A raíz de los hechos acaecidos en Siria

Declaración del Obispado General del Sacerdocio Bajo la Ley de Cristo.

En nuestra condición de Sacerdotes de Cristo, hacemos  un llamado a despertar la conciencia por la Paz. Redoblemos nuestros esfuerzos para hacer como Cristo hizo. Todo ser de fe viva debe hacerse cargo de sí mismo y convertirse en un expansor de luz. Ya no podemos permanecer dormidos ante los hechos que acontecen de frente a nuestros ojos, de muchas maneras hemos sido advertidos y avisados con el firme propósito  que vayamos emparejando nuestros caminos, ya que los tiempos se acortan. Todo cuanto mostramos y compartimos en nuestro Movimiento de Fe Crístico se está verificando y haciendo realidad.

Somos  la voz que clama en el desierto en pos de que muchos conozcan al Cristo vivo, al Cristo Salvador y Redentor nuestro, y se hagan a su Luz, para conocerlo, amarlo y obedecerlo, a través de su Palabra. Tomamos lo expuesto en Lucas 21 – vers. 7 al 18, y Mc 13- vers. 3 al 13,  Final de los tiempos y anuncios de persecución. Allí se nos señala lo que hoy constatamos: Se levantará nación contra nación, reino contra reino, habrá grandes terremotos y, en diversos lugares: hambre, pestes y grandes señales en el cielo. Sabemos que muchos podrán decir “eso siempre ha ocurrido”. La diferencia está en que hoy todos lo podemos ver, como dice la escritura “y todos lo verán”. Por tanto, al tener conciencia de esta verdad, no podremos alegar inocencia ante el Dios justo.

Lo que ocurre hoy en Siria y los eventos de guerra en los últimos años nos muestran una escalada en los conflictos ( terrorismo, guerra económica EEUU – China, el conflicto de Corea, uso de armas químicas, y el reciente bombardeo de EEUU, Francia e Inglaterra a Siria en cuya guerra también participa Rusia e Irán).

 

Esta es la realidad que todos podemos constatar y de la cual Cristo nos insta a hacernos parte como personas de paz,  y de este modo,  el Hombre debe ir al encuentro de su propio espíritu y unirse al Espíritu de Cristo, nuestro  Dios Vivo, para encaminarnos de su mano al Gran Milenio de Paz que hemos venido anunciando y enseñando.

 

Obispado General ( personalidad jurídica rol 00068)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *