resquebrajando estrepitosamente. Muchos creen que ya no queda tiempo y que el Vaticano deberá anunciar la intervención en los próximos días.

 

maciel-papaLegionarios de Cristo: los secretos de la orden favorita de la elite chilena

Los Legionarios de Cristo, la secta que ha conquistado los corazones de los ricos en Chile y cuyo fundador además de haber sido sancionado por el Vaticano por los abusos sexuales, fue padre soltero y tuvo una amante.

La Legión de Cristo es una congregación religiosa de derecho pontificio, fundada por el mexicano Marcial Maciel Degollado el 3 de enero de 1941, tres años antes de su ordenación sacerdotal. Tiene como misión, según su doctrina, la extensión del “Reino de Cristo” según las exigencias de la justicia y caridad cristiana, y en estrecha colaboración con los “Pastores” y los programas pastorales de cada diócesis.

Es actualmente una de las congregaciones de más rápido crecimiento según sus propias estadísticas. Tiene presencia en 20 países en Norteamérica, Sudamérica, Europa y Australia. Cuenta con más de 650 sacerdotes y cerca de 2500 seminaristas mayores y menores, en tan solo 65 años de trayectoria. La Legión también cuenta con los 65 000 miembros de Regnum Christi, su movimiento laico. En México están la mayoría, que son predominantemente de clase económica alta.

Es considerada una de las congregaciones más conservadoras de la Iglesia Católica. Gozó del favor del papa Juan Pablo II, ya que vio en ella el tipo de iglesia que él deseaba: apegada al magisterio (enseñanzas) religioso, con muchas vocaciones y cercana a los laicos.

En mayo de 1948 el papa Pío XII le concede a la congregación el nihil obstat para la elección canónica, esta elección se lleva a cabo el 13 de junio de 1948 en Cuernavaca.

En 1965 el Vaticano ofrece a la Legión de Cristo el Decretum laudis y, de inmediato, se erige un noviciado en Estados Unidos. En 1970 el papa Pablo VI ofrece a los Legionarios de Cristo la prelatura de Cancún-Chetumal. Allí ofrecen su ministerio pastoral unos 60 sacerdotes legionarios.

En la actualidad dirigen un total de 145 colegios, 21 institutos superiores y 9 universidades en Argentina, Brasil, Chile, España, Estados Unidos, Irlanda, Italia, México, Colombia y Venezuela.

En 2004, el Padre Marcial Maciel deja el más alto cargo de la Legión de Cristo, un hecho inusual para el fundador de una congregación, sin embargo, poco tiempo después el Cardenal Joseph Ratzinger permite que se reabra la investigación canónica contra él por acusaciones de abuso sexual.

En el 2005 Ratzinger es elegido nuevo papa, y en mayo de 2006 anuncia que será cerrada la investigación a Maciel debido a su avanzada edad y quebrantada salud, mas le pide que se retire de la vida sacerdotal pública y que lleve una vida de “oración y penitencia”.

Labor educativa

Desde sus comienzos los Legionarios de Cristo enfocaron gran parte de sus esfuerzos en la creación de instituciones educativas dirigidas a las clases altas, principalmente en el mundo de habla hispana y concretamente en México, como el Colegio Irlandés que se encuentra en la zona residencial de Lomas Hipódromo, -uno de los más prestigiosos de México[cita requerida]- en la capital mexicana y en el cual cada alumno paga con su cuota además de su colegiatura, la de un niño de escasos recursos, financiando el “Colegio Mano Amiga”, y del cual han salido personajes como Álvaro Corcuera (actual director general de la Legión).

En Chile la Legión cuenta en Santiago con los colegios Cumbres de Las Condes, Everest en La Dehesa, Highlands en Colina y el Instituto Zambrano en Santiago Centro. En Buin dirige el colegio San Isidro, el colegio Los Maitenes en Melipilla y en Rancagua el colegio La Cruz, además de la Universidad Finis Terrae en Santiago. Establecimientos todos ubicados en el sector oriente de la capital.

Cabe destacar que en todos los países la Legión de Cristo funda colegios pagos para todas las clases, como los Colegios Mano Amiga, en los cuales se busca la promoción social asistiendo con becas a educación de alto nivel a niños de escasos recursos.

Apoderados de Elite

El 10 de marzo de 1986, se inauguró el Colegio Cumbres, bajo la dirección de dos señoritas consagradas del Regnum Christi: Maleny Medina y Fidelma Grealy.

La mayoría de sus padres y apoderados pertenecen al mundo político y empresarial. Según la Revista Qué Pasa, Juan Antonio Coloma, Pablo Longueira, Andrés Chadwick, Cristián Leay y Francisco de la Maza, todos de la UDI, son apoderados del establecimiento.

En el ámbito empresarial tienen estrecha relación con el movimiento Eliodoro Matte, Guillermo Luksic y Juan Obach. En una entrevista concedida a la Revista Capital, Luksic afirma que lo que más le gusta de los Legionarios es la prioridad que le otorgan a la educación. También participan de la orden Agustín Edwards, Sergio Cardone, Felipe Lamarca, Nicolás Ibáñez, y Martín Subercaseaux.

Es decir, dueños o accionistas de empresa como Falabella, Líder, El Mercurio, Luchetti y CCU -entre muchas otras- están fielmente ligados a este movimiento, por ende a la hora de preferir un colegio para sus hijos sin duda lo harán en la gama de colegios que los Legionarios ofrecen en Santiago.

Finanzas

Dionisio Garza Medina, director del grupo empresarial Alfa de la industrial ciudad mexicana de Monterrey, dijo en una entrevista que la Legión es “la única multinacional mexicana en el mundo de la religión”. Garza Medina es el hermano del sacerdote Legionario Luis Garza Medina, el vicario general, o el número dos de la Legión.

La revista Poder y Negocios afirma: “El éxito de esta labor ha sido en gran parte el resultado de animar en las clases más pudientes de América Latina el sentimiento de ser una elite que ha sido llamada para una misión especial de Dios.”

La misma revista comenta que muchos críticos acusan que esta estrategia ayuda a reforzar las ya profundas divisiones de clase de la región, y que dan al mensaje a los ricos que su única forma de ayudar a los pobres es de forma asistencial. Y asevera:

“Como cualquier corporación, la Legión tiene en la mira expandirse a países con población católica de Asia, como Corea y Filipinas. A donde sea que vayan, los legionarios trabajan con la clara intención de captar a los hijos e hijas de las clases más pudientes.”

Afirma que la Legión de Cristo tiene un presupuesto de alrededor de unos 650 millones de dólares. Casi todo este recurso lo produce su red de escuelas. Los donativos llegan a cerca de 100 millones de dólares al año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *