2012: dime de qué fuente viene… y te diré el significado

Se ha colado, como agua barrosa, al vaso de nuestro conocimiento, si acaso, y de seguro al recipiente de lo común que nos llega por la publicidad, una idea, imagen o rumor: que el mundo se acaba el 2012. La ola la echaron a rodar los cultivadores del ‘calendario Maya’, en base a un hecho real: el método de computar los ciclos del tiempo, según la civilización de centro América, arroja una ‘ruptura’ el 21 de diciembre del año en cuestión. Hasta una película sobre el tema se halla en pantalla en estos días.

En el procedimiento que nos entrega el I Ching, un libro chino de antigua data, hay coincidencias sobre la importancia de esta fecha, pero no se circunscribe a ése día como ‘el último’, sino como un ápice. También en las revelaciones de esta Dispensación de JesúsCristo el sacerdocio ha recibido anuncios sobre eventos de cambios que involucran la ‘fatal fecha’. Obviamente, en la mente popular aquello que va quedando es que el mundo terminará el 2012, o bien se opta por considerar esto como una moda apocalíptica que ya antes sucedió… ¡y aún estamos aquí!

En nuestros discernimientos hemos obtenido una visión macro que intentaremos explicar al lector o lectora de esta página: los cambios no son repentinos, sino graduales; aquello que aparece como explosivo o definitivo es el salto, la mutación, cuyas circunstancias complejas y variadas han debido moverse en el sentido de la transformación por un ciclo de tiempo generalmente largo, y muchas veces milenario. Esa idea de que estamos como detenidos en un grado de desarrollo y al improviso nos cae un rayo que nos deja caminando en una senda dimensional desconocida… existe solamente en las películas. La realidad de la Creación y los modos que Dios enseña al Hombre, desde siempre, determinan otro rumbo.

En los últimos 12 mil años hemos sido partícipes de un proceso culminante único, cíclico, pero unitario; y cuanto de aquello que hoy vivimos no proviene, en su causal, de pocas centurias, sino de alguna manera toda consecuencia se rehace a los 12 mil años que ahora han entrado en su hora crucial. Esto vale para lo planetario y la naturaleza, para el Hombre y también para un pequeño ciclo cósmico. Y bajo el aspecto vital de la espiritualidad y el Plan de Dios, que es aquello que nos concierne e interesa, podemos cerciorarnos que es este el tiempo computado para dirimir un asunto que nos toca directamente: el Hombre Adámico… sus opciones, sus causas y los efectos.

Bajo la verdad develada por el Magisterio de Sabiduría hemos asumido que el tipo de criatura que habitaba este mundo, cuando las cuatro legiones adámicas fueron colocadas en las franjas atemporales (Edén), era un tipo humanoide urdido por los dioses demoniacos, y este planeta era pues un ‘principado caído’. Los Elohim descendieron e insertaron al Hombre Adámico en cuatro períodos que suman 40 mil años, y el último acto, y el definitivo, aconteció hace ya 12 mil años. Y fue definitorio porque es el ciclo que puntualiza la condición humana que somos hoy, y que de alguna forma entrará en crisis desde los eventos que iniciarán el año 2012. Es decir: desde hace 12 mil años el Hombre de este mundo no ha tenido variación sustancial en su desarrollo como Ser, y todo lo medible en cuanto diferencia y progreso se centra en su conocimiento, por un lado, y espiritualidad, por su parte. Ya los gnósticos hacían esta diferencia: el Hombre tiene dos vías y dos reinos: el Conocimiento –por el lado humano- y La Sabiduría –por la parte divina – entregando al Conocimiento el modo de saber demoníaco, para uso de poder y avasallamiento, y La Sabiduría como la forma superior de entender el Saber, para elevación del Hombre hacia su calidad divina.

Los ‘saltos’ espirituales, relacionados además con re-ordenamientos cósmicos, nunca han sido interpretados y controlados por los Hombres, sino por dioses encarnados que han ‘tirado’ el carro de los espíritus afines, y con ello han abierto alturas a la humanidad: Krisna, Buda y el trascendental Verbo de Dios, el Cristo en Jesús. Y ya aquí vemos como estos tres altos mandatarios del Orden Celestes se manifiestan en Vida tangible en un período de cinco mil años. En la misma época del Krisna se produce el evento de la elevación de Fu shi en China y se inaugura el período del Imperio Dorado, en sincronía con la ciudad santa de Sión y Enoc. Con el Cristo y los Hechos acaecidos en los Tres Días de Transformación, que marcan un Salto del cual aún dependemos, se cierra una etapa fundamental para el Hombre en relación con Dios y su presencia tangible. Con los Hechos del Cristo Dios el Ser Humano queda en plena posesión de su libre albedrío… y los dioses se alejan de la Tierra y todo queda en manos de las obras de los Hombres. De eso han pasado dos mil años. La Fe y el Espíritu han sido, en estos dos milenios, el carro y la red de comunicación entre Dios y el Ser.

Hay una fecha declarada por el Magisterio de Sabiduría a su sacerdocio: 1830-1844. En ese breve período se habría terminado, para el Reino de Dios, la prueba de 19 siglos que Cristo anunciara con los eventos de los panes en dos ocasiones (repartición ante cinco mil y luego ante cuatro mil; pregunta del Mesías sobre panes restantes en cada repartición ‘¿cómo no entienden que yo no hablo de panes’?’) a saber: que por estos 19 tiempos el Hombre se alimentaría, o no, de su propia Fe en los hecho acaecidos en el Gólgota y sus posteriores manifestaciones en los 40 días de Presencia del Cristo Dios. Los resultados hasta dicha fecha demuestran que si del Hombre depende… poco avanzaremos. La misma fuente nos revela que desde dichos años, hasta 1984, habría un ‘salto’ en el Conocimiento (ciencia) y Sabiduría (revelaciones), y todo saber, para bien y mal, se despertaría ante el Hombre para prueba de su capacidad de bondad o maldad. Desde 1984 al año 2004 se verificaría un salto mayor en la ciencia y acontecerían grandes avances transformadores, pero sobre todo sería el tiempo de avisos y hechos cósmicos que en definitiva ocasionarán los Cambios venideros. Es en este lapso de tiempo en que Dios avisa una Dispensación directa, una intervención de su Poder fuera de los centros de poder del mundo. Luego se nos avisa que desde el 21 de Diciembre del año 2008 al 21 de diciembre del año 2012 se conjugarán una serie de factores preparativos, y habrá una agudización en todo proceso, sea de la naturaleza, entre los Hombres, cósmicos y sobre todo espirituales. Los eventos del año 2012, y desde el 21 de Diciembre, cierran el conjunto de tiempo iniciado en el lapso 1830-1844. Desde la fecha ‘21/12/2012’, según el Magisterio de Sabiduría, entramos en los 64 años más inciertos y profundos de los últimos 12 mil años de historia humana. Este tiempo es conocido como ‘La Tribulación’. Y esta tribulación es esencialmente espiritual, y puede leerse como una gran crisis moral, de valores y negación acérrima de Dios. Desde el punto de vista de la polaridad entre dos fuerzas misteriosas e invisibles, que en definitiva poseen las cuerdas de la vida en este mundo – el principado tenebroso y el Reino de Luz de Dios- este ‘tiempo de Tribulación’ significa una contradicción denodada y manifiesta entre estos poderes opuestos, en donde el Hombre entra a tomar parte activa, y eso quiere decir, necesariamente: ‘entregar poder al Hombre’ para que éste haga parte de una de las partes en lucha. Hablamos de un hecho que ya se dio en pasado, en los tiempos de los Vedas, el Imperio Dorado y la Ciudad Santa de Enoc. Un periodo en donde el Ser Humano entra en los secretos cósmicos y creativos como si fuese un dios… sin ser dios. En ciclos similares del pasado el Hombre cayó en parte, y quienes fueron leales a la Luz fueron elevados de este mundo ¿sucederá algo similar esta vez?

Esta visión nos lleva a enfocar mejor lo del 2012 y lo pronosticado por la civilización Maya. Los sacerdotes Mayas medían la creación por ciclos a cargo de dioses infra-mundanos. Primero estos dioses hicieron a un hombre de barro, y al ver que no respondía a sus requerimientos cerraron el primer ciclo de tiempo y borraron a este ser primario; luego vino uno de madera… así, hasta el quinto ciclo en el cual estos dioses habrían fomentado al hombre de maíz. Este último habría sido del gusto de los dioses y son el Imperio Maya que hoy podemos conocer por sus legados históricos y arqueológicos. Este hombre maíz viviría hasta finales del quinto ciclo, y al traducir la fecha de los mayas al actual calendario el resultado es: 21 de Diciembre del 2012. No podían computar un ‘sexto ciclo’ de tiempo por la sencilla razón de que el mundo había sido formado por los dioses para su propio uso, y la creación humana para su servicio, y estos dioses, y sus esclavos, tendrían un fin al final del quinto ciclo. Los ciclos de cinco son de uso común en todas las religiones infra-mundanas, es decir, cuyos dioses viven y comandan desde el interno de la Tierra. En efecto, los templos de estas religiones son por lo general cuevas y laberintos subterráneos. La otra característica de los cultos infra-mundanos es el sacrificio de sangre. Hay vasto testimonio de estudios que confirman que tanto la divinidad del infra-mundo como los sacrificios humanos fueron ampliamente difundidos y presentes en largos períodos de la historia del Hombre, en todo el orbe.

Ahora, se nos ha presentado, a caballo de la ‘Nueva Era’ y algunos entusiastas aventureros de la pseudo – arqueología (generalmente para llenar espacio en programas de televisión) la civilización Maya como un conglomerado de gran sapiencia y de estructura avanzada en pensamiento y conocimiento. La verdad es que Olmecas y Toltecas son los padres de este saber en dicha zona, y lo son con varios miles de años antes la Generación que se centró en el Lago Titi-caca y que luego descendió hacia Tiahuanaco. La Génesis creativa de la Civilización de Tiahuanaco es esencialmente solar y celestial. Los aztecas primero y los mayas luego no son fundadores de algo santo y sabio, sino fueron seguidores de una herencia que ellos manejaron según su decisión de servicio a dioses malévolos y demoníacos. El Saber de los mayas no nace con ellos, sino que éstos lo usan. El deterioro de La Sabiduría anterior comienza ya con los aztecas. Debemos tener en consideración que la vertiente de Asia y del Oriente que alimentó a los primeras civilizaciones en América tenían por divinidad al Sol, y era la Luz y el Divino Creador su referencia espiritual. La vertiente infra-mundana y de los dioses subterráneos fue la corriente guerrera contraria que con los mismos conocimientos produjeron reinos sanguinarios y tiránicos. Y aquí debemos establecer diferencias: ‘conocimiento’ por muy avanzado que parezca o sea no es sinónimo de justicia, paz y bondad; Sabiduría es el Saber para crecimiento del Hombre en Paz Justicia y Bondad. Los mayas no fueron Hombres de Sabiduría, sino de Conocimiento para servicio de dioses abismales. Basta un ejemplo actual: alcanzar el conocimiento del genoma humano es de dioses… usarlo para crear híbridos y clones o para beneficio en el Hombre sin tergiversar o contradecir a la naturaleza… es y hace la diferencia. Desintegrar el átomo pudo significar obtener energía segura, pero se convirtió en fuerza letal y de terror… ¿es ‘conocimiento’ equivalente de Sabiduría? ¿Está una civilización por encima del Bien y el Mal y solamente debe ser medida por su grado tecnológico y de saber? Si el Hombre de hoy destruye el planeta y se suicida en su afán egoísta y vanidoso, sabiendo lo que sabe y haciendo lo que hace ¿pasará como una civilización sabia o como una manada de soberbios que se auto-aniquilaron? Entonces, ¿Por qué algunos dan a un conglomerado humano sanguinario y despótico, que usurpó conocimiento de la Fuente de Sabiduría y lo puso al servicio de dioses caprichosos, la calidad de ‘jueces’ que en base a su modo de medir el tiempo nos han condenado a todos el 21 de diciembre del 2012? ¡Cuidado con la repetición sin fuente de información asentada… es ignorancia ilustre que peca de unilateral y de mentira portentosa!

La buena noticia, para quienes nos rehacemos a la Sabiduría de nuestros ancestros en América, y reivindicamos nuestras raíces desde la Tiahuanaco ancestral, es que los usurpadores Cainitas que arrancaron Saber de la Fuente de Sabiduría para colocarla cuan esclavitud en manos de dioses luciferinos… han anunciado su propia hecatombe: no vivirán más allá del quinto ciclo. Porque el ‘hombre de maíz’ y los proyectos de seres anteriores es la historia del hirsuto Ser que los Adanes hallaron al venir a este mundo. Lejos es la versión del Hombre Adámico, el cual nunca fue formado en este Tierra y cuyo origen es divino y es irradiación del Padre de la Luz. En efecto, los demonios y sus aliados del Cosmos intentaron cinco generaciones de seres humanoides que le sirvieran, y según estos ciclos de destrucción, esta quinta creación de los demonios tendrá su fin cuando llegue el 12 de diciembre del año 2012. No es la historia del Ser ligado a Dios y su Plan de Salvación, sino que es la revelación del príncipe de tinieblas que anuncia su fracaso. Pero aquí está el punto de quiebre: sabemos que el Mal y su gobierno no sucumbirá por un cierre de ciclo. Justamente, porque su ciclo se cierra es que se ha tornado más agresivo y debe, como lo hace y lo ha realizado profusamente durante el siglo veinte, ganar para sí al mayor de seres humanos para su batalla, y para esto ya no puede basar su fuerza en sus propias criaturas, sino que es imprescindible fomentar el lado cainita en el Hombre actual, en modo que estos pequeños dioses que se han despertado al Conocimiento nunca se tornen Sabios, sino que tiranos y destructores. Eso es lo que anuncia el famoso y tergiversado ‘calendario maya’: el fin de un tipo de Ser y sus herencias, y la predominancia del Ser Adámico que esta vez compenetra el campo de la batalla entre sí, entre Cainitas y Ablitas: en donde el Hombre malo será malvado al extremo y el Bueno buscará la santidad y la consagración. ¿Qué pasará? No está escrito en los ciclos mayas, porque este ciclo, el sexto, no tiene seres plenamente creador por demonios, sino solamente Humanos en posesión plena del Bien y del Mal… cuan dioses… que deberán discernir y definir de qué reinado hacen parte activa… y con pleno ejercicio de sus poderes.

Pero desde siempre estos períodos claves se conjugan con ciclos cósmicos: porque las fuerzas espirituales no poseen solamente influencia y mando en este pequeño mundo, y en relación a esta estirpe de Hombres, sino que es mucho más amplia la realidad en la cual se mueven. Y justamente porque la predominancia del Reino de Dios se hará fuerte y tangible, el principado tenebroso y sus mundos esclavos se han movido hacia este ínfimo punto en la creación. Eventos cósmicos se harán visibles y tangibles de sobre manera a partir de dicha fecha, no porque se acabe el mundo, sino porque entramos de pleno en los años de las definiciones y de la confrontación abierta entre la Luz de Dios y los abismos que nunca soltarán aquello que han manejado e influenciado desde siempre. Es cierto, habrán eventos que mostrarán este estado de cosas superiores que no siempre el Hombre puede entender, y de seguro serán acontecimientos dolorosos, catastróficos en algunos casos: ¿acaso no están ya sucediendo? ¿No han acontecido ante nuestros ojos sin que la humanidad entera mueva sus fuerzas para exigir cambios y paz, para poner fin a la avaricia que socava los cimientos de nuestro propio planeta?

Nosotros, sacerdotes, consagrados y creyentes de firme Fe en el Plan de Salvación de Nuestro Dios Cristo, el Verbo del Padre Creador, tenemos otro parangón, un punto de referencia declarado por Voz Divina Auténtica: el cambio innegable y definitorio tendrá por señal real y concreta al mismo Cristo Dios, quién se presentará como en una nube, y desde su Potestad elevará a los Suyos hacia el Tiempo del Milenio de Paz. Antes viviremos el Tiempo de Tribulación, el cual entendemos del modo como aquí intentamos explicar y exponer.

También el 2012 es un hecho que acontecerá en el interior de los Hombres.

La clave para vivir este tiempo, y la futura generación, es la Consagración: un modo de vida, una manera de estar en este mundo, una forma de concebir lo humano y terrenal desde la vivencia espiritual, que no es religiosa, o formal, sino que parte activa en la lucha entre el Bien y el Mal, y por lo mismo, en grado de recibir Poder de Dios para combatir cuan Agentes del Reino de Luz, e integrarse a las legiones Adámicas leales al Orden Celeste. Porque si la Fe y la creencia siguen siendo para propia utilidad o para uso cultural, o para esgrimir pertenencia psicológica o anímica… de nada vale. Hoy el Reino se ha acercado y es Fuerza Tangible que acoge a quienes estén dispuestos a abandonar al Cainita que en cada uno de nosotros vive y asumir al Santo y Guerrero de Paz que en todos subyace… y que ahora debe gobernar. Victoria o derrota no se haya fuera de nosotros: también el 2012 es un hecho que acontecerá en el interior de los Hombres.

El Director

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *